Home Club Running Asics, el pulpo y los tabi
Club Running - jueves, 23-05-2013

Asics, el pulpo y los tabi

La actual Asics fue fundada por Kitachiro Onitsuka, que pensó que el deporte era el mejor modo de hacer crecer un Japón deprimido después de la Segunda Guerra Mundial. Con el poco comercial nombre de Onitsuka Tiger, creó sus primeras zapatillas, en este caso de baloncesto, inspirado en las ventosas de un pulpo. Para correr prefirió las tradiciones niponas y a juzgar por los resultados, parece que le fue bien. Onitsuka creció hasta reconvertirse en la actual Asics, una marca íntimamente relacionada con el running sin perder sus raíces japonesas. 
La tradición del maratón en Japón se relaciona con los monjes del Monte Hiei, que practican una prueba de ultrarresistencia conocida como "El reto de los 1000 días" y en la que se llegan a recorrer 85 km diarios. De aquellos monjes puedes aprender mucho, pero no de su material ya que en sus carreras tienen que llevar consigo incluso libros de cánticos. Curiosamente, hay quien cita a los monjes de Hiei como una de las referencias clave en el cuanto a calzado minimalista y barefoot.
Pero Onitsuka no pensó en los monjes. Si hablamos de calzado japonés, posiblemente pienses en los Tabi, aquellos que separan el dedo gordo del resto. Así hizo también Kitachiro Onitsuka cuando creó las zapatillas con las que Shigeki Tanaka ganó el maratón de Boston en 1951, una extraña característica que poco después quedó olvidada. ¿Se trataba de mantener una tradición o realmente mejoraba el rendimiento?
En 1996 Nike retomó la idea para la Rift, un modelo que pretendía ser de rendimiento aunque pronto se convirtió en una zapatilla de moda. En 2006 Onitsuka  lanzó la Marathon Tabi, y mas tarde las Okatabi, con versiones de lujo que rondaban los 600€. La misma idea ha sido llevada al extremo por Vibram, aunque el último campeón en atreverse sigue siendo Shigeki Tanaka.

@seizenine