Complementos alimenticios en el deporte, ¿sí o no?

Nutrición
Complementos alimenticios en el deporte, ¿sí o no?-108098
Algunos consejos para guiaros si sois partidarios de ellos

Complementos alimenticios en el deporte, ¿sí o no?

Se pueden tomar complementos siempre y cuando uno se guie por sus carencias y se escoja bien qué tomar, además de informarse previamente

Más sobre: 

Por el Lunes, 20-03-2017 en

Actualmente, los resultados de las encuestas nutricionales realizadas con deportistas demuestran que, en muchos casos, su dieta no siempre es del todo adecuada a sus requerimientos y que en muchas ocasiones la elección de alimentos tampoco es la más idónea para las exigencias especiales del entrenamiento o la competición.

A esto se le suma que los alimentos habituales no siempre son capaces de satisfacer necesidades específicas que se puedan plantear, ya que podemos necesitar por ejemplo una fuente concentrada de energía en poco volumen, difícil de encontrar en nuestra dieta del día a día, que nos haga recurrir a un complemento diseñado específicamente para esta necesidad.

Todo esto hace que las estadísticas apunten también a los deportistas como un grupo consumidor de gran número de complementos.

La frontera entre ganar y perder en el mundo del deporte es tan mínima que cualquier ayuda puede provocar el entusiasmo y las ganas de utilización de un producto, pero es de vital importancia que el deportista sepa reconocer en el etiquetado de los productos los distintos ingredientes de cara a asegurar que el objetivo de cubrir su demanda está conseguido y no se deje llevar por afirmaciones sobre mejoras del rendimiento mas basadas en experiencias personales que en evidencias científicas probadas.

Hay que valorar siempre el hecho de que el complemento tenga realmente ventajas sobre el alimento convencional, ya que el seguimiento de una pauta de complementación puede representar un coste importante, y hay que valorar como imprescindible que la información que se tenga sobre éste  sea lo más imparcial y objetiva posible y siempre supervisada por un profesional.

Una vez valorada la opción de usar una ayuda complementaria, el problema puede surgir en el hecho de depositar en el suplemento nutricional unas expectativas de mejora ergogénica o de rendimiento que en realidad dependerán también de otros factores como la alimentación, el adecuado entrenamiento, el  descanso, la genética, etc.

Los suplementos o ayudas nutricionales han de conseguir potenciar los beneficios de una buena planificación de estos otros aspectos, nunca sustituyéndolos, y deben cumplir 3 características; ser adecuados para ayudar a cubrir las necesidades nutricionales del deportista o presentar un efecto ergogénico, ser seguros en cuanto a aspectos relacionados con la salud y no contener sustancias que den positivo en controles anti-dopaje.

Hay que tener en cuenta además que no sólo es importante el producto en sí, sino la utilización correcta de éste y la capacidad que tengamos de adaptarnos a situaciones inesperadas que tengan lugar en el entreno o en la competición,  como puede ser cambio en las condiciones climáticas o la disposición de los avituallamientos.

Así pues de la misma manera que se conoce cada vez más que determinados nutrientes tomados durante y en el post esfuerzo pueden favorecer la recuperación y modular la respuesta frente a la lesión y la inflamación, también se conoce que la utilización de los suplementos nutricionales en el deportista debe de ser una estrategia entrenada y conocida previamente, ya que la respuesta ante un mismo producto puede ser muy diferente entre individuos, tanto en el sentido de una posible mala respuesta y efecto indeseado, como por el desproporcionado efecto de mejora en el que en ocasiones no está excluido el efecto placebo.

Más información: Suplementos deportivos: ¿Cuáles, cómo y cuántos?

 

Núria Serra, Bióloga.

Postgrado en Farmacología, nutrición y complementación deportiva y Postgrado  en Interacciones entre alimentos y medicamentos.

 

Relacionados: