Home Maratón by Asics 5 maneras diferentes de atar tus zapatillas
Maratón by Asics - jueves, 20-05-2021

5 maneras diferentes de atar tus zapatillas

5 maneras diferentes de atar tus zapatillas

Cuando somos pequeñitos, nos enseñan a atarnos los zapatos cruzando los cordones y acabando con ese lacito, esas orejitas de conejo. Repetimos una y otra vez hasta conseguir ese nudo y lazo perfecto.

La mayoría de nosotros nos apegamos a esa técnica y la usamos con todos los zapatos que utilizamos el resto de nuestras vidas. Ni siquiera nos planteemos formas alternativas de atarnos los cordones. Es posible que no te des ni cuenta de que hay otras formas de hacerlo, algunas que pueden incluso ajustarse mejor a tu estilo de correr o a tus pies. Si la forma tradicional no te funciona, prueba alguna de estas alternativas de atar tus zapatillas:

Nudo/Lazo en la parte superior

Este tipo de nudo extra te servirá para sujetar mejor el tobillo y evitar que se mueva de lado a lado. Antes de atarte los zapatos, pasa los cordones por el ojal superior del mismo lado, creando bucles en la parte superior del zapato. Pasa cada cordón a través del lazo en el lado opuesto, luego ata tu zapato como lo harías normalmente.

Nudo/Lazo en la parte media

Si en lugar de sentir que el tobillo no está suficientemente sujeto, sientes que es la parte media de tu pie el que está más «suelta», este nudo te puede ayudar a apretar más esta zona.

En un ojal sobre la mitad del cordón, dobla en el mismo ojal el lazo en cada lado, creando pequeños bucles. Pasa el cordón contrario a través de ese lazo como si fuera un ojal. Esto te permitirá apretar el mediopié más.

Lazada diagonal

Este tipo de lazada te dará más espacio espacio a los dedos de tus pies y levantará ligeramente la puntera de tu zapato para seguir el movimiento natural de tu pie. La idea de esta lazada es usar un solo cordón para hacer los cruces y una vez lo acabes lo lleves a la parte de arriba y te ates los cordones de forma normal.

Saltándote ojales. Uno si, uno no

Esta forma de atar los zapatos gustará a los corredores con pies más anchos. En este caso, la idea es saltarte cada vez un ojal para aflojar un poco las zapatillas y evitar que te sientas demasiado presionado.

  

Sáltate ojales, pero sigue en el mismo lado

Si encuentra que sueles rozar con la parte del mediopié o el antepié (o si tiene un arco / empeine alto), intenta saltarte los ojales de esa zona. Esto te permitirá atarte las zapatillas y apretarla sin producir molestias en esa zona. Es posible que necesites un probar un par de veces hasta dar con el clavo y obtener la mejor comodidad posible.

Tenemos también otro artículo que puede que te interesa sobre este tema: El arte de atarse los cordones

Compartir

SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL DÍA

Si quieres estar al día de toda la información de running.es y ser el primero en enterarte de nuestras noticias, consejos, concursos y promociones, ya puedes apuntarte a nuestra newsletter.

Don't worry, we don't spam.