Home Club Running CamelBak Ultra Pro Vest: Review
Club Running - lunes, 08-01-2018

CamelBak Ultra Pro Vest: Review

Iniciamos 2018 con una nueva prueba de material. Una prueba de algo que seguramente os vaya muy bien para esta época del año en la que, por culpa de la climatología, necesitas llevar el material del “por si…” para poder correr con total seguridad por la montaña. Os traemos el sistema de hidratación -o mochila o chaleco, como lo queráis llamar- de la marca americana CamelBak. Se trata del Ultra Pro Vest, un accesorio minimalista para trailrunning y con gran durabilidad.

Si algo podemos relacionar con facilidad cuando escuchamos la marca Camelbak es con hidratación. La marca americana ha sabido apostar en el mercado de los deportes outdoor con algo que requerimos sí o sí durante nuestras salidas, durante nuestros paseos por la montaña, durante nuestras pedaladas, … ¡agua!

La Ultra Pro Vest se encuentra dentro de la línea RUN, una colección en la que CamelBak ha contado con sus atletas profesionales como Dylan Bowman, Rory Bosio, Yiou Wang,  Xavier Thevénard, además del equipo Garmin Adventure para diseñarla y ofrecer todas las soluciones posibles para los corredores de montaña. Veamos qué nos puede ofrecer la Ultra PRO Vest…

Características

La CamelBak Ultra Pro Vest es una mochila minimalista tipo chaleco de trailrunning con una gran capacidad de carga de 4,5 litros de capacidad -3,5l en almacenaje y 1 litro en dos bidones Quick Stow Flask de 500ml incluidos en el pack- para nuestras aventuras por la montaña.

No se trata de una mochila del todo ligera, pues su peso es de 180 gramos –sin contar los bidones- aunque si cómoda.

A simple vista destaca por su fabricación de toda la parte que entra en contacto con nuestra espalda con una rejilla 3D transpirable, cómoda y suave y con 70D Nylon Dibby.

He de decir que, para mí, su diseño es uno de los más logrados dentro del catálogo de chalecos de hidratación que ofrecen otras marcas. Aunque han dejado de lado ciertos aspectos de innovación que la dejan un poco estancada en cuanto a soluciones. Podrían haber incrementado el tamaño del bolsillo delantero con cremallera para que nuestro teléfono quepa con mayor facilidad… o haber incluido un segundo bolsillo trasero para separar nuestra carga.

Al estar disponible en talla S de 71-86cm, talla M de 81-101 cm y talla L de 96-116 cm. te aseguras que quede bien arropada al cuerpo y que cuando te la colocas es como si no llevarás nada –a excepción de llevarla cargada hasta los topes-. El peso se reparte uniformemente y con suma facilidad, permitiendo dejarla estable cuando nos la atamos gracias a sus dos puntos de anclaje – 2 clips- de la parte delantera. Sin o con poca carga, se comporta muy bien. Cuando le añadimos algo más de peso tiende a balancear un poco más –pero es culpa de la gravedad, que hace su función-.

A pesar de que en su nombre se incluya la palabra Ultra, pensamos que para distancias de hasta 60 kilómetros es un buen recurso, pero para carreras de más kilometraje puede quedar un poco justa. Para ello ya tienen el modelo Ultra 10 Vest.

Un total de 9 compartimentos repartidos a lo largo y ancho de la mochila nos ayuda mucho a repartir nuestra carga y a tener siempre a mano lo que más necesitamos. Cuenta con dos grandes bolsillos en la parte trasera, dos más en los laterales y el resto en la parte frontal. Ambos traseros son realmente prácticos, con aberturas por arriba y fabricados con tejido flexible y con aberturas laterales para acceder a nuestros objetos incluso con ella puesta. Este segundo bolsillo te permite poder sujetar nuestros palos cuando no los necesitamos en carrera.

En los bolsillos laterales caben pocas cosas. Nosotros lo destinamos para llevar geles y/o barritas, ya que el acceso es muy fácil. Para aquellas ocasiones en las que necesitamos un chute rápido de energía.

En el asa izquierda encontramos un pequeño bolsillo con cremallera ideal para guardar nuestro teléfono, por que quedará seguro y protegido. Aunque para los teléfonos de última generación, con sus mayores dimensiones, vendrá un poco justo…

Por último, en la zona superior derecha hay dos mini bolsillos que no disponen de cierre y tal y como hemos dicho, son minis…

​Además, cuenta con un silbato para usar en caso de alguna incidencia o emergencia durante nuestros entrenamientos o carreras -siendo en muchas material obligatorio-.

En la CamelBak Ultra Pro Vest se incluyen dos bidones blandos Quick Stow Flask con una capacidad de 500ml cada uno, con una boca ancha muy fácil de rellenar, y que cuentan con sus respectivos bolsillos en la parte frontal, uno a cada lado de la mochila. Gracias a ellos, podemos beber en carrera sin la necesidad de sacarlos de los bolsillos, pero con una posición un poco baja que nos obliga a forzar la cabeza para beber.

El único pero que le encontramos a estos bidones es el material con el que están fabricados. Algo más duro de lo habitual en comparación con otras marcas pero que, a favor de ellos, nos aseguran más durabilidad, así como otras razones: cuando se vacían, no se doblan, se aplanan, ocupando menos espacio; gracias a su diseño, no resbalan de las manos cuando los cogemos, incluso teniendo nuestras manos mojadas; también nos ayuda a rellenar el bidón gracias a que lo podemos sujetar más firmemente por la parte del cuello; y el último motivo es que este material es el mismo que los tanques de agua CamelBak con el tratamiento antibacteriano ya integrado.

Además de los dos bidones de hidratación incluidos, también puedes añadirle una bolsa de hidratación en la parte trasera de la mochila, pues el bolsillo principal incorpora una tira que sirve para sujetar la bolsa y cuenta con dos agujeros en las asas para el tubo.

¿Y en movimiento?

Hemos podido utilizar la Camelbak Ultra Pro Vest en distintas condiciones que alteran el resultado. Vacía, con bidones llenos, con poca carga y cargada como si fuésemos a una carrera –con un material mínimo obligatorio-. En conclusión, se presenta ligera, con una gran sujeción y con un ajuste muy entallado a nuestras características. Una mochila que no desprende excesivamente calor cuando corremos con ella puesta y que no nos causa apenas zonas húmedas en nuestra espalda por culpa del sudor.

Pero remarcamos lo bien que se corre con ella tanto si la llevamos vacía como si la llevamos llena gracias a su sistema de cordaje. Prácticamente todos los bolsillos son altamente accesibles. Decimos prácticamente porque a no ser que vayas muy cansado o a ritmos rápidos, no acertarás en meter la mano en el compartimento que quieras.

Conclusiones

La CamelBak Pro Vest es una mochila muy minimalista, cómoda, polivalente y que se ajusta realmente bien a nuestro cuerpo. Ideal para nuestros entrenamientos o carreras de corta hasta larga distancia incluso para ultras de relativamente pocos kilómetros –pensamos que lo ideal es máximo 60km- dado que los 3,5 litros de capacidad de almacenaje pueden ser pocos para carreras que requieren mucho material obligatorio.

Su PVP en tiendas es de 95,50€ e incluye los dos bidones Quick Stow Flask de 0,5 litros.

Si quieres más información sobre la CamelBak Ultra Pro Vest, CLICA AQUÍ