Home Material Adidas Ultraboost: la prueba
Material - Zapatillas - miércoles, 15-04-2015

Adidas Ultraboost: la prueba

Se me hace muy difícil no empezar la pruebas de las nuevas Adidas Ultraboost hablando del claim que la marca lanzó sobre su nuevo modelo: la mejor zapatilla para correr del mundo. Sé que no será muy original la forma de comenzar esta review, pero llama tanto la atención que no se me ocurre otra forma de empezar que no sea comentando esto.

Me imagino que muchas discusiones habrán tenido entre marketing, ventas y producción antes de lanzar semejante afirmación. Decir algo así de una zapatilla te posiciona directamente en el disparadero: a expensas de todas las críticas además de ‘rebajar’ la calidad del resto de la gama, ya que estás diciendo que ésta es superior a las demás. Por tanto, muy seguro tienes que estar de ello.

La mejor zapatilla, se asegura. ¿Qué es la mejor zapatilla? La más rápida, la más cómoda, la que amortigua mejor, la que tiene un mejor equilibrio entre todo ello, para pronadores, para gente de 60 kilos, de 90… desde Running.es te decimos: la mejor zapatilla del mundo no existe. Cada corredor tiene la suya habida cuenta de las características de cada uno.

Pero bueno, no nos vamos a quedar solo en una campaña de marketing, estamos aquí para mucho más. Así que a resetearse y empezar a probar la zapatilla como tal, sin campañas que puedan beneficiarla o perjudicarla.

Hace algo más de dos meses las recibimos en la redacción. A primera vista uno ya rápidamente se da cuenta de que se trata de unas zapatillas diferentes. La alta calidad de los materiales nos indican que estamos delante de un modelo Premium. Discretas en cuanto a diseño y colores, aunque tengo que confesar que su diseño me resulta muy atractivo, se trata de un modelo neutro de amortiguación con un precio de tarifa de 180 euros y que prometen un 20% más de amortiguación que el modelo Energy.

Para empezar, la parte superior de la zapatilla la confían a un tejido sin costuras llamado Primeknit, una malla técnica con diferentes densidades según la zona del pie y que parece más tupida de lo que es: dejar transpirar al pie. Se trata de una tecnología que permite disponer de un upper completamente adaptable al pie, cómodo y sin ningún tipo de rigidez. Esta parte superior de la zapatilla está dispuesta como si de un calcetín se tratase y de esta forma nos las tendremos que calzar: ayudándonos de la gran lengüeta trasera dispuesta para ello. No son lo más sencillo del mundo para ponérselas en el pie, pero qué más da. Las ventajas de este sistema, similar al de un neopreno (aunque mucho más sencillo,) superan en mucho la pequeñísima incomodidad de calzárselas. Son comodísimas independientemente de la anchura del pie que tengas y me atrevería a decir que es prácticamente imposible que provoquen llagas en los pies. Se ajustan tanto que incluso los cordones parecen innecesarios.

Sin embargo, lo que caracteriza a las Ultraboost, como todos os podéis imaginar, no es el upper, si no es la disposición en toda la mediasuela del revolucionario material de amortiguación de Boost, poliuretano termoplástico, una maravilla. Hasta ahora, en los anteriores modelos de su gama, Adidas había combinado el Boost con la tradicional EVA. Ha sido en las Ultraboost cuando por primera vez la mediasuela está construida exclusivamente con, como ellos lo definen, cápsulas de energía.

El resultado, es de nuevo comodidad extrema. Incluso demasiado confort  hasta que uno se acostumbra. ¿Estamos hablando de exceso de comodidad? ¿Nos hemos vuelto locos? Bueno, la verdad es que las Ultraboost son un modelo de máxima amortiguación, ideal para correr a ritmos cómodos, sin exprimirlas, disfrutando de la carrera. Como si fuéramos a emprender un viaje con parajes de ensueño. Son ideales para salir sin mirar el reloj. Correr por el placer de correr. ¿Y si las exprimimos? Pues responden bien, la verdad. Mejor para ritmospor encima de 4 minutos el kilómetro que por debajo, al menos para alguien de 80 kilos como yo. Para ir más rápido, Adidas cuenta con otros modelos en su gama más recomendables.

 

Correr en con las Ultraboost es similar a la sensación de ir pisando almohadillas amortiguadas. Tienes la sensación de que tus articulaciones están agradecidas por el suave impacto que reciben. Eso sí, por suerte, el Boost se caracteriza por devolver parte de la energía que utilizamos en cada pisada, con lo que no se convierten en unas simples trotonas. Su tecnología se hunde y después rebota para ayudar a tu rendimiento.  Quizás la única pega viene cuando realizamos movimientos laterales y ejercicios multidireccionales, donde se echa en falta algo más de sujeción en el conjunto suela/upper.

En cuanto a la transición de la pisada, el encargado de ello es también original de este modelo. Se puede observar centrado en la suela que el Torsion System poco tiene que ver con los modelos anteriores. De densidad dual, es decir, con dos materiales de diferentes densidades, dota de estabilidad a la zapatilla para obtener una pisada suave y controlada, aunque no muy Racing. Apoyada esta sensación, además, con una  parte delantera algo más levantada de lo habitual.

En la suela, encontramos un caucho con perforaciones y micro tacos redondeados. Stretch Web le llaman y su principal característica es que se expande y se contrae dependiendo del movimiento del pie y de la fase del impacto en la que se encuentra. Con una apariencia espectacular, el agarre en seco es bueno, al menos en los 250 kilómetros que llevamos acumulados con ellas, aunque sí es cierto que empiezan a mostrar síntomas de desgaste en la parte delantera de la zapatilla. No os recomendamos utilizar la zapatilla en mojado, echarás en falta mucho más agarre.

Por último, nos falta comentar la parte más trasera de la zapatilla. Una pieza también original para este modelo. Se trata de un plástico duro lila que sirve de apoyo, que sujeta el pie de formas más que suficiente para encontrarnos firmes y que deja libre la parte del tendón de Aquiles, algo que deberían valorar aquellos corredores que sufren del tendón en esta parte del cuerpo.

En definitiva, Adidas ofrece un modelo de muy alta gama con estas Ultraboost. Un auténtico Rolls Royce con el que se puede disfrutar de entrenamientos placenteros y rodajes medios con todas las comodidades del mundo. 

Si quieres ver todas las fotos CLICA AQUÍ y AQUÍ