La San SIlvestre Vallecana, desde dentro

Carreras
La San SIlvestre Vallecana, desde dentro-142350
Corrimos la popular carrera vallecana del último día del año

La San SIlvestre Vallecana, desde dentro

Por el Viernes, 04-01-2019 en

¡Que ganas le tenía a esta carrera! Llegué con antelación a la salida para saborear el ambientazo de la San Silvestre Vallecana Popular, que se disputa antes de la Internacional, con un Raúl Gómez (Marathon Man) bordándolo en la animación con su peculiar humor runner. La energía que se desprende en los aledaños del Santiago Bernabéu es brutal. Y la marea de corredores (cerca de 40.000), impactante.

Me di una vuelta por las carpas de invitados y élites para ver de cerca a esos superatletas africanos. Mujeres y hombres bendecidos por una varita mágica, al margen de su incuestionable sacrificio en los entrenamientos, que bajan de 30 minutos en el 10k sin dificultad. ¡Y vi que bebían café e iban al lavabo a hacer sus necesidades como cualquier hijo de vecino! Hasta 22 atletas, por cierto, lograron correr por debajo de la media hora. Alucinante.

Allí me encontré con Marc Roig, precisamente colaborador de Running.es, y estuvimos charlando un rato. Ambos nos estrenábamos en Vallecas y sentíamos ese inevitable cosquilleo. Cabe aclarar que solo pueden obtener dorsal de la Internacional los que acreditan sub-39 (hombres) o sub-45 (mujeres). De todos modos, hay atletas con buenas marcas que prefieren ser cabeza de ratón que cola de león y siguen optando por la Popular.

Ya de corto, y a punto de darse la salida de la Internacional, en plena noche madrileña, tuvimos un subidón cuando nos pusieron un vídeo del plusmarquista mundial de maratón Eliud Kipchoge en el que nos deseaba suerte ¡Cómo mola ese pantallón gigante que hay en el arco de salida!

Como a este humilde atleta popular le habían hablado de las duras cuestas que tiene la carrera en su parte final, empecé conservador. Además, había hecho la Zurich Maratón de Málaga solo tres semanas antes. No quería pagar la novatada. Es más: decidí correr sin reloj por primera vez una carrera. Acerté. Ha sido el 10k que más he disfrutado en mi vida.

Con la excepción de la primera subida solo tomar la salida, la primera parte de la carrera es favorable, con ligera cuesta abajo. De hecho, entre que ya es de noche y vas a toda velocidad, lugares de interés como la Puerta de Alcalá, Paseo del Prado, Cibeles o Neptuno pasan ante tus ojos casi desapercibidos.

Una vez superada la estación de Atocha es, para mí, donde empieza la verdadera San Silvestre Vallecana. Calles más estrechas, más calor humano, obligación de mantener la concentración para adelantar o sortear al resto de atletas, gritos ensordecedores del gentío que invade la calzada a ambos lados. La entrada en Avenida Ciudad de Barcelona es impactante y, partir de ahí, Avenida de la Albufera (aquí empieza el barrio de Vallecas), Monte Igueldo, Martínez de la Riva, Carlos Martín Álvarez, Puerto del Monasterio, Payaso Fofó, Arroyo del Olivar (¿quién mandó empinar tanto esa calle?) y Estadio de Vallecas, donde está la meta de la Internacional.

Calles que honestamente no conocía porque no forman parte de los circuitos culturales o turísticos de la capital de España, pero que ahora tengo grabadas a fuego en mi memoria. Un dato importante: pasado el puente de Vallecas (sobre el kilómetro 8) es donde empieza la dificultad orográfica. Casi dos kilómetros de subida, sin apenas descanso. Es importante llegar con buenas piernas para ir adelantado ‘rivales’ y crecerte.

La entrada al estadio del Rayo Vallecano es apoteósica. Como periodista había cubierto varios partidos de fútbol en las cabinas de prensa, pero jamás había estado a ras de césped. ¡Qué mejor ocasión para estrenarse!

Estuve a punto de caerme justo antes de encarar la puerta del estadio, como el ganador Jacob Kiplimo. Pero él pulverizó el récord de la prueba con 26’39”, mientras quien escribe registró unos modestos 38’20”. Por lo menos corrí en negativo: 646 de 1.107 terminados. Mucho nivel. Mucho ambientazo. Mucha San Silvestre Vallecana.

Relacionados: