Los buenos modales en el running… y en la vida

Opinión
Los buenos modales en el running… y en la vida-108121
Tres simples ejemplos de cómo mejorar la convivencia en la montaña

Los buenos modales en el running… y en la vida

Empezar por saludar al corredor que te encuentras de frente e ir cada uno por el lado correcto del terreno hasta mantener al perro sujeto cuando alguien se acerca

Más sobre: 

Me he propuesto que los buenos modales se vuelvan a poner de moda. No sé si presentar el artículo como #buenosmodales o hacer un vídeo en vivo en Facebook para reivindicar que ser educad@ MOLA.

Durante la práctica de nuestro deporte, muchas veces nos encontramos con situaciones confusas. Os voy a dar tres de los muchos ejemplos que se me ocurren ahora mismo y que depende de la empatía, conocimiento y buena educación que atesoremos, pueden acabar bien…o como el rosario de la aurora.

1.       ¿Saludar siempre que te encuentres a alguien de frente?

Si estás corriendo por la Diagonal de Barcelona o disputando una maratón, obviamente no vas a estar todo el rato levantando la mano, o al final va a parecer que en vez de salir a correr te has apuntado a un curso de sevillanas. Pero si estás corriendo por la naturaleza, llevas un rato sin encontrarte a nadie, que menos que saludar al próximo corredor que te cruces. Como veis, esta regla de educación es difusa. Solo pido que al menos ¡la utilicéis de vez en cuando! Que de tan difusa se ha vuelto inexistente. Y, sobre todo, si te saludan, al menos devuelve el gesto.

2.       ¿Respetar el carril derecho en pistas de montaña?

El otro día en Collserola iba trotando y pensando en mis cosas, por la derecha del camino. Uno de los muchos ciclistas de la zona me pasa y sigue adelante. A lo lejos viene hacia nosotros un corredor a ritmillo. El ciclista, decide no apartarse casi, ya que “en teoría él iba bien” y le suelta un “Nano, tira pa la derecha”. El corredor, enfurruñado le devuelve un “payasooo” y sigue hacia mi. Valga decir que sigue por su carril y si no me aparto a mi también se me lleva por delante.

¿Qué solución le dais a este caso? Lo que está claro es que no subimos a la montaña a insultarnos…

3.       El gran tema tabú: ¿perros sueltos o atados?

Por donde suelo correr se dan muchos casos como el que voy a explicar. Y no, los jabalís no cuentan ;)

Bajaba ya de retirada cuando veo en plena subida a un corredor jurando en arameo. Un perro de buen tamaño había salido como una flecha y se le había cruzado, haciéndole rectificar la marcha y desequilibrarlo. Los dueños iban detrás, tan tranquilos hablando entre ellos y sin reaccionar, ya que deberían considerar que lo que estaba pasando no requería de su intervención. El perro seguramente quería jugar. Pero ahora voy a decir algo que igual sorprende a las personas con perros. Los que no los tienen no distinguen cuando un perro quiere jugar o cuando quiere hacer otra cosa. ¡No tienen por qué saberlo! Dicho lo cual, ¿qué hacemos para promover la convivencia y compartir el espacio que es de todos? ¿Me ayudáis con esto?

Me encantaría que entre tod@s creáramos “las normas no escritas de la educación runner” y la expandiéramos por todos lados, uniendo a otros colectivos que como nosotr@s, también disfrutan de espacios al aire libre. Me vais a permitir que proponga la última norma no escrita. Y dice: “Y al acabar, una cerveza (con o sin) te va a esperar”.

¿Quién se apunta?

Relacionados: