La épica no mola

Opinión
La épica no mola-73931
Las carreras ya improvisan por ti, no las ayudes

La épica no mola

Más sobre: 

Por el Lunes, 09-11-2015 en

Lo siento. No me gusta. A mi épica solo me gusta para las películas. Vivimos en un mundo donde en esto de correr se alaba mucho al que acaba 'por pelotas' sin importar mucho como lo haga. Aquel que no para de contarte penurias y lo mal que lo pasó. Sí. Ese que sonriente muestra su medalla mientras te cuenta que el kilometro “nosecuantos” le tuvieron que atender los sanitarios. Tiene su mérito, ojo. Y mucho. Yo no se lo voy a quitar. Demuestra coraje. Pero lo siento. No mola.

Toda esa relación de penurias en carrera personalmente lo primero que me hace pensar es que algo fue mal. Y  cuando algo va mal pues no mola, la verdad. A mi me gusta que a la gente le vaya bien. Mis héroes son los que hacen sencillo lo complicado.

Igual su preparación fue escasa para el nivel de la prueba y no entrenó lo que debiera. Que es que encima te lo dicen abiertamente. Lo habéis escuchado mil veces. Si no has entrenado pues no mola. No presumas de acabar una prueba que no cuidaste.

Quizá equivoco la estrategia de carrera metiendo un ritmo suicida que pagaría caro. Correr larga distancia obliga a ejercitar una cosa que en ocasiones se olvida: la cabeza. Correr la primera media del maratón de Madrid a un ritmo fuerte sabiendo lo que viene después es un seguro de penurias, No mola. Sabías donde te metías. ¡A llorar al parque!

O no comió y bebió lo que debía y le agarro un parajon importante. Por si no son suficientes las desgracias que te pueden pasar en carrera en forma de lesión pues vas tú y te saltas voluntariamente 2 avituallamientos. Y claro ahora no puedes con el alma. Oye pues no me cuentes tus penas. No mola.

¿En serio vamos a aplaudir a este tipo de corredor? Todos conocemos a alguien así. Si con todos estos contratiempos fue capaz de terminar le felicito, pero poquito. Sé que en el mundo audiovisual lo que triunfa es la épica. A todos nos gusta ver al héroe sin balas improvisando en el último momento para ganar al malo. Pero corriendo no debiera de ser así. Nos jugamos la salud si nos hacemos “los héroes”. No mola.

¿Qué os parece si empezamos a admirar profundamente a otro tipo de corredor?

Imaginar por un momento un corredor que os cuenta que logró su objetivo, que sufrió lo estrictamente necesario puesto que había entrenado como un animal. Eso sí que mola. Esfuerzo, sacrificio y constancia molan. Hay que aplaudirlos siempre.

Y además te cuenta que comió y bebió según tenia planificado. Que no hizo inventos y no probo geles el día de la carrera y que no se deshidrato porque bebió cuando debía. Yo si leo eso en una crónica pienso: “¡vaya fenómeno, como mola!”

¿Y ese corredor que días antes de su carrera evaluó recorrido, distancia, orografía y estado físico propio para hacerse un plan de carrera acorde a todos estos parámetros? Que procuró respetarlos en la medida de lo posible y consiguió su objetivo sintiendo como dominaba la carrera. Ese me parece el PUTO AMO. Eso sí que mola.

Porque cuanto más se alejan de la épica más les respeto. Gente que dedica tanto tiempo a entrenar una prueba que les parece natural planificar todo lo anterior. A este le voy a aplaudir a rabiar. Mira que hemos pervertido el uso de la palabra “crack” pero si alguien lo merece es este tipo de corredor. Las carreras ya improvisan por ti, no las ayudes.

Y es que en esto del running y el trail running me recuerda mucho a la España futbolística de hace 20 años donde se admiraba la “FURIA ESPAÑOLA” cuando lo que realmente nos ha dado títulos fue el TIKI TAKA. Recordad amigos, ser “jugones” que corriendo, LA ÉPICA NO MOLA. 

Relacionados: