Home Noticias Actualidad 5 mitos falsos que escuchamos constantemente
Actualidad - Noticias - lunes, 26-06-2017

5 mitos falsos que escuchamos constantemente

Hay muchos motivos para correr  y con la cantidad de corredores que hay en la actualidad, es muy común escuchar ciertas premisas o afirmaciones sobre el running, muchas veces falsas.

Te mostramos 5 de las frases más escuchadas en el mundo del running de las que no debéis hacer caso y que seguramente, habréis escuchado varias veces.

Estirar antes de cada entrenamiento

Algo que siempre se ha dicho en el mundo del deporte. Los estiramientos antes de empezar a correr, tras calentar un poco o estirar los músculos tras cada entrenamiento. Estirar tras unos minutos a trote puede provocar la relajación de los músculos y que éstos no estén 100% activos para correr, llevándote incluso a una posible lesión.

Numerosos estudios han demostrado que estirar los músculos cuando todavía no han cogido temperatura supone una pérdida de rendimiento. Es mejor calentar un poco corriendo para oxigenar los músculos que realizar estiramientos, principal motivo del calentamiento.

Ya no tengo edad para empezar a correr

¿Cuántas veces hemos escuchado de la boca de algún conocido que es demasiado mayor para empezar a correr? ¡Nunca se es demasiado viejo para iniciarse en este deporte! Fauja Singh, con 100 años de edad, te dirá lo contrario. Se ha convertido en la persona más vieja del mundo capaz de terminar un maratón. En concreto fue el Maratón de Toronto Waterfront 2011, logrando un tiempo de 8:11:06. Y si pudo correr un maratón, no hace falta mencionar correr menores distancias…

Este corredor tampoco es que haya estado corriendo desde que era joven, porque empezó en esto del running con 89 años… Así que la edad no es una excusa para empezar a correr

Correr con precaución asegura no lesionarse

Si realizas un calentamiento correcto, correr con demasiada cautela para no lesionarte. Es más, a veces puede ser contraproducente porque si tienes alguna molestia o indicios de una lesión, evitarás, por ejemplo, cargar más de la cuenta sobre ese tobillo y lo que provocarás será una carga excesiva de los músculos de la otra pierna, con la posterior sobrecarga o incluso lesión. Frente a síntomas de lesión inminente es mejor no correr y hacer reposo hasta estar recuperado. Simplemente descansa, recupera y vuelve a entrenar cuando estés listo.

Hoy no me da tiempo a correr

No es que no te de tiempo a correr, es que priorizas otras actividades antes que salir a correr. Seguramente durante el día tienes varios momentos en los que puedes salir a rodas varios kilómetros, pero los destinas a otras tareas e incluso a descansar porque no estás acostumbrado a salir durante ese horario. Pero, en definitiva, sabes que para entrenar un poco con 30 minutos basta y 30 minutos en un día de 24 horas puedes sacarlos.

Tal vez no podrás hacer una tirada larga, pero correr un mínimo de 5 kilómetros sí que podrás. Incluso puedes hacer series de 400, de 800 e incluso de 1000 en esos días en los que dispongas de poco tiempo.

Una carga de carbohidratos antes de cada sesión

No necesitas comer un plato de pasta antes de correr 5 kilómetros por muy rápido que vayas y busques tener los depósitos de glucógeno llenos para no decaer…  con una distancia así, no aprovecharás todo el combustible que te puedan aportar los hidratos de carbono, además de que te sentirás pesado cuando estés corriendo. El motivo es que los hidratos son más beneficiosos para pruebas de larga distancia en las que el ritmo es menor y se exige tener energía de larga duración.

Deja los carbohidratos para tus tiradas largas o para competiciones a partir de la media maratón. La mejor fórmula a seguir es consumir sobre los 8-10 gramos de hidratos de carbono por kilo de peso. Por ejemplo, para un corredor de 70kg, tomar entre 560g y 700g.