Trail running: debutar en carrera

Consejos
Trail running: debutar en carrera-214
Elige una carrera de distancia corta o media no muy técnica

Trail running: debutar en carrera

Poco o nada que ver tiene disputar una carrera en asfalto o en montaña. Para empezar busca una carrera no muy técnica, relájate y disfruta de la experiencia

Más sobre: 

Por el Martes, 29-01-2013 en

Trail Running: Debutar en carrrera

Después de varias jornadas practicando trail, lo normal es que nos entre el gusanillo de debutar en nuestra primer carrera. Incluso antes de entrenar es más que probable que ya tengamos marcada en el calendario dónde debutar. Y, aunque los habrá que ni siquiera habrán entrenado nada en montaña antes de debutar, sí aconsejamos hacerlo y tomar consciencia de ello, por las diferencias comentadas.

En competición, de igual modo que en la parte de entrenamiento, tendremos en cuenta una serie de conceptos que nos pueden ayudar:

- Seleccionaremos un trail que nos resulte atractivo y que nos motive lo suficiente como para dedicarle esfuerzo y sesiones de entrenamiento. Al tratarse del primero, preferiblemente optaremos por una carrera que no sea muy técnica. Sería el caso, de carreras sin descensos muy complejos o sin constantes obstáculos. Idealmente también optaremos por una distancia corta o media, ya que se trata de una primera incursión en el medio, aunque los apasionados de la larga distancia y Maratones, es probable que quieran optar directamente por una distancia similar. Cuidado porque no es lo mismo.

Como indica la FEDME (Federación Española de Deporte de Montaña y Escalada), la distancia mínima para que un circuito sea considerado competición oficial es de 21 kilómetros, con un desnivel mínimo acumulado en subida de 1.000 metros. En cualquier caso, hay pruebas de distancia más corta, no oficiales, que pueden servirte para empezar. El calendario, por suerte, está repleto.

- Analizaremos el perfil de la carrera y su circuito, para que el mismo día conozcamos bien a qué nos atenemos. Miraremos dónde hay avituallamientos, qué cambios de rasante existen, la distribución del perfil cada 5km, y sobre todo, intentaremos ser más estrategas de lo habitual. No conocemos tan bien el medio como en asfalto, con lo cual, por mucho que estemos acostumbrados, no saldremos desde un principio a tope, ya que seguro que más tarde, esto juega en nuestra contra y podemos “reventar”. En montaña, las carreras pueden hacerse interminables, sobre todo a partir de la mitad, de modo que nos dejaremos un “plus” para los últimos km donde ya sí, podremos darlo todo.

- Llevaremos con nosotros un pequeño mapa impreso de la prueba, ya que siempre nos ayudará ante cualquier duda o en la peor de las situaciones, si nos desorientamos o incluso perdemos.

- En caso de que corramos solos o una distancia larga, llevaremos también un móvil y una capa impermeable de reserva. En cualquier caso, miraremos siempre bien la página web de la organización y los requisitos de competición (horarios, límites, seguro médico, etc), ya que si se trata de larga distancia, nos obligarán a llevar un material mínimo, entre ellos el móvil.

- Asimismo, propio de hacer pruebas en entrenamiento, tendremos muy en cuenta cómo ir vestidos y qué accesorios llevar. A nivel de vestimenta, lleva lo justo y necesario; llevar demasiadas prendas es un lastre que tendrás durante todo el recorrido. No olvides que cogerás calor a medida que avanzan los km. En este sentido, aunque no es necesario en el debut de una carrera, sí que aconsejamos hacerse con unas zapatillas de competición, las cuales son más ligeras y nos darán, con el paso de los kilómetros, mayor velocidad y frecuencia de zancada.

- En carrera, aplicaremos todos los consejos de precaución, atención y técnica que hemos tratado en el entrenamiento. Intentaremos prácticamente no parar ya que perdemos el ritmo, la musculatura se enfría y reactivarla siempre es costoso. Es preferible, tomar algún tramo andando que no parar en seco varias veces.

- Nos hidrataremos con regularidad y tomaremos sólido en los avituallamientos o bien, haremos mano de suplementación que nosotros llevemos. Como en competición siempre llevamos un ritmo más alto e intenso que en entrenamiento, podemos aplicar la máxima de 1 gel por hora de running, salvo que vayamos a medio gas. No obstante, del mismo modo que la falta de alimento puede jugarnos una mala pasada, comer en exceso también, de modo que iremos valorando y tomaremos de referencia pruebas de ingesta que hayamos hecho entrenando.

- Nunca nos pondremos a experimentar durante el transcurso de la prueba. Aunque el monte es increíble, se puede convertir en un terreno hostil, de modo que vale más prevenir que curar. Para ello ya están los entrenamientos.

- Seremos responsables con el medio ambiente. No lanzaremos al suelo los residuos que ocasionemos: botellines, vasos de plástico, geles, etc. salvo fruta que es biodegradable.

- Dejaremos distancia con nuestros rivales o acompañantes y si avistamos algún obstáculo peligroso, lo señalaremos con la mano o incluso, lo retiraremos del circuito.

- A partir de aquí, siente que formas parte del entorno, disfruta de correr campo a través, por bosques frondosos, por senderos, sorteando piedras, de volar en las bajadas, de ascender sin límite, de agotarte y ser capaz de continuar, de las vistas con las que te vas encontrando… ¡siéntete libre y debuta con placer! No tiene ningún sentido hacer un primer trail presionado y en base al tiempo. Esos ya vendrán más adelante (si es que vienen) y poco a poco, irás mejorando y sintiéndote más cómodo.

- Si con el tiempo, ves claro que vas a correr pruebas de trail con frecuencia, fedérate en tu comunidad, ya que de esta manera las pruebas te saldrán más económicas y estarás asegurado en competición.

Relacionados: