Home Material Accesorios 3 razones para correr con potenciómetro
Accesorios - Material - lunes, 05-03-2018

3 razones para correr con potenciómetro

3 razones para correr con potenciómetro

Nadie nos puede discutir que el running ha evolucionado muchísimo en los últimos años. Actualmente los pulsómetros y relojes GPS se han posicionado de gran manera brindando métricas que antes nos hubiese sido impensable. Hace algunos años se vio una nueva herramienta en el ciclismo que revolucionó la forma de entrenar y ahora la podemos encontrar también para correr. En este artículo os queremos dar 3 razones para correr con potenciómetro. 

¿Qué son los potenciómetros?

Pues bien, son una herramienta que mide la potencia que se está aplicando y que desde hace algunos meses la podemos encontrar también en dispositivos específicos de running.

Los potenciómetros miden la cantidad de fuerza empleada para moverse y se la expresa en vatios (watts). Los potenciómetros miden, o estiman, la fuerza y la velocidad usando un sensor que se  coloca en el pie, en el pecho, en la cintura. Existen dispositivos que utilizando tu peso y dinámica del movimiento estiman la potencia. Otros, que lo calculan directamente de la fuerza aplicada al aterrizar y despegar en cada pisada. Ofrecen métricas como tiempo de contacto con el piso, tiempo de aire, cadencia y potencia.

Cada vez entrenar con potenciómetros gana más terreno debido a los grandes beneficios que esto genera, por eso te presentamos 3 razones para correr con potenciómetro:

1. Mejorar tu eficiencia y técnica

Un potenciómetro puede ayudarte a mejorar tu técnica de carrera y por ende a aumentar tu eficiencia de carrera relativa al movimiento. Tener una medida de potencia puede mostrarnos pequeños movimientos que a la larga reflejan en más fatiga y lesiones. Un ejemplo de esto se puede ver al pasar de una cadencia de 170 a 180 pasos por minuto, esto reduce la potencia de salida lo que te ayuda a ser más eficiente y verlo durante la carrera. Uno de los objetivos será correr más rápido con menos potencia, y comparar esto con métricas más tradicionales como el pulso.

2. Mejorar la precisión de los entrenamientos

Uno de los grandes beneficios de entrenar en base a potencia es que es una medida objetiva a tu esfuerzo. El pulso puede verse afectado por varias cosas como la alimentación, el descanso e incluso los sentimientos que uno presenta en ese momento, y la velocidad (o ritmo) pueden tener diferentes percepciones dependiendo el día, las condiciones climáticas y el viento y a la final todo esto afecta en el desempeño. Al entrenar con potencia, no importa si es un día muy caluroso, si hace mucho viento o si no es tu mejor día, la potencia siempre será objetiva ya que no le afecta factores externos, muestra la realidad a cada paso. Si un corredor está corriendo con viento en contra, requerirá más energía y un mayor pulso para poder mantener un ritmo que lo necesario para mantener el mismo pace sin viento. Al entrenar con potencia, no importa si hay viento en contra, ya que si bien su pace bajará, el esfuerzo se mantendrá constante con la misma potencia.

3. Mejorar los ritmos

No importa si es un falso llano, un día ventoso, montaña o arena, al correr en base a la potencia siempre podemos estar en nuestra zona óptima sin importar las condiciones externas, el dia o el terreno.

Es una versión más precisa de entrenar con pulso ya que si bien el pulso es una muestra del esfuerzo que se está realizando, toma varios segundos el poder adaptarse a un cambio de ritmo o una cuesta, mientras que cuando utilizamos potencia lo sabemos en cada pisada. Imaginemos que estamos haciendo intervalos de velocidad en base a pulso de 30 segundos. Desde el momento que arrancamos hasta el final el pulso cambiará debido a que no sube de manera abrupta, lo hace gradualmente por lo que por lo menos los 15 primeros segundo no alcanzaremos el pulso buscado, y cuando por fin lo alcanzamos el intervalo ya está por acabar. Al entrenar por potencia sabemos desde el primer paso en que zona estamos corriendo por lo que podemos aprovechar el 100% del intervalo.

En competición, guiarnos por potencia nos ayuda a no chocar contra el muro ya que podemos mantener de forma clara la zona ideal de esfuerzo. Además, nos ayudará a llegar en mejores condiciones a las partes finales de las carreras más exigentes.

Esta es una tecnología relativamente nueva y que aún está adaptándose y buscando un espacio en un mundo que cada vez nos ofrece más métricas. La mayoría de potenciómetros de running tienen conectividad ANT+ lo que los hace compatibles con la gran mayoría de relojes deportivos.  Hay muchas opciones disponibles en el mercado. También hemos encontrado numerosos artículos que hablan de como entrenar con potencia.