Home Material Adidas SolarBoost 3: la prueba
Material - Zapatillas - viernes, 30-04-2021

Adidas SolarBoost 3: la prueba

Adidas SolarBoost 3: la prueba

Fue en mayo de 2018 cuando adidas lanzó al mercado las Solarboost. Un modelo que venía a sustituir a las Energy, las primeras zapatillas de la marca en la que vimos debutar la aplaudida tecnología Boost. Esta tercera versión de las adidas Solarboost adoptan muchas de las soluciones tecnológicas que vemos en su hermana mayor Ultraboost, pero pretende ser un modelo algo menos amortiguado y más polivalente.

Las Solarboost son un camino intermedio entre unas zapatillas de máximo confort y unas mixtas. Destinadas a hacer entrenamientos más veloces. Si un corredor decidiera tener unas solas zapatillas para sus entrenamientos, un modelo que le sirviera tanto para sus rodajes como para sus días de velocidad, la mayoría de los perfiles de corredores deberían elegir estas Solarboost.

Zapatillas más sostenibles

No podemos dejar de destacar el compromiso de adidas con el medio ambiente. Desde hace años es público su trabajo conjunto con Parley. Ya en las Ultraboost20 y ahora en el modelo 21 la Ultraboost utiliza el tejido Primeblue, una tecnología sostenible que consiste en reciclar plásticos recogidos en los océanos para utilizar este poliéster en la construcción de la zapatilla. Pues bien, en las Solarboost debuta el Primegreen, también una tecnología de alto rendimiento y que se caracteriza, además, por no contener plástico no utilizado con anterioridad. Manifiesta adidas su compromiso con la intención de que el 50% de los plásticos utilizados sean reciclados en 2020 y el 100% en 2024.

Adidas SolarBoost 3

Las sensaciones de estas SolarBoost son algo diferentes a lo que estábamos acostumbrados y esto se debe, en parte, a la incorporación de nuevas tecnologías: Linear Energy Push (LEP) y Propulsion Rail. No estamos hablando de que cambien ostensiblemente, pero sí se hacen notar los cambios introducidos.

Podríamos decir que el Boost sigue siendo el protagonista de la amortiguación, el LEP mejora en la propulsión y el Control rail trabaja para mejorar la estabilidad.

Upper

No cabe duda de que el confort es una de sus principales características. Lo notamos nada más introducir en el pie dentro de la zapatilla, con un collarín muy acolchado que nos da la bienvenida y un talón en el que el aquiles está bastante liberado pero que queda suficientemente recogido con un ligero contrafuerte. Encontramos también una lengüeta fina, pero de grandes dimensiones. En esta ocasión no va unida a la malla superior, si no que queda unida a la suela, con un tejido muy elástico que no penaliza la movilidad del pie, y que hace que sea imposible que se mueva con el paso de los kilómetros.

En el interior, una plantilla igual de cómoda que el resto del conjunto y cero costuras que puedan provocar inoportunas rozaduras.

El upper está elaborado con una malla de alta tecnología en la que se habilitan diferentes refuerzos para mejorar el ajuste. Al empezar a correr con ellas notábamos esta malla algo rígida, pero lo cierto es que a medida que hemos ido sumando kilómetros con ellas nos ha acabado de convencer. Se trata de un enginereed mesh muy transpirable con una enorme sujeción gracias también al trabajo de algunos refuerzos termosellados.

Los encontramos en la puntera y a lo largo de los laterales, incluso por debajo de las tres bandas características de adidas que en esta ocasión son tres finísimas piezas. Estas piezas laterales, en el mismo color que la malla en su mayoría, pero en gris en la parte trasera, mejoran el ajuste al pie sobre todo en la zona del mediopie. Se nota ya que nos ayudará a correr más estable principalmente cuando acumulamos kilómetros y nuestra pisada no es tan eficiente. Por cierto, para asegurar un buen ajuste contamos con una cordonera de seis agujeros bastante separados entre ellos no nos aprieta para nada el empeine- y cordones planos que no hace falta hacer doble nudo si los atamos de forma correcta.

Mediasuela

adidas mantiene en la mediasuela el característico BOOST, un buenísimo sistema de amortiguación bajo la novedad. El Solar Propulsion Rail rodea toda la zapatilla proporcionando esa estabilidad que sobre todo necesitaremos cuando la fatiga empieza a notarse más.

Quizás esta estabilidad es uno de los aspectos más destacados del modelo a pesar de tratarse de un modelo sin control de apoyo. Ahí es donde actúa el Control Rail, una espuma que rodea toda la zapatilla y que un corredor con leve pronación como el que os escribe agradece en todo momento. Pero más aún cuando por la fatiga acumulada la pisada todavía es menos ortodoxa de lo que debiera.

Poco vamos a descubrir del tacto del Boost a estas alturas. Trabaja en conjunto con las novedades que encontramos bajo la mediosuela y, podemos afirmar, que ofrecen juntos un tacto firme que nos da seguridad al aumentar el ritmo de carrera, sin alcanzar, eso sí el rendimiento de una zapatilla mixta. Podríamos decir que este modelo está hecho para acumular rodajes diarios. Sin ningún tipo de problema para cualquier tipo de corredor. Y, que aguanta con firmeza los casi 80 kilos del probador a ritmos entre 4’30 y 5’15 el kilómetro.

Suela

En cuanto al trabajo del novedoso Linear Energy Push (LEP), que sustituye al anterior Torsion System, adidas nos lo anuncia como una ayuda para mejorar la reactividad de la zapatilla. Y es cierto que puede colaborar en ello, aunque lo notamos especialmente cuando aceleramos el ritmo. Es en ese momento cuando el LEP mejora el impulso además de ayudar a la estabilidad de la zancada. El LEP se hace visible ubicado por encima del caucho Continental de la suela, en forma de placa de plástico que coge buena parte de la longitud de la misma.

En la parte delantera se habilitan dos ‘palas’ que van desde el pie hasta los metatarsos y que ayudan sobre todo cuando levantamos el pie del suelo, convirtiéndolo en una pequeña catapulta para facilitar el despegue. No se trata de las zapatillas más reactivas de la gama adidas, pero responden si tenemos que apretar en algunos progresivos.

En la suela, todo un referente, la tecnología Continental, una de las mejores suelas de asfalto que nos ofrece excelentes rendimientos en cuanto durabilidad y agarre. Ya sea en asfalto como en caminos y en suelos secos y húmedos.

He acumulado tiradas de más de una hora y las zapatillas mejoran su efectividad a medida que sumamos kilómetros. Se trata de un modelo ideal para corredores de todo tipo de peso. Los más ligeros la utilizarán en rodajes y tiradas largas, mientras que los corredores más pesados tendrán en las Solarboost un buen aliado en distancias medias también.

Especificaciones técnicas adidas SolarBoost 3

  • Tipo de zapatilla: Entrenamiento
  • Peso: 318g
  • Drop: 10mm (32 mm / 22mm)
  • Precio: 160€

 

Recomendación RUNNING.es

  • Uso recomendado : cualquier distancia
  • Tipo de corredor: pisada neutra, aunque gracias al control rails pronadores también la podrán utilizar
  • Ritmos: > 4’30 min / km

 

Para confiar en tu carrera, necesitas confiar en tus zapatillas. Confía en el poder del running con SolarBoost 3. El sistema LEP te permite conseguir un retorno de energía óptimo, mientras que la tecnología Control Rail te proporciona un control y estabilidad total cada vez que te atas los cordones. La tecnología Boost es nuestro mejor sistema de amortiguación y respuesta hasta la fecha y se ha diseñado para aportar impulso, estabilidad y comodidad a tu carrera. Corre más y más rápido empleando menos energía.

Para más información sobre el nuevo modelo de adidas, visita su web.