La San Silvestre Paulista, una carrera y mucha historia

Carreras
La San Silvestre Paulista, una carrera y mucha historia-142341
94 ediciones se cumplen en este 2018

La San Silvestre Paulista, una carrera y mucha historia

Emil Zatopek, Abebe Bikila, Frank Shorter, Paul Tergat, James Kwambai, Robert Cheruiyot, Tariku Bekele o Stanley Biwott son algunos de sus ilustres corredores.

Más sobre: 

Por el Domingo, 30-12-2018 en

Como todos los 31 de diciembre la ciudad de Sao Paolo, centro financiero y metrópolis más grande de la República federativa del Brasil, se engalana para recibir en sus calles a miles de entusiastas corredores y así celebrar su San Silvestre. Tal vez su creador, Casper Libero, jamás pensó que su idea surgida luego de observar una carrera similar en Francia donde los participantes portaban antorchas, llegaría a cumplir 94 ediciones como sucederá en este 2018.

Con el transcurso del tiempo y el advenimiento masivo del running las San Silvestre se han reproducido por todo el mundo y muchas de ellas han alcanzado niveles de excelencia en convocatoria, organización y competición como su homónima Vallecana, o la realizada en Luanda, por ejemplo. Pero más allá del espíritu que prima en todas ellas y que las hace distintas, la prueba paulista reúne un conjunto de elementos que la vuelven única y es sin duda la carrera de ruta más tradicional del calendario en Sudamérica.

Organizada desde su origen por el periódico Gazeta Esportiva, a partir 1991 presenta un recorrido de 15 km, con una convocatoria participativa de 30.000 dorsales, siendo su horario de salida 8:40 H para las mujeres élite y las 9:00 H para el resto de las categorías.

En su extensa y riquísima historia la carrera ha modificado catorce veces su recorrido que originariamente fue de 8.8 km, también fue variando su horario, ya que hasta 1988 se corrió cerca de la medianoche, luego por la tarde y finalmente desde el año 2012, por la mañana. En su primera edición cuarenta y ocho atletas fueron de la partida, todos ellos brasileños. Más tarde otro cambio importante se produjo con el fin de la segunda guerra mundial en 1945 cuando adquirió un carácter internacional. Pero más allá de todas estas mutaciones tendientes a adaptar la prueba a las necesidades de cada época lo que jamás se modificó además de su nombre y su fecha de realización ha sido su esencia como evento social, masivo, inclusivo y motivo de alegría. Edición tras edición la carrera vibra en el asfalto con los participantes y en las aceras con la gente que alienta y transforma a la competencia en una verdadera fiesta, pues existe un extremo sentido de pertenencia entre el pueblo brasileño y su San Silvestre.

Como si todo ello fuese poco, esta casi centenaria carrera puede jactarse de mencionar en su historial la participación de los más destacados fondistas a nivel mundial, por citar algunos de ellos: Emil Zatopek, Abebe Bikila, Frank Shorter, Paul Tergat, James Kwambai, Robert Cheruiyot, Marilson Dos Santos, Arturo Barrios, Ronaldo Da Costa, Tariku Bekele, Stanley Biwott y el último ganador del maratón de Valencia Leul Gebrselassie. Y aunque comenzaron a participar a partir de 1975, si hablamos de la rama femenina, los nombres no son menos relevantes, encontrando por ejemplo a la portuguesa Rosa Motta, Derartu Tulu, Martha Tenorio, Margaret Okayo, Priscah Jeptoo y Jemima Samgong entre otras.

Muchas páginas se han escrito sobre verdaderas batallas que han dado estos y muchos otros nombres, pues además de todo lo mencionado el circuito con salida sobre la Av. Paulista a 860 metros sobre el nivel del mar, se presenta en su versión actual como un verdadero desafío que no ha de  dar tregua por su irregular altimetría que en líneas generales presenta una primera parte en descenso hasta llegar a los 755 metros y en su segunda mitad encontramos el segmento de mayor dificultad. Pero fundamentalmente su último tramo, cerca del kilómetro doce, cuando se arriba a la avenida Brigadeiro Luís Antonio “la rompe corazones”, donde los participantes enfrentan rampa con una longitud aproximada de 2 km. Y es allí donde quienes han tenido pretensiones de triunfo lo han tenido que dar todo, basta ver el desarrollo de una épica batalla protagonizada en la edición de 1992 entre Simon Chemwoiyo y Arturo Barrios para tomar real dimensión de la dificultad en este tramo del recorrido.

Desde 1989 La San Silvestre Paulista es oficialmente reconocida e integrada al calendario internacional de la IAAF, ganarla o ubicarse en su podio no sólo otorga prestigio sino también una buena premiación en efectivo ya que el ganador este año recibirá una cifra cercana a los veinticinco mil dólares.

Según cuentan las historias, ochocientas mil personas se agolparon en la calles para ver correr en 1953 a Emil Zatopek. En uno de sus triunfos Paul Tergat no pudo subir al podio pues termino hospitalizado debido a su deshidratación en un día donde la temperatura superó los 33 grados centígrados. Abebe Bikila corrió descalzo como lo hizo en los juegos Olímpicos de Roma. Al igual que estas y otras tantas historias el próximo 31 de diciembre se escribirá una nueva página, otra vez los protagonistas, el pueblo y el resto de los corredores nos darán un gran espectáculo porque así lo marca la tradición. Que Viva La San Silvestre….

Fecha: 31 de diciembre 2018.

Sede: San Pablo, Brasil.

Distancia: 15km.

Página Web: https://www.gazetaesportiva.com/sao-silvestre/

​Récord del circuito:

-Hombres, Paul Tergat 43'12". 

-Mujeres, Jemima Sumgong 48'35".

 

Relacionados: