El 800 y los masáis

Noticias
El 800 y los masáis-138372
Cada tribu con su disciplina

El 800 y los masáis

De la misma manera que los Kalenji dominan las maratones mundiales, el 800 está llamada a ser la prueba de los masái.

Más sobre: 

Por el Martes, 22-05-2018 en

De las 42 tribus que habitan Kenia, la más conocida es la masái. Sus tradiciones y su estilo de vida les han dotado de un aura casi mística; incluso su manera de andar ha llevado a la creación de una marca de zapatos que poco tiene que ver con ellos pero que los usa como márquetin. Pero si hablamos de atletismo… aquí la tribu más conocida es la Kalenji. Que sí, que también hay una marca deportiva que usa esa tribu como gancho, pero no vamos a hablar de esto.

Durante años nos ha maravillado la superioridad de los Kalenji para ganar maratones por todo el mundo. Tanto, que los resultados de David Rudisha ganando medallas olímpicas y batiendo el récord del mundo lo atribuíamos más a sus genes cercanos (su padre fue olímpico y medallista de plata en el 4x400 de México 1968), que a su tribu masái. Ser masái se consideraba casi como la excepción que confirmaba la regla de que los Kalenji eran y son la tribu corredora. Pero quizá es el momento de abrir más los ojos.

En Estados Unidos hay un estudiante masái en la universidad UTEP que ya es ganador de la NCAA y posee la mejor marca del año con 1’43”25. En Kenia, compartiendo training camp con Eliud Kipchoge, se encuentra otro talento masái ganador de los Juegos de la Commonwealth y la segunda mejor marca del año ganando la Diamond League de Shangai con 1’43”91. El primero de ellos se llama Michael Sarouni; el segundo es Wycliffe Kinyamal.

Recordad estos nombres porque, aunque David Rudisha está intentando volver al nivel de antaño, el relevo por parte de los masáis en los 800 metros parece que está más que preparado.

Ahora, la pregunta a tener en cuenta es, ¿por qué los masáis rinden tanto en el 800 y no en otras pruebas? ¿Veremos alguna vez un masái ganando un maratón de renombre? Hasta la fecha (y hasta donde llega mi conocimiento), dos de los mejores masáis en pruebas de fondo son Alex Korio y Daniel Salel. El primero no ha debutado todavía en maratón pero su marca de media (58’51”) hace pensar que puede ser el mejor masái en la distancia. El segundo sí ha corrido maratón aunque solo una vez y en Singapur, con el flojo resultado de 2h28’10” que no se corresponde con su 1h00’56” que tiene en media maratón.

En distancias intermedias, como por ejemplo el 1500, los masáis también dominan con el campeón del mundo en 2017 (y ganador de la Commonwealth 2018), Elijah Manangoi. De hecho, este atleta tiene un hermano llamado George Manangoi que le sigue los pasos de cerca y ya es campeón del mundo juvenil de 1500 en 2017, corriendo en casa.

Donde no parece que dominen tanto los masáis es en la categoría femenina. Entre sus tradiciones, claramente marcadas por un cabeza de familia masculino, la figura de la mujer no goza de demasiada libertad para practicar deporte, entre muchas otras limitaciones. Es verdad que poco a poco va mejorando esta situación de desigualdad, pero todavía falta mucho para conseguir una presencia significante de chicas masái en las competiciones de atletismo.

En conclusión: la típica tipología masái, longilínea y muy robusta, hace pensar que la distancia del 800 es su predilecta. Aunque siempre hay excepciones, su economía de carrera no parece lo bastante económica para aguantar los 42 kilómetros a ritmo alto; mientras, por otro lado, su potencia sí presume que pueden tolerar grandes ritmos sin desfallecer en los metros finales. Al fin y al cabo, su baile más típico consiste en saltar y saltar a gran altura sin apenas descanso. ¿No se parece esto a un 800? ¿Has intentado saltar a gran altura durante más de un minuto seguido?

Relacionados: