El espectáculo de los 42k está servido

Eventos
El espectáculo de los 42k está servido-121787
Sin Bekele habrá todavía más emoción

El espectáculo de los 42k está servido

El maratón de un campeonato del mundo no tiene el mismo glamur que el de los Juegos Olímpicos y este 2017 ha sido muy especial en los 42 kilómetros. De todos modos, la carrera será espectacular y se prevé mucha emoción.

Más sobre: 

Por el Domingo, 06-08-2017 en

El maratón de un campeonato del mundo no tiene el mismo glamur que el de los Juegos Olímpicos y este 2017 ha sido muy especial en los 42 kilómetros. De todos modos, la carrera será espectacular y se prevé mucha emoción.

Aunque Kenenisa Bekele ya anunció hace tiempo que no quería correr el campeonato del mundo, su nombre todavía estaba en la selección etíope por si existía alguna baja de última hora. No ha trascendido todavía si repetirá participación en Berlín o si buscará otro maratón pero lo que está claro es que por la cabeza de Bekele no pasa nada más que la búsqueda del récord del mundo. Un récord del mundo que también busca el mejor maratoniano de la historia, Eliud Kipchoge, que sí ha confirmado su participación en Berlín. Atrás queda el evento del Breaking2 de Nike; fue una genial puesta en escena que ahora toca plasmar en una carrera oficial. Pero vayamos a Londres, que es lo que importa ahora.

Entre los inscritos está el keniano Daniel Wanjiru que viene con dos importantísimas victorias en sus piernas: el maratón de Amsterdam el pasado mes de octubre (2h05’21”) y el de Londres, por delante del mismísimo Bekele, en abril (2h05’48”). Si en Amsterdam demostró tener un cambio poderoso a falta de 5 kilómetros para la línea de meta, en Londres supo mantener la renta de unos escasos segundos de diferencia frente a Bekele en un final que nadie era capaz de predecir. Sabiendo que Bekele puede terminar en 6’09” los últimos 2195 metros de un maratón, ¿cómo puedes estar tranquilo? Pues Wanjiru lo consiguió.

Pero frente a Wanjiru hay corredores muy experimentados y, además, con currículum en la pista. De todos ellos destaca sobremanera el etíope Tamirat Tola, no solo por ganar el maratón de Dubái con récord del circuito (2h04’11”) sino porque además consiguió la medalla de bronce en el 10000 de Rio. Quizá le falte un poco de experiencia maratoniana pero no calidad.

Junto a Tola, otro atleta tiene menos de 27 minutos en el 10000 y éste es el keniano Geoffrey Kirui, actual ganador del maratón de Boston por delante de Galen Rupp. Después de unos años demostrando un nivel inferior al esperado, Geoffrey se pasó al maratón en 2016 con un debut en Rotterdam y continuó con Amsterdam. En ambas carreras estuvo delante y valiente hasta bajar mucho el ritmo en los últimos kilómetros de carrera; le faltaba rematar. Entonces, en noviembre de 2016, pasó a entrenar con Renato Canova y el éxito llegó: ganó el maratón de Boston demostrando una superioridad aplastante. Pero… Boston se corre sin liebres y el perfil es ondulado. Su tiempo fue de 2h09’37”. ¿Sería capaz de ganar también un maratón a ritmos más rápidos? Es una incógnita pero lo cierto es que un campeonato del mundo no suele ser una carrera muy rápida.

Y mi otro favorito, aunque con un currículum algo más discreto, es Gideon Kipketer. Su cuerpo musculado choca con el de otros maratonianos pero su zancada potente no deja lugar a dudas: sigue cualquier ritmo que se imponga. Y en muchas ocasiones lo ha impuesto él, como el día que corría como liebre el maratón de Mumbai y no sólo ganó la carrera sino que colocó un récord del circuito (2h08’35”) que nadie batirá en mucho tiempo dadas las condiciones de calor y humedad que se respiran en la ciudad india. Su último resultado, por si acaso, fue el segundo puesto en el maratón de Tokio de 2017 por detrás del exrecordista mundial Wilson Kipsang.

Luego estará también el ugandés y antiguo campeón mundial y olímpico Stephen Kiprotich. Después de un par de años flojos ahora vuelve a estar cerca de su nivel competitivo con un segundo puesto en el maratón de Hamburgo. Es un corredor muy experimentado al que le gusta venir desde atrás. No creo que esté en las medallas pero puede conseguir un buen puesto (aunque todo sabrá a poco cuando tienes medallas de oro colgadas en la vitrina de tu casa).

El ganador de esa maratón de Hamburgo fue el etíope Tsegay Mekonnen que también está en la línea de salida y que acredita 2h04’32” cuando ganó el maratón de Dubái de 2014. Un atleta con pasado turbio y nivel variado que no se sabe si deparará un gran resultado en el campeonato del mundo o un fracaso sonado.

Y algo parecido se puede esperar del último etíope en discordia, el marido de Abeba Aregawi, Yemane Tsegay. Un corredor con hambre de gloria que finalizó segundo en el último mundial y que cuenta con victorias en Rotterdam, Eindhoven, Gyeongju, Taipei, Macau y Fukuoka. Es muy regular y competitivo pero viene en sustitución de Bekele por lo que desconozco si llegará con una preparación óptima o no.

Y si hay que buscar la sorpresa… pues para mí es necesario fijarnos en el turco Ozbilen (antes llamado Mike Kigen). Aunque su marca personal es de sólo 2h06’10”, esta primavera ha preferido no correr ningún maratón para preparar la cita londinense al máximo nivel. Su 17º puesto en Rio puede engañar bastante ya que para mí es capaz de acariciar una medalla en este mundial.

Y para terminar, no hay que olvidar a Yuki Kawauchi. No conseguirá una medalla pero nos hará vibrar con su pasión y ganas de competir, así como a nuestros españoles en contienda capitaneados por Javier Guerra y su gran regularidad en la alta competición. Si el calor es agresivo, los puestos de finalista son para ellos.

Relacionados: