Saucony Triumph ISO 2. La prueba.

Zapatillas
Saucony Triumph ISO  2. La prueba.-79307
Gracias al EVERUN mayor amortiguación en todo momento

Saucony Triumph ISO 2. La prueba.

Más sobre: 

Por el Lunes, 04-01-2016 en

Con un peso de menos de 300 gramos, las Triumph ISO2 son la nueva versión de la zapatilla de entrenamiento con alta amortiguación de Saucony, su tope de gama y buque insignia de la marca. Dejando atrás las Triumph 11, la tecnología  ISO incorporó ya diversas novedades muy interesantes y a tener en cuenta para una herramienta que nos debe servir para recorrer muchos kilómetros. Para mejorar la experiencia del corredor y mejorar sobre todo su rendimiento en entrenamientos largos y en durabilidad de la amortiguación, en esta segunda versión de la saga ISO, Saucony ha incorporado una nueva tecnología estrella: el EVERUN.


Para corredores con pisada neutra o que usen plantillas correctoras, cuentan con gran espacio en su interior para ellas, y un drop de 8mm. Otra de las características que las diferencian de sus principales rivales, son el estandarte de las nuevas tecnologías que Saucony empieza a implementar en otros de sus modelos. Aunque la principal novedad es el citado EVERUN, no queremos dejar de comentar lo increíblemente bien que funciona el ISOFIT. Tan sólo introduciendo el pie en la zapatilla enseguida se percibe un cambio respecto a cómo se sentía el pie en los antiguos modelos. Para los que nos gustan las zapatillas anchas, las Saucony no eran una buena opción, ya que el pie quedaba muy recogido entre espumas desde el talón a la punta. Sin embargo, la percepción ahora es algo distinta. El pie queda perfectamente recogido pero sin sensación de opresión, ni siquiera e la zona de los metatarsos. Lo mejor es que esta sensación no solo la obtenemos al meter el pie dentro, sino que a lo largo de los kilómetros del entrenamiento, cuando los pies se van calentado o hinchando, la zapatilla no molesta, no pesa demasiado, no se dobla por los lados del talón... vaya, los incovenientes que acostumbran a tener las suelas gordas.

Esta tecnología de ajuste está diseñada como una funda súper suave de malla adaptable, que permite que el pie se acople casi como en un calcetín, permitiendo una conexión total del pie con la zapatilla y por tanto una buena respuesta de toda ella en cada fase de la zancada y sobretodo de la pisada.  

La principal novedad en la suela de las Triumph ISO2 es el nuevo material que se ha añadido, el EVERUN, un nuevo compuesto que sirve para aumentar la amortiguación y hacerla constante por muchos kilómetros que pasen y a pesar de que vaya tomando temperatura, quizás la principal ventaja respecto a otros matriales similares de la competencia. El nuevo compuesto creado por Saucony es un poco más denso que el EVA y se distrubuye por la suela en dos piezas: la más grande que cubre toda la planta es la Everun Topsole, que funciona prácticamente como una plantilla extra y está ubicada debajo de la plantilla tradicional. Encontramos una nueva pieza, la Everun Landing Zone, en el talón con el objetivo de absorber el impacto en la zona donde más se sufre corriendo a ritmos de rodaje, la pieza para la zona de aterrizaje.

En cuanto al momento de la propulsion, el EVERUN trabaja con la nueva suela llamada Triflex, que cuenta con unas estrías de flexión más cortas y de forma angular que evitan que al hundirse toquen fondo y ayudan a dispersar el impacto, mejoran la fluidez de la pisada y aportan mayor estabilidad. Además, la nueva disposición angular hace que aumente la superficie de contacto con el suelo, ofreciendo así mayor agarre al asfalto. En definitiva, el EVERUN y la Triflex consiguen reducir la presión de la pisada y ofrecer mayor protección y retorno de energía, es decir capacidad de respuesta. El mayor logro de estas zapatillas junto al ajuste.

En cuanto a la durabilidad, dicen en Saucony que el EVERUN conserva sus propiedades 3 veces más que el EVA estándar y que es mucho más reactivo -teóricamente devuelve un 83% del impacto recibido-  por lo que aguanta perfectamente los rodajes largos. En la práctica, el hecho de disponer de esta pieza de forma continuada nos da la sensación de mejor contacto con el suelo y que a la vez distribuye perfectamente los puntos de presión (incluso pisando piedras o los firmes desiguales del suelo) obteniendo sensación de seguridad aunque llevemos mucho rato corriendo. Parece algo secundario, pero cuando lo pruebas por terrenos “agresivos” como pistas con piedras o caminos sin un suelo muy regular, se hace notar la diferencia.

Con los entrenamientos realizados en esta prueba las nuevas Triumph ISO 2 nos dan buena muestra de que aguantan la marcha y no se cansan. Eso, combinado con el esfuerzo que hace la marca americana para alargar la vida de sus zapatillas, le hacen ser una gran inversión a pesar de los 170 euros de PVP que tienen y una de las zapatillas más desadas por los corredores españoles.

El resto de la suela se compone del nuevo diseño del POWERGRID, original que ya era más ligero y más duradero que la EVA. El PWRGRID+, una lámina continua que da un augmento de altura a toda la zapatilla, (30mm en el talón y 22mm en la parte delantera, resultando el drop de 8mm) y que se combina con el Everun para darnos una amortiguación excelente manteniendo la relativa ligereza que pueden tener unas zapatillas de alta amortiguación. Además, ofrece firmeza en el impacto y muy buena estabilidad a pesar de no tener una geometría de la suela abierta, es decir, prácticamente es recta del talón al suelo, hecho que cuesta encontrar en zapatillas con alta amortiguación, que tienden a ser demasiado blandas e inestables sobretodo por los extremos del talón aunque tengan la suela que se va abriendo para buscar estabilidad.

Con las nuevas tecnologías, Saucony ha decidido ahorrarse el SRC que colocaba en sus zapatillas tope de gama (Triumph y Hurricane), una pieza en la parte trasera de la suela que servía también para atenuar el impacto. Pero como saben en Saucony, los corredores escogemos las zapatillas por sus características técnicas pero la decisión final casi siempre se condiciona por la comodidad y adaptación al pie. Y en esto interviene directamente el ISOFIT que ya hemos comentado antes.

En resumen, es una zapatilla que nos tiene plenamente convencidos, una buena inversión para los entrenamientos largos y rodajes, una gran opción para los que corren en pistas y caminos no asfaltados y una gran opción para los que las Saucony en ocasiones se nos hacían “estrechas”. La marca americana está consiguiendo que sus distintos modelos de zapatillas ofrezcan sensaciones uniformes, algo que es muy de valorar entre aquellos corredores que entrenamos y competimos con diferentes zapatillas, o según la distancia y el ritmo escogemos un modelo o otro. Sensación similar, corriendo sin forzar ni compensar desajustes, y la zapatilla se encarga del resto. 

PARA VER TODAS LAS FOTOS CLICA AQUÍ

 

Relacionados: