fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Apuntar entrenos para conocerse mejor

Hará unos 20 años, después de un periodo en el que había dejado de entrenar, y para ver mi evolución, decidí apuntar los entrenos en una libretita. Estaba en muy baja forma debido a varias circunstancias. Primero a una pulmonía que cogí, luego porque me torcí el tobillo y después porque me puse a preparar la selectividad. El caso es que en 1992 prácticamente había dejado el atletismo. Tras el verano y después de empaparme de los JJOO de Barcelona, donde seguí al dedillo casi todos los deportes, recuperé las ganas de entrenar. Después de unos meses de inactividad, me encontraba fatal y una forma de motivarme fue ir apuntando los entrenos para poder ir comparando una semana con otra y comprobar así como iba mejorando poco a poco.

PUBLICIDAD Content_1

Pronto esta información se fue volviendo cada vez más detallada y estructurada. Apuntaba la fecha, el lugar, la hora, los ritmos, los kilómetros, la compañía, las condiciones climatológicas y cualquier aspecto que pudiera influir en mi rendimiento. De vez en cuando también apuntaba mi peso y solía también poner post-datas sobre alguna actividad extra-deportiva que hubiera podido tener aquel día. En definitiva se fue convirtiendo en una especie de diario, principalmente deportivo, aunque con algunas referencias de mi vida personal que me harían entender en un futuro las condiciones físicas y psíquicas en las que entrenaba en un periodo concreto.

Con el paso de los años estos diarios han ido adquiriendo cada vez más valor. Para mí son una fuente de información impresionante. En la distancia, y con la experiencia acumulada de los años, uno se va dando cuenta de las causas o las razones por las que rendía más o menos, ves incluso los errores del pasado y aprendes a conocerte mucho mejor en el presente. Llegas a entender muchas cosas y aprendes a entrenar para obtener el máximo rendimiento dentro de unas determinadas posibilidades.

Lamentablemente los años pasan inexorablemente y aunque ahora ya no puedo volver atrás para cambiar ciertas cosas, al menos tengo un documento escrito donde puedo seguir al detalle el recorrido que he hecho hasta este mismo momento. Hoy, como atleta popular, sigo apuntando mis entrenamientos, aunque éstos poco tengan que ver con mi época de profesional. Sí se parecen más a mi época de júnior, aunque entonces tenía una mentalidad mucho más voraz y competitiva que ahora. En cualquier caso, toda esta experiencia acumulada me sirve para aconsejar a otros corredores y ayudarles en ciertos aspectos en los que yo tengo una más amplia perspectiva. En esos 20 años de apuntes se puede ver la película completa de un niño que empieza a correr para divertirse y que acaba convirtiendo su diversión en una profesión, para luego convertir la carrera en un hábito saludable donde sólo busca disfrutar.

Así pues, creo que para todo aquel que no lo haga aún, es un buen momento para empezar a apuntar sus entrenos diariamente. La idea es no obsesionarse con la comparativa de una temporada con otra, si no la de aprender a conocerse a uno mismo y entender nuestra propia evolución como runner.

PUBLICIDAD Content_2

 

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8