Home Material Accesorios Calcetines Arch Max Run: la prueba
Accesorios - Material - miércoles, 17-06-2015

Calcetines Arch Max Run: la prueba

Está fuera de toda duda la importancia de vestir con prendas de calidad para correr. El running es un deporte de impacto y si utilizamos los materiales adecuados podremos evitar rozaduras, ampollas, irritaciones e incluso lesiones. Los calcetines no iban a ser menos. Es más, en algunos casos, los corredores utilizamos calzado de más de 150 euros con un upper sin costuras, que sujete bien el pie y miles de tecnología y lo combinamos con unos calcetines de… de dudosa condición, digamos.

En este sentido, la empresa española Arch-Max ofrece unos calcetines de calidad, con tejidos de altas prestaciones y que destacan por ser cómodos, ligeros y transpirables. Pero es que además, presentan un valor añadido respecto a la competencia: estabilizan el pie y ayudan a mantener más erguido el arco plantar reduciendo de esta forma el impacto en el pie y las posibilidades de lesión.

Desde Arch Max nos aseguran que previenen lesiones como la fascitis plantar, la periostitis tibial y los esguinces de tobillo. Os soy sincero, con mis conocimientos no me veo con la capacidad de asegurar lo mismo. Sí lo hace Alfonso Martínez Nova, Director del Grupo de Investigación BiOPiEX: “los Calcetines Arch Max realizan una sujeción adecuada del pie, siendo beneficiosa en pies valgos o pronados. Estos calcetines pueden ser un buen método para prevenir la aparición de fascitis en el pie o bien resultar un buen coadyuvante si la patología se ha instaurado”.

Estos calcetines, con diferencia entre el pie izquierdo y el derecho, tienen una particularidad al ponérnoslos. Una vez introducido el pie, hay que estirar los elastómeros laterales para que nos proporcionen la tensión necesaria a la parte inferior del pie (fascia plantar). Las fibras inteligentes permiten que la tensión aplicada permanezca de modo constante. Pellizcando y bajando o subiendo los 2 elastómeros (2 líneas elásticas) de la parte superior, estableceremos la tensión que se necesite en el punto que más nos guste, empleando el perímetro del pie entre la fascia y el puente como base para aplicar más o menos tensión, cuanto más acerquemos las líneas a los dedos, menos tensión aplicaremos, si buscamos más tensión, subiremos las líneas en dirección opuesta.

Una vez puestos y ajustados, salimos a correr con ellos. La sensación es la misma que cuando llevamos calcetines de compresión. De hecho, podemos decir que lo son, ya que tienen la misma función y aporta las mismas ventajas presumibles de este tipo de material: retardan el cansancio y mejoran la circulación sanguínea. Se trata de unos calcetines muy tupidos, ajustados con costuras planas que evitan rozaduras y ampollas. Además, durante los entrenamientos y carreras que hemos hecho no se nos han movido ni un poco siquiera. Sí es cierto que notaremos cierta presión en el pie, en mi caso agradecida incluso, pero que habrá gente que al principio no se encuentre del todo a gusto. Al principio, decimos, porque con el paso de los kilómetros esta primera sensación de opresión desaparece gracias a su tejido ‘inteligente’.

Con una construcción de 56% polyester antibacterias, 31% elastómetro (Lycra) y un 13% poliamida, de momento, se comercializa a un precio de 17’95 en tiendas online. Disponen de versión run o trail (con refuerzos en talón y puntera y con cinco colores) y cuatro tallas: S (de 36 a 39), M (de 39 a 42), L (de 42 a 45) y XL (de 45 a 48). Quizás echamos en falta alguna caña de diferente tamaño y un tejido algo menos tupido para cuando el termómetro supera los 25 grados. De todas formas, nos alegramos que una empresa española apueste por ofrecer material de calidad, fabricado en España y ofreciendo algo diferente al mercado.