Home Salud Nutrición 226ERS K-Weeks Inmune
Nutrición - martes, 10-05-2016

226ERS K-Weeks Inmune

En determinadas épocas del año, sobre todo en los cambios de estación así como en periodos de máxima exigencia física y psicológica -Como los que resultan de seguir una planificación exigente de entrenamientos para la preparación de una prueba concreta-, exponemos a nuestro organismo a una situación de estrés fisiológico, en la cual se ven disminuidas las defensas de nuestro sistema inmune.

Son épocas en los que nuestro cuerpo está sometido al máximo estrés y es ahí donde las enfermedades se encuentran en su mejor ambiente. Desde simples resfriados hasta las apariciones de virus… nuestras defensas se resienten y pueden no ser suficientes para hacer bien su función.

No cabe duda de que un parón a falta de un mes o dos para las pruebas u objetivos por los que estamos luchando trastocaría nuestros planes. En este sentido, 226ERS nos ofrece un producto para estar preparados en esas semanas previas que nuestra exigencia física es máxima y nuestras defensas flojean. Se trata del K-WEEKS IMMUNE, una ayuda para esas semanas de antes (semanas clave le llaman ellos) donde hay que dar una pequeña ayuda a nuestro organismo para que mantenga el sistema inmune en las máximas prestaciones a pesar de la exigencia a la que se ve sometido.

La composición del producto nos junta, en una sola toma, gran parte de las sustancias necesarias para combatir este estrés que sufren nuestras defensas:

·        Jalea Real: Ejerce una acción de refuerzo, consiguiendo que el organismo mejore frente a las agresiones externas.

·        Equinácea: Otorga mayor resistencia a todos los agentes externos.

·         Apigenina: Flavonoide bioactivo que posee propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes.

·         Beta 1,3/1,6 Glucanos: Estimulan los macrófagos y neutrófilos.

·         Prebióticos: Estimulan y contribuyen al desarrollo de la flora intestinal.

·         Vitamina B6: Con lo que contribuye a un adecuado metabolismo proteico y de glucógeno y a una función normal del sistema inmunitario (EFSA).

Además su composición aporta proteína de suero de leche ultra tratada y colágeno hidrolizado con lo que ayuda a mantener tejidos corporales, mejora las molestias provocadas por esfuerzos y ayuda a la elasticidad y flexibilidad de cartílagos, ligamentos y tendones.

Es por ello que resulta un producto adecuado para incorporar en nuestra alimentación diaria en periodos de máxima exigencia de entrenamiento, ya sea por volumen o intensidades, período pre-competición y cambios de estaciones.

Básicamente, lo que ofrece 226ERS con esta serie de ingredientes unidos en una sola toma – 50 gramos por toma (se pueden medir gracias al dosificador que se incluye en el interior) vertidos en 250 – 300 ml de agua o leche desnatada-, es reforzar nuestras defensas y contribuir a la reducción de la inflamación muscular debida al entrenamiento, así como prevenir el deterioro de los cartílagos y ayudar a la regeneración de ligamentos y tendones y además mantener en buen estado la flora intestinal para no coger cualquier tipo de agente externo que contribuya a generar una infección.

El producto se nos ofrece en botes de 500 g, por lo que salen unas 10 tomas (a razón de 50 g por toma), y se comercializa en sabores de Cappuccino, Cookies, Irish Coffee y Chocolate. Como vemos, son sabores ideales para utilizar en el desayuno, tal y como recomienda 226ERS, aunque también hay corredores que prefieren tomarlo como merienda. Hay que tener  en cuenta que contiene estimulantes como el guaraná y la cafeína, lo que ayuda a empezar el día con un chute de energía.

Hemos probado el producto en la época primaveral y coincidiendo con el periodo específico de entrenamiento para las maratones de primavera y pre verano. La época ha sido ideal para la prueba de este producto, porque combinamos los cambios meteorológicos que se producen en esta estación del año junto con la exigencia física y psicológica de la planificación de un entrenamiento en su parte específica (sesiones de volumen e intensidad elevadas). Y la verdad es que se nos ha hecho poco menos que imprescindible en un periodo de máxima exigencia, ya que si quieres optimizar al máximo tu rendimiento, todos los factores influyen. Y en este sentido, una pequeña enfermedad como un resfriado (por bajada de tus defensas) puede contribuir a un retroceso en tu planificación deportiva o que no puedas cumplir tus objetivos de entrenamiento previstos.

Por todo ello, cuidar nuestras defensas resulta un punto clave en la optimización de nuestro rendimiento, tanto en el entrenamiento como en nuestro día a día y, en este sentido, la baza del K-WEEKS IMMUNE contribuye a ello.