Home Noticias Actualidad 10 relaciones de ODIO/AMOR de los runners
Actualidad - Noticias - miércoles, 31-01-2018

10 relaciones de ODIO/AMOR de los runners

1. Foam Roller

¡Oh Foam Roller! Tan amado y odiado a la vez. Seguro que si lo has usado sabes los grandes beneficios que éste aporta y entenderás el por qué se han ganado un espacio en la casa de la mayoría de los runners. Pero también serás parte del extenso grupo que ha ha derramado una que otra lagrimita en su honor.

2. Zapatillas nuevas

Todos amamos tener un nuevo par de zapatillas a inaugurar, su olor a nuevo y esa sensación de que con ellas correrás el mundo entero. Por otra parte, teenr unas nuevas zapatillas casi siempre quiere decir romper esa relación con las antiguas que ya se han amoldado tan bien a tu pie y que han vivido tantos kilómetros y aventuras junto a ti.

3. Lavabos portátiles

Todos hemos agradecido con la vida entera encontrar uno en medio de una carrera justo en eso momento cuando más lo necesitabas. Sin embargo, sabes que la experiencia de usarlos no siempre es la mejor. Por lo general ponen a prueba tu capacidad aeróbica al tener que aguantar la respiración mientras lo usas y más aún si es un día caluroso.

4. Uñas de pies

Tanto cuidado y cariño que brindamos a nuestros pies y siempre ¡las desertoras abandonan la nave!

5. Parte del tiempo

Vas a salir y la previsión dice que lloverá y hará frío. Sales con el correspondiente equipo y resulta que ese día hace sol, está despejado y llegas a 30 grados. Nuestros amigos del toempo muchas veces aciertan y nos ayuda a prevenir malos momentos, pero hay veces que ellos son los que nos los generan al cargar equipo de más o salir sin nada porque decía que era un día soleado.

6. Crema protectora 

Nos cuida de los molestos rayos del sol y evita que nos salgan arrugas, pero tiene una curiosa habilidad para entrar en el ojo justo en el momento en que menos lo esperabas generando molestia y dolor.

7. Perros sueltos

Con su ternura, paciencia y amor incondicional se han ganado un lugar en el corazón como el mejor amigo del hombre. Se nota que quien le otorgó ese tan noble título no era un corredor que se ha cruzado en el camino con perros sueltos y que han hecho que pongamos a prueba las habilidades de sprinter al puro estilo Usain Bolt. Y ni se diga de todos los recuerdos que dueños irresponsables nos dejan por la vía esperando con paciencia a que pases distraído sobre ella para acompañarte durante todo el día.

8. Cuestas

Creo que aquí no es necesario explicar nada más, por algo las han bautizado como CUESTA.

9. Días de descanso

Descansar es necesario y fundamental si quieres mantenerte sano y poder correr durante mucho, mucho tiempo. Todos hemos agradecido quedarnos una mañana fría en casa o pasar ese domingo viendo una película sin salir a entrenar. Curiosamente por más cansado que estés, siempre el día de descanso es el día que más ganas tienes de correr, justo el día que mejor día hace o cuando todos tus amigos deciden hacer la mejor ruta.

10. Espectadores

A todos nos gusta el apoyo que la gente brinda en las carreras, nos distrae del sufrimiento y nos motiva a ir un poco más de lo que podemos dar. Pero, ¡existen algunas frases que los espectadores deberían borrarlas de su léxico para siempre! Por ejemplo:

– ¡Ya no falta nada!

– ¡Estas a 500 metros! (cuando faltan más de 3 km)

– ¡Es solo una subida!

Aqui encontraras más cosas que no debes decir si quieres motivar.

En fin, las cosas que tanto amamos y odiamos son también las que nos llenan de alegría y nos motivan a seguir cada día haciendo esto que tanto amamos.