Home Club Running Acierta al elegir tus zapas de trail (I)
Club Running - martes, 12-02-2013

Acierta al elegir tus zapas de trail (I)

En el mountain running existen tantos modelos de zapatillas como posibilidades de recorrido. Hacerse con las adecuadas es el ideal que todos deberíamos seguir. Sin embargo, la realidad es que a muchos nos cuesta diferenciar entre modelos o simplemente decidir cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. Sobre todo, si nos iniciamos, nos conformamos con comprarnos calzado que sea de montaña sin detenernos a mayores detalles, quizás por pereza o probablemente porque no tenemos suficiente información. Esto es un grave error cuando, afortunadamente, en los últimos años la variedad y la especialización ha crecido notablemente. Así, la pregunta del millón es… ¿qué tengo que tener en cuenta a la hora de elegir mis zapas? ¿Es suficiente centrarse en la amortiguación y el agarre a diferencia del asfalto?

Aunque existen diferentes categorías, en tienda normalmente las zapatillas se distribuyen en función del grip que tienen o bien, se diferencian entre modelos de entrenamiento, mixtos y de competición. No obstante, existen de una manera más precisa 5 factores fundamentales que nos van a ayudar a elegir con propiedad y a ser unos linces en materia de calzado para trail: el terreno, la distancia, las condiciones climáticas, nuestra morfología y el objetivo con el que salimos a correr. Para cada caso se puede recomendar un tipo de zapatilla, pero en la práctica, tu elección será resultado de la combinación de todos estos aspectos hasta dar con el modelo que englobe el mayor número de características que andas buscando.

Estos son los cinco detalles que marcarán en detale tu elección.

1.- Zapatillas en función del terreno

2.- Zapatillas en función de la distancia

3.- Zapatillas en función de las condiciones climáticas

4.- Zapatillas en función de nuestra morfología

5.- Zapatillas en función del objetivo y ritmo de carrera

 

En este primer artículo, vamo a hablar del primero de ellos: en función del terreno.

Según la marca podemos encontrar que la diferenciación se establece en base al tipo de suela que tienen, distinguiendo entre: 1.- zapatillas para todo tipo de terreno, 2.- zapatillas para tierra/barro y 3.- zapatillas para superficies rocosas. No obstante esta clasificación es muy relativa ya que no tiene en cuenta las circunstancias, lo que hace que prefiramos diferenciar entre cuatro modelos genéricos diferenciados en su composición:

·  Zapatillas low o de pista forestal. Se trata de modelos que tienen buena amortiguación y un relieve medio. Su suela no acostumbra a llevar tacos, dado que los circuitos de pista suelen ser estables y la pisada es casi en su totalidad segura. Es por esto que no llevan muchas protecciones y su sujeción es media; en cualquier caso, tendremos en cuenta que la suela tenga agarre, es decir, que no sea plana como sería un modelo de asfalto. Son aquellos modelos más blandos en composición que podrás ver en una tienda de montaña, ya que no necesitan resistir impactos tan duros como sucede en otros terrenos. Son ideales para aquellas personas que salen a correr por bosque marcado o caminos de tierra sencillos; lo más parecido a correr on road pero con tierra. Así pues, están indicados para recorridos más básicos, donde no abunda el desnivel, ni las subidas, ni las bajadas pronunciadas. Para que te hagas una idea, modelos como “Helios” de La Sportiva, las “Crossmax 1” de Salomon o las “Asics Gel-Torana” servirían para este terreno.

· Zapatillas mixtas. Si realmente buscas unas zapatillas que te sirvan tanto para asfalto como para alguna salida por montaña, definitivamente debes optar por un modelo mixto que se adapte a terrenos estables, poco técnicos (como el de las pistas forestales) y que a su vez, sean eficientes ante el duro impacto del asfalto. Un ejemplo claro sería las “XR Crossmax” de Salomon o incluso modelos más base como las “Supernova Glide” de Adidas si sólo vas por senderos sin piedrecitas.

· Zapatillas intermedias o de trail, es decir, no para correr en senderos fácilmente trazados y de bosque, si no más irregulares, agresivos y todo terreno. Hablaríamos de circuitos de dificultad técnica media. A veces con rocas, a veces con pendientes, otras con senderos, otras con tierra húmeda. Es el tipo de zapatilla que utilizaremos generalmente para hacer una carrera de trail, donde el terreno suele variar.

Nos referimos a zapatillas de relieve más grande que las anteriores, con muy buen agarre de pisada y fijación, dando la seguridad de que no te van a fallar en ningún momento. Por ejemplo, en una bajada donde unas zapas más planas como las anteriores te pueden jugar una mala pasada. Incorpora protecciones abundantes tanto en su upper como en su interior y varían en cuanto a amortiguación, en función de la distancia a recorrer (aunque suelen ser buenas amortiguadoras), tal como veremos más adelante. Aquí ya encontramos modelos con tacos que aseguren que no se nos va la pisada o que resbalemos. También existen prototipos con suela ondulada que también son seguros en la tracción aunque están más diseñados para terrenos rocosos.

Es por todo esto que son zapatillas un poco más pesadas que las anteriores (aunque cada vez hay modelos más ligeros), más compactas y resistentes, y más duras en cuanto a sensación de apoyo. Lo bueno es que son ideales para adaptarse a todo tipo de terreno, excepto aquellas que incorporan suela con tacos que en plano absoluto o asfalto no se adaptan tan bien y tienden a cargar ligeramente a la musculatura.

Encontraríamos muchos ejemplos de esta categoría, la más común de todas, entre los cuales podemos hablar de las “Raptor GTX” de La Sportiva, las “XT Wings 2” de Salomon, las “Riot 3” de Adidas, las “Ascend 6” de Mizuno, las “Moon Race” de LaFuma, etc.

· Zapatillas ultra o extremas para terrenos de trazado muy complicado y exigente, donde pueden abundar las zonas resbaladizas y de roca. Son zapatillas que nos pueden servir también para cualquier tipo de terreno como las anteriores, pero en circuitos que tienen una dificultad alta o muy alta. Nos referimos a las zapas normalmente más pesadas de cualquier colección, con un grip muy marcado, numerosas protecciones y más duras que las dos anteriores en la pisada, precisamente por el impacto que vamos a tener en estos terrenos más complicados. Tienen mucha protección en el upper y la punta, aseguran una extrema sujeción (vital para las torceduras) y garantizan una estabilidad constante y no notar nada en la suela, se pise lo que se pise. Aquí hablaríamos de modelos como las “Ultra Raptor” de La Sportiva, las “Sky Race” de LaFuma, la “Velocity” de Vasque o las “Ultra 105” de The North Face.