Saucony Freedom ISO: la prueba

Zapatillas
Saucony Freedom ISO: la prueba-107884
Las zapatillas novedosas y polivalentes de Saucony

Saucony Freedom ISO: la prueba

Zapatillas natural y ligeras pero con una gran dosis de amortiguación ideales para todos los corredores neutros con cierta técnica de carrera

Más sobre: 

Por el Martes, 07-03-2017 en

Hace tiempo ya que Saucony nos habló de las Freedom ISO, una zapatilla en la que llevan trabajando mucho tiempo y que se convierte en una de las puntas de lanza de la marca americana. Primero, en cuanto al precio, ya que los 180 euros de tarifa le sitúan por encima incluso de sus Triumph ISO. Y en segundo lugar, por la enorme apuesta de todos sus departamentos, incluido el de IT, en el que han invertido tiempo, recursos, esfuerzos y dinero en desarrollar una mediosuela fabricada en su totalidad de EVERUN, el material amortiguador que están utilizando desde hace unos dos años en la mayoría de su gama running. Además, tal y como reza su apellido ISO, las Freedom adoptan esta tecnología en el upper que disponen sus compañeras Triumph, Hurricane, Zealot o Xodus para ofrecer un ajuste mejorado.

Hasta ahora habíamos visto el Everun en forma de plantilla o en piezas ubicadas por la mediosuela. En esta ocasión, el Everun es el material exlusivo en toda la mediosuela, una apuesta al todo o nada que vamos a ver cómo lo recibe el mercado. Nosotros ya las hemos probado. Vamos a contaros nuestras sensaciones.

Pero antes de empezar a correr demasiado, hay que tener en cuenta algunas consideraciones. Las Freedom son unas zapatillas neutras con una suela de 19mm en el talón y 15 en el mediopié, lo que significa un dropp de 4mm. ¿Qué quiere decir esto? Pues que las ubicamos en la gama Natural y quienes estén acostumbrados a correr con dropps 10 o superiores, necesitarán una pequeña adaptación para acabar de sentirse realmente cómodos. Personalmente suelo hacer mis rodajes con zapatillas con dropps entre 8 y 12mm, así que es algo que también hay que tener en consideración. ¿Cómo? Pues adaptándome a ellas. Primero usándolas para caminar, después rodajes cortos, series y… por fin tiradas más largas.

En la mano, se notan ligeras; lo son, pero en ningún caso podemos habalr de unas voladoras. Los 292 gramos de nuestra báscula en la talla 45EU nos dan algunas pistas sobre el uso mixto que les podremos dar. Nos lo refuerza la construcción del upper. Bastante minimalista en cuanto a ello. Me explico: nada de elementos excesivos que puedan penalizar el peso o la dinámica de la carrera. Sin elementos superfluos y recursos que las lastren pero sí con elementos que aseguren la comodidad y ajuste del pie. Además, en el color azul de nuestra unidad de pruebas las hacen un modelo discreto que lo elegirán aquellos que quieran pasar algo más desapercibido o que incluso las quieran usar para su día a día. Poco que ver con la otra opción en cuanto a tonalidades. Un naranja/amarillo fosforito que gustará a los que se quieren hacer notar, al menos en cuanto a calzado se refiere.

En el upper, ofrecen un mesh fino y muy transpirable gracias en parte a las múltiples aperturas ovales que vamos encontrando a lo largo y ancho de la zapatilla. A la altura sin duda de lo que Saucony nos tienen acostumbrados, de lo mejorcito del mercado. Transpirable y tremendamente confortable. Lo completa un ligero termosellado en la puntera, una banda de plástico Support Frame que llega hasta el mediopié y un nuevo ISO que poco tiene que ver con el que utilizan las Triumph 3, por ejemplo.  Han adelgazado y empequeñecido las piezas que unían la suela con la cordonera y que ahora forman parte del upper desde mitad de la zapatilla. Y esto lo han hecho consiguiendo, como mínimo, la misma sensación de pie bien ajustado. El conjunto se combina con unos cordones planos del mismo color de la zapatilla y unos cordones extra amarillos en una bolsita por si alguien quiere darle un toque de color.

Un collarín ancho y justamente acolchado da entrada a un interior confortable en el que nos encontramos una fina lengüeta que está atada a la base de la suela, lo que le confiere la gran dosis de la comodidad que proporciona estos interiores tipo calcetín que ofrecen en muchos modelos. En el interior, solo una costura, en el principio de la lengüeta, pero no nos ha molestado en ningún momento durante las pruebas.

Por último en cuanto al upper, remarcar que, aunque no lo parece, sí encontramos piezas reflectantes, estratégicamente ubicadas, en el Saucony que aparece en la parte trasera de la zapatilla, en la lengüeta y en los logos de la marca termosellados en los dos laterales de la misma.

Nos las calzamos y recibimos una curiosa sensación: como si la suela y la mesiosuela no tuviera mucho que ver con la parte superior de la zapatilla. Es como si hubieran unido el upper de unas mixtas y la suela de unas amortiguadas. Y tengo que confesar que me agrada. Debajo del pie, como comentábamos encontramos Everun y una innovadora suela. El Everun es una espuma de TPU que vimos por primera vez en adidas (Boost) y que debutó por primera vez en la marca americana con las Triumph 2 y con las Ride 9. Se caracteriza por devolver mayor cantidad de energía y mantener sus propiedades pese al uso. Como decíamos, Hasta ahora Saucony la había usado en piezas estratégicamente colocadas o como si fuera una plantilla siempre junto a espuma EVA. Se combina en este caso únicamente con una nueva y atractiva suela. Aunque la finalidad de una suela no debería ser bonita, la verdad es que llama la atención. Caucho de cristal le llaman y está construida con el sistema Tri Flex de Saucony, unas cabeza de flecha que hacen estas zapatillas muy flexibles.

La sensación de disponer en la parte de debajo de unas zapatillas amortiguadas y encima de unas más ligeras se acrecenta cuando nos ponemos en marcha. El Everun nos ofrece una gran dosis de amortiguación y reactividad con un peso comedido y un tacto más firme de lo que pensaba a priori ya que este material es más blandito que el EVA. No dispone de una gran cantidad de Everun comparado con otros modelos de la competencia y me sorprende la firmeza de éste con las primeras zancadas ya que no tienen ningún elemento que ayude a aumentar la estabilidad. En los rodajes hasta 10-12 kilómetros y en las series, ningún problema a pesar de mi leve pronación. Noto una parte trasera que amortigua mis impactos y una parte delantera muy reactiva. Mucha culpa de ello la tiene su suela y la configuración de ésta, con una configuración que le confieren ser tremendamente flexibles. El dropp de 4 milímetros me ayuda a no talonear en demasía y puedo hacer kilómetros rápidos sin problema. Tanto en entrenamientos por debajo de 5’ el kilómetro como en series a 4’ el km. Además, noto protegidas mis articulaciones, Se corre de forma muy confortable con ellas gracias a un mullido muy agradable.

Me esperaba más o menos este comportamiento. Sabía que corriendo corto y rápido se tenían que comportar de maravilla. Están hechas para ello. Mi sorpresa más agradable vino en sendas tiradas de más de 15 kilómetros. Mayor amortiguación de la que me esperaba e incluso algo más de estabilidad. Aunque sí eché en falta algo más de control cuando mis zancadas ya estaban cansadas. Su comportamiento es impecable cuando mi ritmo era cómodo y el agotamiento no resentía la técnica de carrera. El Support Frame era suficiente. Pero la cosa cambia en los kilómetros más cansados, en esos en los que cambias tu forma de pisar. Ahí mi leve pronación sí necesitaba algo más de sujeción y notaba que el pie no se mantenía en su sitio.

En resumen, creo que Saucony ha creado un modelo superior para un público más amplio del que podía pensar. A pesar de ser unas zapatillas natural, ligeras y sin control de estabilidad, la podrán usar sin ningún problema todos los corredores neutros con cierta técnica de carrera. Y la podrán utilizar para casi todo, ya que son reactivas y disponen de buena amortiguación. Los corredores con leve pronación y que necesiten más estabilidad por su pisada o por su peso, podrán usarlas tranquilamente como mixtas ya que ofrecen suficiente rapidez y con un extra de amortiguación que no encontrarán en otros modelos similares. Solo en tiradas de más de 20 kilómetros echarán en falta más estabilidad. Eso sí, tal y como decíamos al principio, para encontramos a gusto con ellas necesitaremos una pequeña adaptación si no estamos acostumbrados a correr con dropps bajos. Una vez superada ésta, servirán a los más taloneadores a entrar algo más con el mediopié debido a su construcción y mejorar de esta forma su técnica de carrera.

La apuesta de Saucony ha sido arriesgada, pero mucho nos tememos que las Freedom van agradar a todos los fieles de la marca americana gracias a su polivalencia de uso y de usuarios que alcanza. 

 

 

Relacionados: