Mizuno Wave Ultima 8: la prueba

Zapatillas
Mizuno Wave Ultima 8: la prueba-102162
Zapatilla versátil y de gran amortiguación

Mizuno Wave Ultima 8: la prueba

ideal para entrenamiento de corredores de peso medio que deseen amortiguación y estabilidad para correr a ritmos medios

Más sobre: 

Por el Jueves, 02-02-2017 en

Dentro de la gama Mizuno, encontramos las Wave Ultima 8, zapatillas de alta gama y pisada neutra que nos sigue gustando debido a las grandes prestaciones que ofrece en sus últimas evoluciones. Este modelo se está convirtiendo en un diamante en bruto que poco a poco ha ido abriéndose paso, hasta colocarse en una de las mejores posicionadas de la legendaria y perfeccionista marca japonesa. Esta gesta la consigue gracias a su excelente relación calidad/precio/durabilidad y a que ofrece grandes prestaciones para aquellos corredores de peso medio y alto, pisada neutra o leve pronación, que busquen acumular kilómetros y kilómetros -principalmente por asfalto- a ritmos medios, sin penalizar en cuanto a ligereza, confortabilidad, ajuste y reactividad.

Siendo fieles a la filosofía de la empresa nipona en busca de una evolución continua que nos acerque a la excelencia, Mizuno lanza con una línea muy continuista y sin muchos cambios e innovaciones aparentes respecto a sus predecesoras, la 8ª evolución de las Ultima que tan buenos resultados les ofreció con sus versiones 6ª y 7ª. ¿Por qué cambiar algo que realmente funciona bajo el riesgo de conseguir el efecto contrario? Ante ese dilema, han decidido apostar por una línea bastante continuista sin asumir prácticamente riesgos.

Como innovaciones más destacadas respecto a versiones anteriores de este joven modelo de zapatilla nacido en el 2009, destacamos su mayor confort gracias a la incorporación en la mediosuela del compuesto U4ICX (mucho más ligero que el U4IC que han utilizado anteriormente) suavizando el impacto y favoreciendo un retorno de la energía que nos lleve a una transición fluida y suave. Otras de sus acertadas innovaciones es la utilización de un acolchado mucho más generoso que en ediciones anteriores, en la zona del collar y el contrafuerte que nos proporcionará un mayor ajuste de la zapatilla, convirtiéndose en un guante o segunda piel, y así evitar esos desagradables desplazamientos internos del pie durante las diferentes fases de la pisada.

Al realizar el “Unboxing” de las Mizuno Wave Ultima 8, las primeras impresiones que percibimos, es que se trata de una zapatilla neutra con una estética propia de entrenamiento -sin llegar a ser muy llamativas como ocurriría en el caso de ser unas zapatillas dirigidas a la competición- con unos detalles muy bien acabados gracias a esa meticulosidad y precisión a la que los tienen acostumbrados los japoneses.

Al sostenerlas en nuestras manos podemos apreciar mayor de la que aparenta a simple vista. En nuestra báscula han pesado 324,2 gr en talla 11US. Si las comparamos con zapatillas de su misma gama y prestaciones, sale vencedora en muchos de los casos. Este dato contrasta con su imagen de zapatilla dura y rígida. Cuando realicemos la prueba comprobaremos si estamos en lo cierto o por el contrario tienden a ser más flexibles y maleables.

Una vez calzadas, nos llama la atención lo bien que entra el pie hasta asentarse completamente dentro de la zapatilla, al estar dotadas de gran amplitud, un acolchado generoso y una sujeción excelente de todo el conjunto de la zapatilla. En resumidas cuentas, catalogamos estas Mizuno Wave Ultima 8 como una zapatilla para la batalla: cómoda y ligera…para rodar kilómetros y kilómetros a ritmos medios sin preocuparnos por su desgaste y estabilidad de la pisada.

A continuación vamos a desgranar cada una de las partes y propiedades que nos ofrecen estas Mizuno Wave Ultima 8.

Si analizamos la suela, podemos comprobar que presenta un dibujo muy parecido a otros modelos de la gama y igual que la versión anterior. Se trata de una zapatilla de máxima amortiguación y una gran longevidad debido a la dureza de los compuestos utilizados. Si tan buen rendimiento aporta a las Enigma 6 -dirigidas a un perfil de corredor mucho más pesado, por encima de los 80Kg- cómo no va a funcionar para un perfil de corredores de peso inferior. Es por eso que creemos muy acertada la continuidad de las propiedades de la suela respecto a otros modelos y versiones anteriores.

En la parte posterior de la misma y colocado estratégicamente en forma de herradura en las zonas de máximo estrés y desgaste por los impactos en aquellos corredores que entren de talón, observamos la presencia de tacos grandes y planos de compuesto X10 -que podemos observar de color negro en las fotos- aportando gran durabilidad y resistencia al desgaste, así como una gran estabilidad y tracción en la pisada. Después de acumular más de 200 kilómetros a nuestras zapatillas en asfalto y otros terrenos lisos, no apreciamos signos aparentes de desgaste en la suela.

En la parte delantera de la suela y color verde, utilizan un compuesto menos duradero pero con un mejor agarre para superficies lisas, gracias a sus cortes de flexión y a la anatomía de sus tacos, más redondeados en los bordes de la zona de metatarsos, proporcionando un extra de amortiguación y reactividad , así como una transición agradable favorecida por su Smothride.

Observamos 3 ranuras de flexión transversales muy acentuadas que nos aportan un apoyo progresivo durante las diferentes fases de la pisada, siendo en esta última fase del despegue donde más gane en dinamismo. En nuestras primeras pruebas pudimos apreciar que costaba flexarlas -misma sensación que tuvimos anteriormente al sostenerlas entre nuestras manos-, pero a medida que más las testábamos se volvieron más maleables y flexibles para adaptarse perfectamente a la fisonomía de nuestro pie y a nuestra forma particular de correr, gracias a esas líneas de flexión. La pega que hemos encontrado a esta suela, es que entre la parte posterior (en forma de herradura) y la placa de Wave hay mucho espacio y se quedan enganchadas piedras al correr por superficies pedregosas o por grava. En nuestro caso esta situación se ha repetido en varias ocasiones, pero tampoco le daríamos mucha más importancia, ya que como hemos dicho anteriormente, se trata de una zapatilla básicamente pensada para el asfalto y superficies lisas.

El diseño de la mediasuela de estas Mizuno Wave Ultima 8, con su clásico dropp de 12mm, mejora en cuanto a confort y reactividad gracias a la inserción de una cuña de un material mucho más blando y ligero denominado U4ICX, aportando mayor amortiguación respecto a sus antecesoras.

Estas prestaciones la consiguen gracias a la combinación de 3 compuestos ligeros que facilitan el retorno de energía y una transición suave adaptándose a las particularidades de cada corredor.

El primer compuesto y más importante por la aportación que nos ofrece es el U4ICX. Compuesto de color verde ubicado en la zona del talón que nos otorga un extra de comodidad para aquellos que corredores que talonan.

El segundo compuesto que utilizan es el U4IC, de color blanco y negro que se encuentra repartido a lo largo de toda la mediasuela. Su cometido es aportar comodidad y favorecer una transición agradable.

En tercer lugar, tenemos la archiconocida tecnología WAVE en paralelo mediante una placa de Pebax fabricada con aceites naturales. Con ella, los corredores neutros o de pronación ligera conseguirán dispersar las fuerzas del impacto, y como consecuencia obtendremos mayor estabilidad, amortiguación y reactividad en la zapatilla. En ningún momento hemos tenido esa sensación de martillo pilón al recibir los impactos de la pisada, ya que estos se han visto dispersados y amortiguados, obteniendo cero molestias en la zona del talón.

A la combinación de estos tres materiales en la mediasuela hay que sumarle la utilización de un sistema que nos soluciona los problemas de transpirabilidad que pueden tener este tipo de zapatilla tan ajustadas y herméticas, evacuando el exceso de calor gracias a unos agujeritos en la mediasuela. Este sistema es conocido como Mizuno Intercool. En nuestro caso no hemos tenido problemas de acumulación de calor en el interior de la zapatilla, manteniéndose siempre fresca y ventilada, aún con temperatura ambientales altas.

La parte más visible de la zapatilla, el Upper, presenta nímimos cambios respecto a ediciones anteriores. Siguen apostando por costuras en vez de termosellado, aunque en esta ocasión han conseguido un tacto y acabado mucho más agradable que en las versiones anteriores, a la vez que nos ofrece una mayor estructura, sensación de ajuste y sujeción.

