¿Cómo convencer a un amigo para que se haga runner?

Psicología
¿Cómo convencer a un amigo para que se haga runner?-96198
Lo que funciona y lo que no para convencer

¿Cómo convencer a un amigo para que se haga runner?

Sin rollos aunque sean ciertos, tampoco usar mentiras, tan sólo se trata de despertar la curiosidad

Más sobre: 

Por el Martes, 08-11-2016 en

Seguramente os sintáis identificados con el título del artículo. Como runners, estoy segura de que en algún momento habréis intentado convencer a algún amig@ y/o familiar para que se una a vuestro hobby. Para vosotros son incuestionables sus múltiples beneficios y la idea de por qué es tan placentero salir a correr. Esa es vuestra perspectiva. Pero ¿qué hacer cuando habláis con gente totalmente opuesta a vosotros? Ellos pensarán que estamos locos, te dirán que correr para qué, o soltarán algún problema a nivel óseo o muscular como excusa para no salir contigo a correr un rato –tal vez sea cierto-. Pero lo que importa es que deben aficionarse por ellos mismos. A continuación os contamos algunas claves sobre lo que NO funciona y lo que SÍ debéis tratar.

Lo que NO funciona:

·         No les soltéis el gran rollo con los múltiples beneficios para la salud. Por muy demostrados que estén, no movilizarán ni un ápice de su energía para calzarse las zapatillas. Es exactamente igual que si intentáis que un amigo deje de fumar explicando ventajas como que volverá a saborear la comida, su tos desaparecerá o podrá subir mejor las escaleras. Los hechos no funcionan. Intentad otra cosa si no queréis malgastar saliva. Con esto sólo le rellenaréis la cabeza de palabras y obtendréis una respuesta parecida a: Bueno, tal vez…

·         No utilicéis el miedo a lo que les puede pasar si no empiezan a correr. Que si el sedentarismo mata, que si el no hacer ejercicio disminuye su calidad de vida…¡Tampoco funciona! Como mucho saldrán un día o dos para volver de nuevo al sofá o a su vida tranquila, si tenéis suerte y lo intentan algún día…

Entonces, ¿qué podéis hacer?

1.       Vosotros mismos que ya practicáis este deporte debéis de ser un modelo para ellos por si algún día quisieran probar. Que tengan a alguien que entienda del tema, o que al menos corra para, de alguna manera, ejercer el papel de la curiosidad. Saben que existe el running, conocen quien lo practica y saben dónde acudir en caso de que quieran iniciarse.

2.       De vital importancia: entender que imponer, provocar, u obligar provoca más rechazo que otra cosa, alejándoos de vuestro propósito inicial de probar el running. Debéis poneros en situación de la persona con la que estáis tratando, ser empáticos.

3.       El resto lo tienen que hacer ellos:

· Les tiene que apetecer: si hacer deporte en general, y el running en particular no es placentero para ellos, difícilmente lo iniciarán. Uno no se apunta a algún deporte en la infancia si no les produce cierto cosquilleo. Pues en la vida adulta, tampoco.

· Lo tienen que ver como una necesidad: la necesidad mueve montañas. Tienen que visualizar, creer, sentir que correr es necesario para ellos. No hay mayor gasolina que esa. La auto motivación debe prevalecer, ya sea para conseguir algún propósito como para demostrarse algo a uno mismo.

· Tiene que ser significativo: si correr tiene un sentido, una razón poderosa, una lógica profunda, movilizarán toda su energía para construir el hábito que les impulse a entrenar y disfrutar de la actividad.

¡Nos vemos ahí fuera!

Mar Rovira es Psicóloga Deportiva y trabaja diariamente con deportistas para mejorar su rendimiento.

La podéis encontrar en marrovira.wordpress.com