Flato: cómo evitarlo

Medicina deportiva
Flato: cómo evitarlo-42190
¿Cómo debemos respirar mientras corremos?

Flato: cómo evitarlo

Más sobre: 

Por el Lunes, 26-05-2014 en

Todos hemos escuchado el famoso “Inspira por la nariz, expira por la boca”, pero ¿Porqué? ¿Cual es el motivo de esta famosa  frase?

La nariz, sin ser un órgano de intercambio gaseoso, es de vital importancia en la respiración, ya que actúa como filtro gracias a sus cilios y humidifica el aire con una temperatura y humedad aptas para que el acto de la ventilación sea lo más optimo posible.

¿Cómo respiramos?

Para poder respirar o ventilar, que viene siendo el término correcto, realizamos una acción mecánica en nuestro tórax que, por medio de cambios de presión, produce la entrada del aire al pulmón. Esto se debe a que el diafragma se contrae aumentando el volumen torácico. Luego el diafragma se relaja y permite de forma pasiva la expulsión del aire.

¿Qué es el “flato”?

Cuando corremos aumenta nuestra frecuencia respiratoria. Por consecuencia el diafragma debe trabajar más y por tanto consumir mayor cantidad de energía para poder funcionar correctamente.

Ante la falta de energía el diafragma se contrae y produce un espasmo generando dolor. Al contraerse tracciona ligamentos que se encuentran unidos tanto al costado izquierdo como al costado derecho, de los cuales se sostienen el Bazo y el Hígado, respectivamente, produciendo dolor.

El hígado durante la carrera es el encargado de eliminar desechos metabólicos desintoxicando el cuerpo, y el bazo es una reserva de sangre rica en oxígeno.

Otro aspecto a considerar es que una ventilación desordenada genera una híper-insuflación pulmonar, por lo tanto el pulmón es capaz de ingresar menos oxigeno a la sangre, disminuyendo el rendimiento.

¿Cómo debo respirar para prevenir el flato?

·         Siempre debes tomar aire por la nariz y expulsarlo por la boca, de esta manera te aseguras de que la humedad y temperatura del aire al entrar a los pulmones sea la correcta y por otra parte al expirar con la boca favorecemos que disminuya la híper-insuflación pulmonar.

·         Preocúpate de que tu respiración mantenga un ritmo coordinado.

·         Realiza un calentamiento previo, el diafragma también es un músculo por lo tanto debe ser calentado.

·         En caso de presentar molestias mientras corres, frunce los labios al expulsar el aire. Favorecerás aún más la eliminación del exceso de aire que no realiza intercambio gaseoso en los pulmones.

 

Relacionados: