¿Qué son y cómo influyen los omega-3 en los deportistas?

Nutrición
¿Qué son y cómo influyen los omega-3 en los deportistas? -90376
Ventajas que puede ofrecerte Om3gafort Sport

¿Qué son y cómo influyen los omega-3 en los deportistas?

Entre sus principales acciones mejoran la recuperación y el rendimiento del deportista, además de evitar la inflamación y reducir el dolor muscular.

Más sobre: 

Por el Viernes, 16-09-2016 en

Muchos de vosotros seguramente ya habréis oído hablar de los ácidos grasos omega-3. También existen los omega-6 y los omega-9, pero en esta ocasión nos centraremos en los primeros, los que más beneficios aportan al organismo y que comúnmente se conocen más. Los ácidos grasos Omega-3 son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Éstos ácidos grasos son principalmente conocidos porque se encuentran, de forma natural, en el pescado azul –sardinas, boquerones, arenques, salmón, atún-, además de en otros alimentos.

¿Qué son los ácidos grasos omega-3?

Hay tres tipos de ácidos grasos: los ácidos grasos saturados, los ácidos grasos insaturados y los ácidos grasos polinsaturados, ordenados de “peores” a “mejores” para nuestro organismo. Dejaremos los dos primeros, los perjudiciales.

Dentro de los ácidos grasos polinsaturados encontramos los omega-3, los omega-6 y los omega-9. Cualquier de estos tres tipos de ácidos grasos son esenciales, es decir, nuestro cuerpo es incapaz de sintetizarlos por sí solo y debemos ingerirlos a través de la alimentación o con complementos alimentarios. Por este motivo es imprescindible tomar alimentos ricos en omega-3 o tomar complementos.

Pero a la vez, los ácidos grasos omega-3 se dividen en dos tipologías: los de cadena corta, derivados de plantas y vegetales y los de cadena larga que encontramos en el aceite de pescado, en el krill –de lo que se alimentan los peces- y en algas. El consumo de pescado es más globalizado y es de la forma en que nosotros lo consumimos.

¿En qué alimentos los encontramos?

Los de cadena corta los encontramos en frutos secos -nueces, almendras, castañas-, en vegetales –el que contiene mayor cantidad es el brócoli, pero también en las espinacas, cardo, etc- y en el aceite de oliva. Los de cadena larga se dividen en EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), que encontramos principalmente en pescado y aceite de pescado.  Lo podemos encontrar en mayores proporciones en el pescado azul, como las sardinas, arenques, salmón, caballa, atún, jurel, etc.

Beneficios del EPA y DHA

En numerosos estudios se ha demostrado los efectos en la composición corporal de combinar suplementos de aceite de pescado –rico en omega-3- con ejercicio físico. Como resultado, disminuyen el porcentaje de grasa corporal a favor de un aumento de masa muscular. Además, en su variante terapéutica ayuda en patologías cardiovasculares, reduciendo el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, y en patologías respiratorias como el Asma –protege de la broncoconstricción consecuencia del ejercicio-.

Tanto el EPA como el DHA, tomados en cantidad suficiente pueden ayudar en la recuperación muscular y en el rendimiento del deportista, así como a mantener el funcionamiento normal del corazón –son vasodilatadores, antiarrítmicos y anticoagulantes-. Son capaces de reducir el dolor muscular, aumentar la fuerza, aumentar el porcentaje de masa muscular y/o reducir la aparición de fatiga.

El EPA posee características y propiedades antiinflamatorias, reduce el dolor muscular, mejora el rendimiento y disminuye el tiempo de recuperación de las lesiones.

El DHA actúa en el celebro mejorando la concentración y la memoria, ayudando a estar anímicamente más positivo y es un buen método para el mantenimiento de la visión.

Los complementos a base de Omega-3

Si compráis un complemento alimenticio rico en omega-3 mejor tener una serie de requisitos en cuenta, entre ellos la procedencia y la calidad del aceite. Mejor en pescados pequeños, que tendrán menos concentración de mercurio y plomo. También vigilar la concentración de este ácido, ya que las “baratas” tienen una concentración muy baja que no aportará tantos beneficios.  La mayoría de estudios aconsejan consumir un mínimo de 1g al día de EPA y/o DHA

Una solución para tomar más omega-3 es el Om3gafort Sport. El nuevo Om3gafort Sport viene en formato de cápsulas. Cada cápsula contiene 1.200mg de ácidos grasos omega-3, de los cuáles 915mg es EPA y 140mg DHA, los dos provenientes del aceite de pescado. La dosis recomendada es de 1 cápsula por día, aunque en deportistas se puede aumentar hasta 2 cápsulas.

El Om3gafort Sport posee un mínimo de 65% de EPA y un 10% de DHA -calificado como alta concentración- y gracias al recubrimiento entérico se evita el característico reflujo del pescado.

Además, es sin gluten por lo que cualquier persona celíaca podrá consumirlo.

Es apto para personas que tengan alergia al pescado porque la base de ésta alergia se encuentra en las proteínas del pescado, no presentes en las cápsulas –tan solo hay proteína animal en el recubrimiento, pero no es de pescado-.

No tiene efectos secundarios ni derivados de tomar este complemento y los resultados son asimilables des del primer día, siendo cercano a los 3 meses el momento de mayor mejora.

Relacionados: