El cupping en el running

Salud
El cupping en el running-108659
El uso más habitual está relacionado con los dolores musculares

El cupping en el running

Una técnica milenaria que se puso de moda de nuevo gracias a Michael Phelps y sus moratones circulares.

Más sobre: 

Por el Martes, 04-04-2017 en

El objetivo principal de esta técnica es la succión de la piel y sus capas inferiores. Para ello se utilizan cuencos de vidrio o de otros materiales que permitan el vacío y tradicionalmente se quemaba un trozo de algodón impregnado en alcohol para conseguir este efecto. A día de hoy, no obstante, el material más usado es el plástico y las ventosas ya disponen de un mecanismo sencillo para crear el vacío que no necesita quemar nada.

Una vez colocadas las ventosas, éstas permanecen enganchadas durante varios minutos. Como es lógico, a mayor duración mayor será el efecto y el hematoma (moratón) consiguiente, por lo que resulta indispensable conocer qué se quiere conseguir y no sobrepasar la dosis.

Efectos de la succión

La succión de la piel y sus capas inferiores produce una ruptura de las pequeñas arterias o capilares de la capa subcutánea que vierten su sangre a la zona de la dermis, provocando un hematoma visible y un aumento de la circulación sanguínea.

También estimulan las terminaciones nerviosas más finas que, según las teorías de la acupuntura, transfieren analgesia al sistema nervioso central.

Y por último, afecta al sistema inmune de dos maneras: creando una inflamación local que llevará asociada la aparición de sustancias reparadoras e incrementando el flujo de la circulación linfática que elimina sustancias de deshecho.

Tratamiento

El uso más habitual está relacionado con los dolores musculares aunque existen profesionales que también lo aplican frente a dolores de cabeza, malestar estomacal e incluso infecciones. De todos ellos, no obstante, la evidencia científica es limitada o inexistente y sólo en el caso del dolor muscular parece existir un ligero consenso.

Al ser una técnica no invasiva, los riesgos de una mala praxis casi sólo pueden darse por un exceso de tiempo o de vacío. Por esta razón, es conveniente pecar de precavido en lugar de pasarse con la dosis y nunca sobrepasar los 20 minutos de succión.

Aunque esta técnica puede aplicarse en casi todas las zonas musculares, lo más habitual es usarlo en la espalda y, en menor medida, en las extremidades o en los glúteos. Deben evitarse, por supuesto, zonas que presenten heridas, regiones con grandes vasos sanguíneos y nunca aplicarlo en pacientes que tengan problemas circulatorios o mujeres en estado de gestación.

En cuanto a las ventosas, las de mayor tamaño pueden generar más fuerza que las pequeñas así que serán las ventosas de elección.

Masaje con ventosas

En los casos donde el malestar muscular sea generalizado, se pueden aplicar las ventosas de manera dinámica y realizar un masaje de succión a lo largo de toda la espalda (u otra zona a tratar, aunque casi siempre se utiliza en la espalda). Para ello, es necesario colocar aceite en la zona a tratar y desplazar las ventosas de manera rítmica trasladando la succión de una zona a otra sin apenas detenerse en ningún punto.

Conclusión

La técnica del cupping ha estado ligada a la fisioterapia durante muchos años pero nunca ha tenido una difusión tan grande como la conseguida durante los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro. Aunque es una técnica extendida, su eficacia no está del todo comprobada y no debería usarse indiscriminadamente como solución a todos los problemas musculares. Al fin y al cabo, sus únicos efectos son el aumento de la circulación sanguínea, una inflamación localizada y una cierta analgesia, todos ellos incapaces de curar una lesión pero sí capaces de hacernos sentir bien.

 

Relacionados: