Home Material Asics Gel-Nimbus 17: la prueba
Material - Zapatillas - martes, 09-06-2015

Asics Gel-Nimbus 17: la prueba

A cualquier corredor mínimamente puesto en el tema de las zapatillas el nombre de Nimbus le evoca amortiguación: una zapatilla de entrenamientos cómoda, efectiva, de gama Premium y para corredores con pisada neutra. Más o menos esa una definición acertada de lo que Asics Gel Nimbus significa en nuestro mercado. Pues bien, la versión 17 no cambia nada en eso.

Sin embargo, en esta ocasión, en vez de evolución del modelo podemos incluso estar hablando de revolución habida cuenta de las novedades que se introducen. Asics ha seguido la línea que otros fabricantes iniciaron no hace mucho de reconstruir la parte superior de la zapatilla. No sólo ofreciendo un upper sin costuras para evitar rozaduras, sino eliminando algunos elementos quizás superficiales que la penalizaban en cuanto al peso.

Desde Asics aseguran que las Nimbus 17 pierden unos gramos respecto a las 16 (obviamente dependiendo de las tallas). Y tanto en su aspecto como en los pies da esa sensación. Los datos oficiales dicen que en talla 9 USA la versión 16 pesa 325 y 317 gramos la versión 17 con plantillas y cordones puestos. En nuestro caso, la diferencia ha sido menor y en talla 11 USA (45 EU) nos ha pesado 355 gramos la nueva zapatilla mientras que han sido 358 gramos la versión 16, 3 gramos de diferencia.

El culpable de esta dieta bikini, la verdad más en las sensaciones que en la báscula, es el nuevo FluidFit, una tecnología que combina una malla elástica multidireccional. En este caso con ligeros refuerzos elásticos que incluso se adaptan al movimiento del pie del corredor, algo que sin duda le favorece, ya que ayuda a que sea un modelo más dinámico, sin duda un gran punto que se apunta esta versión 17. Además, no tiene costuras y da un importante salto adelante en cuanto a diseño y modernidad, que también le hacía falta. Por otra parte no penaliza el ajuste que disponía la versión anterior a pesar de facilitar algo más de libertad a los pies de aquellos que los tengan un pelín más anchos de la media.

Esta malla más flexible es igual de transpirable y cuenta con material reflectante 3M para hacernos más visibles por la noche. Repite el collarín de entrada del pie: ancho, acolchado y con muy buena sujeción del tobillo gracias en parte a los refuerzos de plástico duro del talón, también ligeramente aligerados. La lengüeta, por su parte, es exactamente la misma que en la versión anterior. Quizás podrían haber ahorrado unos gramos ahí rediseñándola aprovechando el cambio general del upper, aunque no hay que perder de vista que estamos con el modelo de amortiguación buque insignia de Asics. Una auténtica rodadora devora kilómetros que ofrece una sensación increíble de comodidad y que es ideal para aquellas salidas en los que la velocidad no cuenta para nada. Asics pretende que viajemos en un butacón de Firts Class.

La marca japonesa, además, se ha preocupado de mejorar la experiencia en cuanto a la amortiguación con la evolución de su tecnología Fluidride. Esta mediasuela, que debutó hace 2 años, dispone de dos capas de espuma de diferente densidad para amortiguar el impacto y retornar la energía en forma de impulso. En esta versión 2.0 es más ligera, pero aporta mayor absorción de energía. En cuanto a la suela, pocos son los cambios que encontramos, más de disposición y diseño de de las placas de caucho AHAR+, que otra cosa. Eso sí, el nuevo dibujo de éstas aporta mayor agarre al suelo, muy de agradecer en mojado.

Que nadie espere una respuesta reactiva tras el impacto, no lo pretende. El trabajo del Fluidride y del gel, visible tanto en la zona del talón como en la parte exterior del medio pie, se centra en que el corredor reciba el menor impacto posible, con lo que al pisar notaremos como la mediasuela se hunde y la transición prima más la comodidad que la efectividad.

Ese es en definitiva el carácter de la Nimbus y la clave del éxito de esta zapatilla: la comodidad y amortiguación referente del mercado. Y si además, ahora es un pelín más ligera y más efectiva, miel sobre hojuelas. Una zapatilla dirigida a corredores con pisada neutra o plantilleros que deseen disponer de una zapatilla de máxima amortiguación para sus tiradas largas. Eso sí, a un precio de tarifa de 175 euros. La tecnología se acaba pagando.