Home Material Asics Gel Nimbus 15 vs Cumulus 15
Material - Zapatillas - jueves, 31-10-2013

Asics Gel Nimbus 15 vs Cumulus 15

No son pocas las veces que nos han preguntado la diferencia de las Nimbus y las Cumulus de Asics y, aunque creemos que en versiones anteriores quizás éstas eran mayores, en la versión 15 han aproximado su rendimiento.

Por suerte para los corredores, lo han hecho en positivo. Es decir, las Nimbus siguen manteniendo la excelencia de la que sus últimas versiones han hecho gala y las Cumulus cada vez se le parecen más en cuanto a amortiguación y rendimiento. En este comparativo no vamos a analizar en lo que se asemejan, ya que comparten multitud de tecnología, sino en lo que se diferencian para que así cada corredor elija lo que mejor le vaya.

Pero antes de empezar a diseccionarlas, vamos a comentar de qué tipo de zapatillas se tratan. Las Gel Nimbus son el buque insignia de Asics como neutra de amortiguación y, sin duda alguna, una de las referencias dentro del mercado del running. Ahora han alcanzado su 15ª edición ofreciendo una comodidad y amortiguación sin parangón para aquellos corredores que tengan una pisada neutra. Su hermana pequeña Cumulus, que también cuenta con una enorme legión de seguidores, cumple igualmente 15 ediciones y lo hace quizás en mejor forma que nunca, dando un salto cualitativo en cuanto a rendimiento. Si las versiones anteriores ya eran muy preciadas, creemos que con esta revisión todavía gustará más a aquellos corredores neutros o ligeramente supinadores que busquen amortiguación pero que no consideren necesario optar a una gama tan alta como las Nimbus.

¿Y por qué la Nimbus se sitúa en lo alto de la gama? Por precio, pensarán algunos. Sí, por precio sí. Está claro. Los 169 euros de tarifa las sitúan en la parte alta de las zapatillas en este aspecto. Pero una vez salvado este escollo (aquellos que puedan y quieran) se van a encontrar delante de una delicia. Unas zapatillas construidas con los mejores materiales y dotadas de la mejor tecnología de la marca japonesa que justifican el desembolso realizado. A primera vista esa es la primera diferencia con las Cumulus, los 34 euros del precio de tarifa, pero obviamente las diferencias nos acaban en el precio.

Empecemos por la parte superior, el upper. En las Nimbus encontramos la presencia, por primera vez en la marca, de la tecnología FluidFit, unos refuerzos elásticos que van en cuatro direcciones ubicados en ambos laterales y que proporcionan mayor ajuste que en las Cumulus. La ausencia del FluidFit hace que éstas últimas sean un poco más flexibles, amplias y adecuadas para quienes tengan los pies más anchos.

El ajuste todavía se ve acrecentado en la zona del talón de la Nimbus, donde un soporte de plástico duro (Heel Clutching System) todavía la estructura más respecto a la Cumulus.

En carrera, este menor ajuste y más libertad de pie no penaliza a las Cumulus. Para comprobarlo, hemos realizado incluso un par de entrenamientos con ambas zapatillas, una distinta en cada pie, una situación que ha levantado más de un comentario y risita disimulada con viandantes que nos cruzábamos. El resultado es que se trata de una cuestión de sensaciones y de preferir o no sentir en los pies el mayor acoplamiento de las Nimbus con el pie. Nosotros sí nos hemos sentido más cómodos. Y en este caso no ha influido en absoluto la construcción de la malla. A pesar de que no comparten diseño, ambas son flexibles, abiertas y hemos notado el mismo índice de transpirabilidad.

La segunda diferencia, y la más importante, la encontramos bajos los pies. Es la mediasuela y afecta a la amortiguación. Si nos interesa este tipo de zapatillas está claro que buscamos un modelo que suavice nuestros impactos contra el suelo. ¿Pero cuánto? Aquí creemos que viene la reflexión que el cliente potencial debe hacerse antes de decidirse por una u otra: ¿Cuánta amortiguación necesito? 

Si tu respuesta es “la máxima posible” no hay duda. Tus zapatillas son la Nimbus. Difícilmente encontrarás un modelo tan cómodo, efectivo y amortiguado como ellas. La culpa la tienen principalmente los seis módulos de gel (tres en la parte delantera y tres en la trasera) que Asics ha ubicado en las Nimbus por los tres (dos atrás y uno delante) de las Cumulus, aunque ceñirnos sólo a la cantidad de gel sería una temeridad por nuestra parte. Éstas últimas confían su mediasuela al Solyte, un polímero exclusivo de ASICS que aporta la misma amortiguación duración e impulso que el más tradicional SpEVA, pero que es la mitad de ligero. Pero en las Nimbus, al igual que ocurre con las nuevas Kayano 20, han estrenado una nueva tecnología en este aspecto: el FluidRide: la última aportación en cuanto a mediasuela que proporciona la mejor combinación de propiedades de rebote y amortiguación con menor peso aún y una durabilidad excepcional.

A la hora de correr esto se traduce en que las Nimbus absorben de forma más esponjosa los impactos mientras que las Cumulus tienen un tacto un poco más duro, más racing si se me permite la licencia. Aunque ambos modelos son ideales para realizar largas tiradas a ritmos medios y lentos (por encima de 4’30), las Cumulus en este caso pueden ser un poco más versátiles a la hora de encarar entrenos o carreras de media distancia, como 10 km. En este sentido, las Nimbus las consideramos más especialistas en rodajes de larga distancia por su gran capacidad de amortiguación mientras que las Cumulus son algo más polivalentes. Además, la diferencia de peso colabora en gran parte a ello. En una talla 11’5 USA (46 EURO) hemos registrado 390 gramos las Nimbus y 365 gr. las Cumulus.

En definitiva, estamos ante dos excelentes opciones como rodadoras y sólo pequeños detalles, tanto por parte de la zapatilla como del corredor (peso y ritmo) decidirán cuál de las dos es más adecuada.