Home Carreras Caranava Solidaria por Marruecos
Carreras - Running Solidario - jueves, 28-01-2016

Caranava Solidaria por Marruecos

En Marruecos hay dos cosas que no te dejan indiferente: su sociedad y su cultura. Son tantos los contrastes que una vez conocidos te embaucan para repetir la experiencia. Éstas fueron las primeras palabras de los protagonistas de esta aventura solidaria por el país africano.

Nuestro fotógrafo Asensi Carricondo nos propuso un proyecto personal en el que  rápidamente  quisimos participar: una Aventura Solidaria por Marruecos proporcionando material para los más necesitados.

Así nos lo cuenta Asensi y Juan Antonio, su compeñro de aventura:

Este proyecto arranca hace cinco años con la I edición de esta pequeña Aventura Solidaria a Marruecos y que gracias a la colaboración de Kia y su modelo Sorento se ha podido repetir.

El viaje empieza en Barcelona con un coche lleno como se suele decir hasta los topes. Y es que hemos recibido numerosas muestras de apoyo a la causa. Cuando explicas a la gente tu mini-proyecto rápidamente recibes muchas muestras de apoyo y ayuda colaborando con lo que buenamente pueden. Todos tenemos objetos (ropa, calzado, material escolar, productos de farmacia, etc.) que aquí ya tienen poco o nulo uso, pero allí aun tiene mucho recorrido y eso te anima a seguir adelante con esta iniciativa.

El primer día llegamos a Motril, donde la naviera Armas nos esperaba con su espectacular y nuevo Ferry para adentrarnos en la ciudad de Melilla donde desembarcamos y tras una larga espera en la aduana reemprendemos viaje por Marruecos con destino final Erfoud (meca para los amantes del off road y una de las localidades más permeables a la ayuda occidental).

Una vez en Erfoud, nos estaba esperando nuestro amigo y fundador de la asociación Amigos del Sahara para el Desarrollo  y el Patrimonio de Ksar Jrana Erfoud, Othmane Alaoui M’Hamdi. Esta organización se creó sin ánimo de lucro y su trabajo se centra en llevar a buen recaudo, el material humanitario seleccionando para ello, a las personas más desfavorecidas de la zona. Se puede contactar a través del tel: +212 661 987 949 o bien vía mail, idrisslaoui453@hotmail.com

El Riad www.riaderfoud.com colaboró con la causa y nos acogió los tres primeros días. Es una casa tradicional dentro de una Kasbah preciosa y auténtica con cuatro habitaciones decoradas al más puro estilo marroquí. Un lugar donde se respira total silencio y mucha paz.

Ya en el segundo día y tras comprobar la gran capacidad de carga del Sorento, empezamos seleccionando y clasificando las prendas recibidas en el local de la asociación.

Con todo preparado iniciamos la ruta de reparto por los alrededores de Erfoud. Nos llamó especialmente la atención el caso de varias familias. La primera era una mujer que vive con sus cuatro hijos. La imagen era estremecedora, ver como esta familia vive permanentemente delante de un vertedero lleno de moscas es algo duro de ver y creer, y que te rompe el corazón, y más aún al ver la cara de esos niños que salieron a recibirnos con una sonrisa que nos traspasó. Los niños eran encantadores, no los entendíamos pero lo primero que hicieron fue darnos un sincero beso lleno de ternura y amor. Othmane nos hizo de interprete y tras darles unas bolsas con ropa, calzados, cremas solares y nutritivas, nos alejamos un poco tocados por la situación vivida y seguimos nuestro camino adentrándonos en la antesala de las famosas dunas del Erg Chebbi, donde habitan otras dos familias nómadas que nos invitaron visitar.

Una vez allí dentro pudimos contemplar in situ como la mujer fabricaba artesanalmente una haima ayudada por un telar y sus castigadas manos, fue un momento maravilloso, pues no siempre se puede presenciar una situación tan especial. El marido nos preparó un té como es tradición en estas latitudes que estaba del todo exquisito. Sus pequeños que estaban jugando, se acercaron inmediatamente a saludarnos mientras esperaban a la hija mayor, que venía con su burrito cargado de agua del pozo. Estas familias suelen vivir de las alfombras y haimas además de la leche y la lana de las cabras.

Como hicimos en la anterior visita les dimos unas bolsas clasificadas con ropa de niño, chica, hombre y mujer y tras hacernos una foto para el recuerdo emprendimos nuevo viaje hacia la siguiente familia y última de ese primer día de ruta. Cuando llegamos encontramos al matrimonio solo a la espera de que regresasen sus dos hijos e hija de la escuela.  Nos recibieron con una sonrisa en esos rostros castigados por el duro sol del desierto.

Siguiendo la tradición nos invitaron a tomar un té tan rico como el anterior en el comedor de su casita, mientras la mujer nos preparaba un poco de pan caliente recién amasado. Todo estaba exquisito y lo mejor de todo es que te ofrecen lo mejor de sus casas en agradecimiento a la visita. Mientras, llegaron los hijos de la escuela en sus bicicletas recicladas europeas. Después de tomar estos ricos manjares nos hicimos unas fotos con ellos en el momento de la entrega del material solidario. De nuevo sonríen con cara de agradecimiento que te llega a lo más profundo. Se nos hizo ya de noche y como no, aprovechamos para maravillarnos de las espectaculares puestas de sol que hay en esta zona desértica.

Nuestro segundo día se recorre en el pueblo de Erfoud y con la Asociación Amis de Sahara pour le Developpement et Patrimoine – Erfoud. Su presidente y alma mater nos ha ayudado en ésta labor de reparto de material. Quedamos con la gente de la asociación, para hacerles entrega de las bolsas y cuando llegamos nos esperaba más gente de la que estaba prevista (unos a otros habían comentado nuestro anterior viaje hace unos años) con esas miradas ilusionadas que te emocionan al verles. Nos reciben expectantes y llenos de alegría. Son muy agradecidos a nuestras ofrendas.

Entramos en la clase donde la profesora nos aguardaba con un montón de niños de edades comprendidas entre los 3 y los 5 años. Fue emocionante verles con las manos en alto saludando. Solo por ver sus caras y esas sinceras sonrisas ya justifica con sobras este viaje a tierras marroquíes. Era maravilloso y tierno, os lo puedo asegurar yo, que soy padre de dos niñas pequeñitas. Me emocioné al ver esos niños que nos esperaban como él que espera a los Reyes Magos.

Con los más jóvenes nos hicimos unas fotos con las camisetas de la Maratón de Barcelona. Cada vez llegaba más y más gente. Othmane había previsto una cantidad y se vio largamente superada. La labor que hace con la gente más desfavorecida es impagable y le honra.

Al día siguiente visitamos otra familia que te estremece de nuevo. Es una mujer viuda que vive con sus dos hijos e hija y que hasta hace poco tiempo vivía en una mini casita semiderruida a la intemperie, sin tejado alguno. Gracias a la labor de Othmane y algunos colaboradores lograron recaudar fondos y así reconstruirles la casita dotándola de tejado, levantando nuevas paredes para que al menos los hijos pudiesen tener sus habitaciones en toda regla, rebozaron paredes y pusieron puertas. La sonrisa habita ya en este hogar.

Al cuarto día nos alojamos en la Kasbah Tombouctou, hotel perteneciente al Grupo Xaluca y que está situada frente a las dunas del famoso Erg Chebbi. Este lugar es idílico para contemplar los maravillosos amaneceres y atardeceres que las dunas nos ofrecen. En los alrededores habitan familias nómadas a las que seguimos visitando en ese intento de entregar el material en mano a esta gente que vive en unas condiciones muy duras.

Tras comprobar las excelencias de nuestro Kia en las dunas con su condición de 4×4 y tras pasar dos días en ese paraje regresamos de nuevo a Erfoud para completar los últimos días en el hotel Xaluca, lugar donde nos encontramos a diferentes pilotos entrenándose para el próximo rally Dakar que este año se corre en tierras de  Argentina y Bolivia.

Este país engancha tanto que aún sin haber regresado todavía a casa, ya contamos los días que faltan para regresar de nuevo. Nos llevamos en nuestros corazones esas miradas limpias junto con unas sonrisas sinceras que nos dan fuerza y ánimos para preparar la próxima Escapada Solidaria.

Te apuntas?

Queremos dar las gracias a KIA por la cesión de su vehículo Sorento que nos ha permitido cubrir todas las necesidades. También al Grupo Xaluca, la naviera Armas, Sahara 4×4 y Box Sport, asi como la ayuda desinteresa de nuestros familiares y amigos y Othmane. Sin ellos esto no se hubiera podido llevar a cabo.

Muchas gracias a todos y hasta la vista.

 

El resultado de este viaje fueron numerosas experiencias vividas de las cuáles se acordaran toda la vida, tanto los dos viajeros como los habitantes de Erfoud.

Para ver todas las fotos, CLICA AQUÍ