Utiliza lo que ellos denominan Airmesh o malla de gran ligereza y alta transpirabilidad pero escasa impermeabilidad…dos características que no suelen hacer muy buenas migas. Encontrar un punto intermedio es bastante complejo. Esta alta transpirabilidad la consiguen gracias a la porosidad de la malla actuando conjuntamente con el anteriormente mencionado Mizuno Intercool para evitar el exceso de calor interior. En ningún momento de nuestra prueba hemos experimentado esa sensación de cocción del pie por acumulación de calor y mala transpirabilidad. Un gran acierto, sobretodo para épocas del año muy calurosas, que unidas a una largas sesiones de carrera pueden convertir nuestros entrenamientos en verdaderas sesiones de tortura.

Podemos observar la incorporación de refuerzos de piel sintética cosidos, de apariencia rígida pero no al tacto, colocados en zonas de alto estrés o mayor exigencia para nuestra zapatilla. Desde la puntera al 1er ojal salen dos tiras de piel que nos proporcionan un mayor ajuste y sujeción, liberando la zona del juanete tan molesta cuando hay una excesiva opresión. Utilizan una disposición clásica de los ojales, compuesta por dos filas de 6 ojales que juntamente a la tecnología DynamotionFit  (fija nuestro pie para evitar movimientos internos pero a su vez le otorga cierta libertad) conseguirán una sensación de calcetín gracias a la sujeción y firmeza extra.

Por este sistema de ojales corren muy fácil unos cordones semiplanos y un tanto elásticos, evitando que se claven en la zona del empeine. En ocasiones podemos encontrar molestias en la zona de lazada al no tener una lengüeta suficientemente acolchada o por la fisonomía de los cordones al clavarse estos en nuestro empeine.

Si analizamos los interiores de estas Ultima 8, Mizuno nos presenta un contrafuerte rígido, ancho y grande, que consigue un gran efecto envolvente y de fijación del talón, principalmente para aquellos corredores que entran de talón. La modificación del collar respecto a sus predecesoras -más acolchado y agradable al tacto-, unida a una zona del Aquiles más cerrada y alargada consiguen una mayor  comodidad en esa zona. En muchos casos se trata de una zona problemática por las diferentes morfologías de los pies, quedando bajas o altas en esa zona de talón y ocasionando desagradables molestias.

En cuanto a la lengüeta, mencionar que es bastante ancha y acolchada para evitar rozaduras en el empeine. Siguen apostando por una lengüeta únicamente cosida a la parte inferior, la cual puede sufrir algún tipo de desplazamiento lateral como nos ha ocurrido durante la prueba al no estar anclada a los laterales. Este problema podríamos solucionarlo cosiendo la lengüeta a los lados.

En la zona del Footbed incorporan una fina y ligera lámina de U4ICX para aportar mayor sensación de comodidad, ya que será aquí donde descansará una plantilla antibacteriana y antideslizante de 5-6mm, permitiéndonos usar la zapatilla sin calcetín.

Encuentro, por otra parte, que son un tanto estrechas en la zona del metatarso. Esto puede verse condicionado por la anchura de mi pie y al hecho de que mis preferencias van más por zapatillas más espaciosas. Seguramente no tendrán problemas de este tipo aquellos corredores con un pie no muy ancho, ya que su horma es standard.

Como conclusión, podemos considerar las Mizuno Wave Ultima 8, como una zapatilla para la batalla. Zapatilla neutra y de alta gama, que puede acumular muchas horas de entrenamiento y que podríamos utilizarlas en competiciones a ritmos no muy exigentes gracias a la dureza de los componentes de la suela y del extra de amortiguación y reactividad que nos aporta el U4ICX.

Zapatilla de entrenamiento que nos transmite una gran estabilidad y seguridad en la pisada… dos aspectos muy importantes a la hora de realizar grandes distancias.

Recomendamos estas Mizuno Wave Ultima 8 para corredores neutros o de pronación leve y peso entre 60 y 80kg que busquen poder sumar kilómetros y kilómetros sin penalizar en cuanto a amortiguación y confort, y sin preocuparse de su longevidad. Sus prestaciones las convierten en una gran apuesta para corredores que busquen mantener ritmos medios de carrera básicamente en asfalto, debido a un buen agarre y durabilidad de la suela, aunque respondan en otras superficies, a un precio muy competitivo.

Más información: AQUÍ

Relacionados: