Consejos de un veterano a un novato

Opinión
Consejos de un veterano a un novato-7469
Las emocionante carta que un maratoniano le escribe a un amigo a punto de debutar

Consejos de un veterano a un novato

Nos ha llegado una carta con las emocionantes palabras de alguien, un maratoniano, que quiere aconsejar a un amigo que pretende hacer su primera maratón. Sabios consejos que queremos compartir con vosotros.

Más sobre: 

Por el Viernes, 06-09-2013 en

Sólo unas líneas para desearte toda la suerte del mundo en lo que seguro va a ser una de las experiencias más intensas de tu vida: ¡Tu primer maratón! Debes tener en cuenta que terminar un maratón está solo al alcance de unos pocos por lo que en este primer maratón tu única meta debe ser llegar a la meta. No importa el tiempo, ¡en absoluto!

Terminar un maratón exige mucho carácter, una gran inteligencia, mucha dedicación, una gran fuerza de voluntad, una gran nivel de paciencia y una gran capacidad de sufrimiento … En definitiva, exige ser una persona íntegra y un poco distinta al resto de los mortales. Exige ser un maratoniano en todo el sentido amplio de la palabra. ¡Es una forma de vida!

Me imagino que en los últimos momentos estás nervioso y tienes muchas dudas sobre cómo va a transcurrir la carrera. Hay muchos amigos tuyos, familiares, compañeros de trabajo, conocidos que van a estar pendientes de ti. ¿Terminará nuestro buen amigo? ¿Qué marca hará?  Nos ha estado dando el co… durante todos estos meses y ha llegado la hora de la verdad.

Amigo, me imagino y es muy posible que en estos momentos estés ‘acojonado’ ante la aventura de mañana, y es normal. El juego emocional que es la aventura del maratón ha comenzado para ti y tienes que empezar a disfrutar de él. Pero lo más duro del maratón, que es el entrenamiento de los 4 ó 5 meses anteriores lo has superado ya, con creces, por lo que no hay razón alguna para que estés tenso o atenazado en estos momentos.

Deja la euforia para el momento que cruces la línea de meta. Durante los 10 primeros km disfruta de la fiesta. Hazlos muy, muy despacio, no te dejes arrastrar por la gente. Éste es el tramo de la carrera en el que más conservador debes ser, reserva muchas fuerzas que a buen seguro te van a hacer mucha falta en los últimos 7 km. En teoría deberías llegar al km 10 sin despeinarte, casi sin sudar. A muchos de los que ahora te están adelantando como una exhalación les vas a pasar tú en los últimos 12 km. Insisto, las fuerzas que ahorres en este tramo son las que te llevarán a la gloria al final.

Entre los km 10 y 25 quizás debieras correr a un ritmo un poco más rápido pero es clave que sigas siendo súper conservador. Recuerda: el maratón es un juego emocional. Disfruta de la fiesta del maratón. Ten muy en cuenta cuando llegues a la media que todavía no has hecho nada, ¡TODAVIA NO ERES UN MARATONIANO!

Cuando llegues al km 25, si lo has hecho bien, es posible que los signos de cansancio todavía no hayan aparecido. En los km 29, 30 ó 31 es donde aparece el famoso MURO si no has sido conservador en los primeros 25 km. Empezarás a ver a gente tirada y pasándolo mal… No pienses todavía ni por un momento en el km 42… Sería una trampa mortal: cuando llegues al km 35 te vas a sentir mucho mejor que en el 34.

Compañero, has llegado al mítico punto del km 35, ya sólo te quedan 7 km. Es el maratón en su máxima expresión. Será una mezcla de rabia, euforia, dolor, fatiga, cansancio, sentimiento puro, emociones a flor de piel, determinación absoluta. Si has sido conservador hasta este punto, es una mezcla explosiva de sensaciones maravillosas que es lo que hace grande, muy grande a esta prueba. Es ahora donde por primera vez deberías de empezar a pensar en el km 42.

Ahora no hay que correr con las piernas, ni con la cabeza, ni con el corazón, hay que correr con el alma. Vive intensamente los últimos 200 metros finales. Lo que vas a experimentar una vez que pases la meta y durante las 2 horas siguientes va a ser algo muy personal y muy íntimo, que no lo podrás describir a nadie pero es lo que en definitiva te hará volver a correr otro maratón.

¡Eres una persona muy grande! No me cabe duda de que a partir de ese domingo voy a tener otro amigo maratoniano!
Qué envidia me estás dando, campeón.
Espero que tu segundo maratón lo corramos juntos.
Un fuerte abrazo y me cuentas el lunes.

Relacionados: