fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1
Fotos: Hoka

Andreu Blanes: «No siento más presión por tener un contrato profesional»

Andreu Blanes comenzó el año con el pie derecho. Acaba de firmar un contrato profesional para ser parte del equipo de atletas de Hoka.

Después de un 2022 muy intenso, en el que tuvo altos y bajos, el alicantino finalmente cuenta con el soporte de una marca internacional y puede dedicarse de lleno a lo que más le gusta: correr y entrenar.

Desde una remota casa escondida entre las montañas de Ávila, el atleta de 31 años nacido en Onil nos concede una entrevista para hablar de todo lo que pasó en 2022 y sus planes para 2023.

Entrevista a Andreu Blanes

¿Dónde estás en este momento?

Estoy en la montaña de Ávila, cerca de Madrid, en un sitio que me gusta para preparar el cross. No es muy alto, pero es suficiente para tener una adaptación de entrenamiento en altura. Me estoy preparando para el Campeonato de España de Cross, que es el 29 de enero.

¿Qué expectativas tienes para este Campeonato?

El año pasado quedé quinto, cerquita de las medallas. Este año, además, tenemos el Campeonato del Mundo, un mes después. Entonces, quiero intentar pelear por las medallas y por una clasificación al Mundial.

Has fichado recientemente para Hoka. ¿Qué significa para ti?

Para mí es un paso adelante muy importante en mi carrera. Ya había colaborado con ellos, llevo dos años usando su material. Pero firmar un contrato profesional es un paso adelante que me permite dedicarme cien por cien a lo que me gusta y me da la tranquilidad de poder prepararme sin pensar en otras cosas.

¿Sientes más presión ahora que corres para una marca?

Yo tengo 31 años. Lo malo es que ya soy bastante mayor, ojalá hubiera podido vivir de esto más años. Lo bueno es que ya me pilla «crecidito». He visto a mucha gente presionarse por las marcas, los contratos y demás. Yo tengo la conciencia muy tranquila de que esto lo hago por mí y ellos me apoyan. La presión va a ser la misma porque yo soy muy exigente conmigo mismo. Al final, se trata de hacer lo que te gusta y no siento más presión por tener un contrato profesional.

Eres un atleta versátil que practica diferentes disciplinas, tanto en pista como en asfalto, cross y trail. ¿Cómo organizas tus entrenamientos?

Mi objetivo a largo plazo lo tengo muy claro; es intentar llegar a los Juegos Olímpicos en los 3.000 m obstáculos. Puede parecer un poco extravagante, pero vengo del mundo de las carreras de orientación, que es una disciplina no muy conocida, pero que se corre por la montaña. Entonces esa parte técnica y esa adaptación al trail me viene muy bien y siempre que puedo me gusta meter algo así en el calendario. Como el año pasado, que no pude correr en pista por problemas de salud y en verano hice trail y me fue muy bien.

¿Crees que tu entrenamiento de pista te sirve para la montaña y viceversa?

Hay una base común, que es correr. Se trata de tener una capacidad aeróbica muy grande, entonces creo que se complementan muy bien. Pero sí que es verdad que a la hora de preparar una competición específica no puedes andar mezclando porque entonces pierdes adaptaciones más precisas que se necesitan para el día de la carrera.

El 2022 fue un año muy intenso. Ganador en Sierre-Zinal y sexto en el Mundial de Trail. ¿Qué balance haces?

Es difícil de valorar, porque fue un año que empezó con un quinto puesto en el Campeonato de Cross, que para mí era un resultado muy bueno. Luego vinieron cinco meses muy duros, en los que no sabía si podría volver a correr porque mi cuerpo no reaccionaba bien. Fueron cinco meses de dudas. Luego, la segunda parte del año, con el resultado de Sierre-Zinal y el Mundial de Tailandia, el Europeo de Cross que al final me quedé afuera por muy poquito, ha sido una experiencia que he disfrutado más. Incluso viniendo de donde venía. Ha sido un año de altos muy altos y bajos muy bajos.

Entrevista a Andreu Blanes

¿Has vuelto a tener efectos negativos por la vacuna del covid?

Esos cinco meses fueron muy duros. Mi objetivo pasó de ser deportivo a ser la búsqueda de una solución. Estuve viendo a un montón de médicos y demás. No sé realmente cuál fue la clave para recuperarme, pero en junio, de repente, el cuerpo empezó a reaccionar bien. En Sierre-Zinal, cuando competí, dije «vale tío, esto está olvidado». Casi me alegraba más por eso que por el resultado de la carrera.

¿Recibiste alguna explicación médica de por qué te afectó la vacuna?

Algunos médicos hablaban de que la tercera dosis la pusieron a todo el mundo, pero no todo el mundo la necesitaba. Se pudo crear ahí una especie de sobredosis de inmunidad que desequilibró el sistema inmune. Esa es una de las explicaciones. Otro médico me estuvo explicando procesos más detallados, relacionados con inflamaciones internas y proteínas que crean reacciones en el cuerpo, pero yo como no soy médico no puedo explicarlo.

¿Cómo viviste la noticia del positivo de Kangogo y tu victoria en Sierre-Zinal?

Justamente estaba donde estoy ahora, en la misma casa, con mi mejor amigo preparando el Mundial de Tailandia. Un día me fui a entrenar y, como aquí no hay cobertura, no tuve internet hasta que volví a la casa. Cuando llegué, mi amigo empezó a decirme de todo y yo dije «¿qué está pasando?». Luego te pones a pensar y tampoco cambia mucho. El día de la carrera es el día de la carrera. Yo por suerte lo exprimí al máximo. También por venir de donde venía. Mi victoria era superar el bache de la vacuna del covid, esto fue un extra. Es difícil encajar algo como el dopaje de alguien que te ha ganado, pero es algo que sabemos que puede pasar. Hay que luchar contra ello, pero cuando te llega tampoco te puedes ofuscar, porque si no te irás del deporte más pronto que tarde.

¿Volviste a hablar con Kangogo después del positivo?

No, qué va. Dudo que aparezca mucho más por las carreras, por lo menos hasta que se cumpla la sanción. Nadie va a saber de él, seguramente.

¿Qué objetivos tienes para 2023, más allá del Campeonato de Cross?

En primavera o en la temporada de pista me gustaría preparar los obstáculos, que al final es la prueba por la que decidí dejar el mundo de la orientación y venir al atletismo. Por unas u otras circunstancias, casi en ningún año la he podido preparar y tengo ganas de hacerlo esta temporada. Prepararla tranquilamente y ver dónde está mi límite, porque creo que no estoy cerca aún de mis mejores marcas en esa prueba. Quiero ver si el sueño olímpico es factible o no.

La mínima para París 2024 en 3.000 m obstáculos es 8:15.00, casi 20 segundos menos que tu marca personal. ¿Cómo lo ves?

Dicho así parece una locura (risas). Pero creo que al final la Federación Internacional (World Athletics) está tirando mucho al World Ranking. De hecho, en España, de todos los que han ido este año a las internacionalidades, solo Dani Arce la hizo, y por muy poquito. Y, además, creo que no le vale para los Juegos. Habrá que ver qué españoles son capaces de correr en menos de 8:15.00 y luego ver el World Ranking cómo queda, para gestionar la clasificación de la mejor manera. La verdad es que hay que estudiar bien el sistema porque es muy complejo.

Entonces te seguiremos viendo tanto en la montaña como en la pista.

Sí, espero que más en la pista. Pero, si puedo, algo de montaña se escapará por ahí.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1