Home Entrenamiento Consejos Aumenta tu velocidad con fartleks
Consejos - Entrenamiento - miércoles, 31-07-2019

Aumenta tu velocidad con fartleks

De bien seguro que si quieres mejorar tu marca personal en una carrera, te habrás planteado cantidad de métodos para hacerlo variando tus entrenamientos. Uno muy efectivo es el fartlek y seguro que has oído hablar de este tipo de entrenamiento pero que nunca lo has introducido en tu rutina. Pues, con lo que te vamos a explicar y los ejemplos, ahora ya no tendrás excusas para no hacer fartlek algún día en tu semana de entrenamiento.

¿Qué es el Fartlek?

Fartlek es una palabra que proviene del sueco y traduciendo significa "juego rápido". El Fartlek no es un entrenamiento con una ruta o distancia medida específicamente, sino que se trata de un entrenamiento que alterna distintas velocidades de carrera en distancias variables.

Así, no es un entrenamiento estructurado, sino que implica variar la velocidad de la sesión de entrenamiento. No solo le exige más a tu sistema, además te ayuda a variar la técnica de carrera durante tus entrenamientos.

Ejemplos de sesiones de fartlek

Si no sabes cómo introducir fartlek, te damos algún que otro ejemplo.

Empieza calentando a trote durante 5 minutos. Tras esto, fíjate un punto específico de referencia (puede ser un árbol o una farola) y luego corre a una velocidad concreta (a tu elección, pero puedes ir al 75% de tu velocidad máxima) hasta el sitio. Al llegar, cambia la velocidad (más despacio) para recuperarse.

A continuación, ponte otro punto de referencia y corre hacia este a una velocidad distinta (por ejemplo, el 90%). Y así repetidamente, tantas variaciones como creas hasta terminar tu rutina. Tal vez no te salga mucha distancia, pues no es el objetivo del fartlek. Pero sí que será un entrenamiento exigente para tu metabolismo y terminarás con la sensación de haber hecho los deberes, ya que se basa en la dificultad o facilidad que quiera implementar el corredor.

Otros ejemplos de fartlek

Hacer un fartlek es muy sencillo. Tan solo debes ponerte un tiempo límite de la sesión, por ejemplo unos 45 minutos, y correr diferentes distancias a distintas velocidades para alternar ritmo rápido, lento, sprint y resistencia.

Puedes correr 50m cuesta arriba, correr 1.000m con peso añadido sobre una pista, caminar cuesta abajo o hacer sprints cortos alternados con correr, trotar o incluso caminar de manera continua.

Aunque el objetivo principal es correr rápido en tramos cortos, un fartlek no es una tarea fácil. La intensidad y, en consecuencia, la efectividad de las sesiones es porque el atleta es capaz de exigirse y esforzarse.

Así que si te ves capaz de exprimirte al máximo, empieza a introducir fartlek en tu rutina y verás los resultados en tu velocidad.