Carta abierta a los corredores que hibernan

Consejos
Carta abierta a los corredores que hibernan-93760
Tú que has corrido en verano... descubre correr en invierno!!!

Carta abierta a los corredores que hibernan

Empieza el 'buen tiempo' y empiezas a correr... y ya has caído: correr ya forma parte de tu vida. No dejes de correr ahora. Seguro que en invierno descubres mejores sensaciones incluso que en verano.

Más sobre: 

Igual que van cayendo las hojas sobre el suelo de nuestros parques de repente empiezas a notar cómo van cayendo de correr por allí una especie particular de corredores. Son esos corredores que deciden hibernar durante los meses de duro invierno como los osos pardos. Los corredores que hibernan.

De repente esas caras que se te habían vuelto conocidas de cuando empezó a estallar la primavera desaparecen de los circuitos habituales de corredores. Seguro que en vuestro ámbito reconocéis a estos tipos de corredores. O incluso tú seas uno de ellos. Pues este texto va para ti, para ellos. Si tienes amigos así muéstraselo por favor.

Vaya por delante que cada uno es muy libre de correr donde y cuando le dé la gana. No vamos por ahí. Ningún reproche, al menos por mi parte. Es más, sólo pretendo abriros los ojos respecto a que ya habéis hecho lo más importante. Todos tuvimos una primera vez y coger un habito dicen nos lleva 21 días de constancia para implantarlo en nuestra rutina de vida. Pues tú llevas corriendo desde abril. Y eso te pone ya con casi 6 meses de correr 2, 3 ó 5 días a la semana dependiendo del corredor. Eres un corredor de pleno derecho.

Seguro que en estos meses has probado la adrenalina de un dorsal. A veces te fue mal y a veces la carrera salió bien, pero ya eres parte de la manada. Correr ya forma parte de tu vida aunque ahora aparentemente vaya de desaparecer de ella hasta el año que viene.

La excusa para dejar de correr normalmente por tu parte suele ser que comienza el mal tiempo. Y aquí es donde realmente me gustaría abrirte los ojos. El mal tiempo para un corredor es el calor. Correr a 34-36 grados es una sensación desagradable. Las pulsaciones se dispararan, el consumo de agua es vital (te obliga a llevar hidratación) y la sensación térmica es horrible. Las mejores marcas no suelen darse con 34 grados. Hay un viejo dicho popular entre los maratonianos que dice que si no tienes frio en la salida de una maratón, mal asunto. La sensación térmica corriendo es unos 10 grados más que la temperatura ambiente. Y por eso el frío (no hablamos de frío extremo) por lo general es muchísimo mejor para correr. A los 3 minutos te suele sobrar casi todo el abrigo y la temperatura corporal se incrementa.

Y tú, corredor hibernador, eres un tipo duro. Tú ya has corrido en condiciones extremas. El frío se palia con prendas textiles adecuadas. Contra el calor no podemos hacer nada y tú llevas todo el verano corriendo en las condiciones más difíciles para un corredor. Quizá solo el viento sea un enemigo tan poderoso para un corredor como el calor. Además llegaste a correr en plena explosión polinizadora de la primavera con los problemas de alergia que esto conlleva a cada vez mayor porcentaje de personas y entre ellos a los corredores.

Recapitulemos. Has logrado vencer a la pereza, implantar un hábito saludable en tu vida, correr incluso en las condiciones más adversas de polen y calor.  Eres un tipo duro amigo. En serio, el termómetro no puede guiar tus hábitos. Tú puedes correr en otoño. Y en invierno. Porque ya has corrido en el infierno del verano.

Y descubrir la gloria en las duchas con agua caliente tras un duro día pegándote con el frio viento. Volver a pisar charcos como tu sobrina de 3 años y correr bajo la lluvia riéndote mientras todo el mundo piensa que estás loco. Llegar hasta arriba de barro como si hubieras participado en la Spartan Race pero simplemente corriendo por un camino con amigos. No quiero que te pierdas todo eso. Repito, nadie da carnets de corredores pero tú te lo has ganado plenamente este verano. Yo te invito a que no lo rompas hasta el mes de abril. A que pruebes a correr también en invierno, te gustará, NO HIBERNES CORREDOR. 

Relacionados: