¿Por qué se desatan los cordones al correr?

Reportajes
¿Por qué se desatan los cordones al correr?-108740
El misterio tiene su explicación

¿Por qué se desatan los cordones al correr?

Los impactos y la inercia son los responsables, pero existen soluciones para evitar tener que pararte o caerte si no le pones remedio

Más sobre: 

Por el Lunes, 08-05-2017 en

A todos nos ha pasado alguna vez que durante un entrenamiento o incluso durante una competición, los cordones de nuestra zapatilla se han ido aflojando hasta el punto de desatarse. Y esto implica tener que pararse, atarse la zapatilla de nuevo y correr otra vez con la duda de si merece la pena esprintar para recuperar el tiempo perdido o no.

Ahora, por fin, se ha dado una explicación a por qué se desatan los cordones al correr. Básicamente, la zancada imprime dos momentos críticos a los cordones: el impacto (que produce vibraciones en el nudo y puede aflojarlo) y la inercia durante el paso (que tira de la punta de los cordones y va disminuyendo el tamaño del lazo).

Es esta inercia, especialmente, la causante principal. Cuanto más largas sean las puntas de los cordones (los finales libres), más inercia arrastrarán en el momento de avanzar el pie y con más fuerza tirarán del nudo. Este gesto, que es el que hacemos para desatarnos la zapatilla, se repite con pequeña intensidad cada vez que damos un paso y, justo después, se produce el impacto que crea una vibración capaz de aflojar el nudo. Por esta razón, paso a paso y kilómetro a kilómetro, el nudo cada vez está más flojo y llegará un momento en el que se desatará.

La ventaja está en que si conocemos la causa, podemos buscarle una solución:

· Doble nudo: es lógico pensar que un doble nudo supondrá un trabajo doble para que las zapatillas se desaten así que es una buena alternativa (aunque no soluciona siempre el problema).

· Puntas cortas: la inercia está claramente relacionada con la longitud de los finales libres. Si éstos son cortos (y los lazos un poco más largos), la inercia se disminuye en gran medida.

· Eliminar la inercia: algunas zapatillas, especialmente algunos modelos de clavos para velocistas, incorporan una cremallera por encima del cordaje. Al cerrar esta cremallera, los cordones quedan atrapados y no se mueven durante el paso; se ha eliminado la inercia. Pero si tus zapatillas no tienen cremallera (lo más habitual) puedes colocar los lazos y las finales libres por debajo de uno de los zig-zag del cordaje. Este es mi método y no recuerdo cuándo fue la última vez que se me desató una zapatilla mientras corría.

 

Relacionados: