Home Noticias Entrevistas “Ara o Mai” el nuevo libro de Núria Picas
Entrevistas - Noticias - lunes, 25-03-2019

“Ara o Mai” el nuevo libro de Núria Picas

Núria Picas (Manresa, 1976) ha ganado todo lo habido y por haber dentro del mundo del ultra trail. Sin embargo, la lucha más difícil la está librando ahora mismo contra ella misma. Mejor dicho, con una lesión en el pie izquierdo que le trae de cabeza. La doble ganadora del Ultra Trail World Tour (2014 y 2015) no tira la toalla con facilidad. De hecho, no descarta poder volver a correr el UTMB, la prueba que ganó con tanto sufrimiento en 2017. Es ahora o nunca, un lema que ha traslado al libro que acaba de sacar a la venta justo hace menos de una semana (“Ara o Mai”, Editorial Planeta). Desde la madurez de sus triunfos y fracasos reflexiona acerca de la vida que, con la resiliencia como bandera, la ha llevado hasta el momento actual.

“Vivo el día a día, no sé si voy a correr el UTMB, pero la inscripción la tengo hecha, por si acaso”

 
-Las primera páginas de tu nuevo libro (“Ara o Mai”, Editorial Columna) pueden chocar al lector. En un texto muy emotivo e intenso, muestras tu odio (temporal) por el hecho de correr. ¿Mantener este odio a raya es lo que te hace avanzar ahora mismo?

¿Cuántas veces en la vida hemos odiado aquello a lo que hemos dedicado tanto tiempo y en lo que hemos puesto toda nuestra energía? (se cuestiona, abiertamente y sigue). ¿Cuántas veces hemos odiado en algún momento lo que tanto habíamos querido previamente? Amor y odio, son dos conceptos separados por una línea muy fina. Lo que realmente me hace avanzar ahora mismo es no perder la genuinidad, ser yo misma y hacer lo que realmente me llena y me gusta en todo momento. Hay que reinventarse para seguir avanzando, para seguir creciendo como deportista y al fin y al cabo como persona.

 

-Dices que “quien tiene un sueño tiene un tesoro”. En tu caso lo lograste en 2017, cuando en tu 4ª tentativa pudiste ganar la carrera de ultra trail más prestigiosa del mundo, el Ultra Trail del Montblanc (UTMB). Una vez tachado este sueño, ¿qué sueños nuevos te quedan por cumplir?

Algunos dicen que si no soñamos no estamos vivos. Hay que tener objetivos para mantener la llama viva y no sólo a nivel deportivo. Mi sueño es ver cómo crecen mis dos hijos, Arç y Roc. Verlos felices, y también ver feliz a la gente que me rodea. Mi sueño también es la libertad y que se haga justicia en este país (en alusión a todo el proceso político en el cual está inmersa Cataluña). Mi sueño es seguir haciendo deporte y dar lo mejor de mí en cada ámbito. Mi sueño también es grabar trece capítulos nuevos de “Aire Lliure” –a la serie de TV3 que ha presentado recientemente- y que queden igual de bien que los de la primera temporada. Mi sueño es continuar soñando y haciendo lo que me llena para sentirme bien (reflexiona con la mirada fija en el horizonte, siendo muy sincera).

 

-Este año estás compitiendo mucho en bicicleta y corriendo mucho menos, ya que el año pasado –en la Madeira Island Ultra Trail- te resentiste de una lesión en el hueso astrágalo de tu pie izquierdo. ¿Cómo te encuentras?

La verdad es que vivo el día a día. Desde que me lesioné escalando en Montserrat y este hueso se me rompió en mil pedazos, siempre me ha dolido mucho. Incluso me dijeron que no podría volver a correr nunca. Pero es que en la isla portuguesa me hizo mucho más daño del normal, del que ya estaba acostumbrada a tolerar. Tengo el cartílago muy tocado y no se regenera, a no ser que tengas menos de 20 años. Estoy corriendo un par de veces por semana, pero lo mejor de todo es que he podido redescubrir otra vez el mundo de la bicicleta, que siempre me ha apasionado. Paso muchas horas encima de ella. Estoy feliz con lo que hago. Si puedo volver a correr con regularidad, pues genial, y sino seguiré con la bicicleta.

 

-¿Cómo te lo haces para entrenar cuando, tal y como dice tu doctora –la doctora Carme Comellas, también de Manresa- no puedes correr teniendo este hueso y el cartílago como lo tienes?

Sí, es cierto, la doctora Comellas me dijo en su día que no podría volver a correr. Pero se sigue sorprendiendo de cómo pude ganar en 2017 el UTMB teniendo el pie como lo tenía. Hay muchas formas de entrenar. Como te decía, monto mucho en bici, tanto en carretera como por montaña. También hago Trabajo de fuerza en el gimnasio y, de vez en cuando, me dejo caer por la montaña mágica, Montserrat. Mi cuerpo funciona muy bien. Mi pie no tanto, pero veremos cómo evoluciona el dolor.

 

-Soy consciente de que ahora mismo no te planteas qué vas a hacer mañana como para saber si el 30 de agosto, a las 18:00 horas, estarás en la salida del UTMB en Chamonix. Pero me imagino que es una cuestión que ronda por la cabeza de forma recurrente.

(Sonríe antes de responder). Sinceramente, me lo estoy planteando, pero todavía no he tomado una decisión definitiva. La inscripción la tengo hecha, por si acaso, pero ahora mismo voy al día a día (y vuelve a sonreír, buscando nuestra complicidad). Si me veo motivada y con fuerza, ​​iré. Y si no es el caso, iré igualmente a seguir la carrera con mis hijos. La UTMB es una carrera que ya he ganado. Estoy en paz con esta carrera y aún más con mi trayectoria deportiva, no puedo pedir más.

 

-De esta forma, ¿qué objetivos deportivos tienes este año?

Lo que tengo claro es que hasta el mes de junio iré sobre ruedas. Y a mitad de año, veremos en qué punto me encuentro. Como te decía antes, no me lo planteo ahora mismo. Si tengo ganas y el dolor del pie me respeta, haré 2 o 3 carreras de larga distancia y, de esta forma, veré en qué punto me encuentro. Sólo correré si tengo ganas, eso es lo primordial.

 

-Y uno de estos episodios sobre dos ruedas te llevará hasta Marruecos. Por primera vez vas a participar en la Garmin Titan Desert. ¿Cómo te tomas esta nueva aventura en una persona especialmente inquieta y que siempre apuesta por nuevas experiencias como eres tú?

Como bien dices, me gusta vivir nuevas aventuras, salir de la zona de confort que me regala mi deporte para probar nuevas disciplinas. Esto también me ayudará a mejorar en mi situación con el pie, estoy segura de ello. Será una gran experiencia, en el corazón de Marruecos y sufriendo la gota gorda. En definitiva, experiencias duras que al final te acaban enriqueciendo. Para mí, este es el auténtico patrimonio que me llevaré de la vida, vivir experiencias

 

-Hablando de páginas ya escritas, la del UTMB ya tiene su check particular, tal y como repasábamos anteriormente. No podemos decir lo mismo de la 5ª montaña más alta del planeta, el Makalu (8.463 metros). Por diferentes motivos, no has podido llegar a la cima en tus dos intentos anteriores. ¿Crees que tienes una cuenta pendiente con esta montaña para intentar aquello de “a la tercera fue la vencida”?

El Makalu fue una experiencia brutal, especialmente mi segundo intento, en el que estuve a punto de morir. Escribiendo este capítulo del libro, las lágrimas no dejaban de brotar de mis ojos y no me dejaban avanzar. No fue el Makalu quien me lo hizo pasar mal, sino una neumonía que casi me deja a 7.600 metros de altura para siempre. Fue la lucha pura y dura por la supervivencia, tracé un plan in extremis que funcionó, y a día de hoy, por suerte, se lo puedo explicar. Tal y como cuento en el libro, no necesito volver allí, pero tampoco lo puedo descartar.

 

-La lucha por la vida cobra su parte más cruda y real en este capítulo del que hablas. Pero eres una persona muy testaruda, con una capacidad mental muy fuerte. Y la mente marca la diferencia, como dice tu coach Gemma Calmet. ¿La cabeza es tu punto más fuerte?

Me gusta decir que los primeros setenta kilómetros de un ultra se corren con las piernas y el resto se corren con la cabeza. Hay que tener la mente y el cuerpo al 100% para tener éxito en nuestro deporte. Gemma Calmet me ayuda a entrenar la parte más cerebral.

 

-Conciencia, siento, no pienso. ¿Cuántas veces habrás repetido en carrera esta frase de Manuela Kant?

Millones, seguro. Es como un mantra que me repito una y otra vez en momentos determinados. Muchas veces me piden en qué pienso mientras corro y mi respuesta es que pienso en correr. Conciencia, siento, no pienso.

 

-Y la última, ¿te consideras una rebelde con causa?

(Ríe abiertamente mientras nos contesta). Sí, me considero una rebelde con causa. Soy rebelde, soñadora, luchadora e inconformista.

 

Unos atributos que le han llevado a ganar las carreras y campeonatos más importantes del mundo del ultra trail. Esperemos que también sean ese mantra que, repetido millones de veces, le transporte hasta la ciudad por excelencia del departamento de la Alta Saboya para los corredores. Y pueda empezar corriendo siguiendo el ritmo de “Conquest of Paradise” de Vangelis. Vuelve a ser, ahora o nunca.