Runners a por la Zurich Marató Barcelona 2018

Club Running
Runners a por la Zurich Marató Barcelona 2018-136606
A escasamente una semana del día D, todos los runners aprovechan cualquier rato del día para entrenar

Runners a por la Zurich Marató Barcelona 2018

¿Será su primera vez? ¿Cómo habrán afrontado el entreno estos meses? ¿Estarán bien preparados? ¿Alguno irá con alguna lesión a medio curar? Las incógnitas del maratón

Más sobre: 

Por el Jueves, 01-03-2018 en

Qué alegría da correr por la ciudad estos días! Se nota que se acerca un evento importante para el colectivo de corredores como es la maratón y nadie quiere que le pille poco preparado, así que los runners proliferan abundantemente por las avenidas de la urbe.

Yo soy corredora madrugadora y normalmente suelo cruzarme siempre con las mismas personas; algún día alguien falla, otro día algún runner consigue engañar a algún amigo para que le acompañe y se ve a éste con cara de sueño, otras veces hay neófitos, cuando los ves notas que están dando sus primeras zancadas…, pero en febrero, se ven tantas caras nuevas!

Cuando me cruzo con ellos, repaso su vestimenta. Me divierte ver lo diferente que llegamos a reaccionar frente la misma temperatura: están los valientes que pese al frío van con manga corta y pantalón corto, otros que pasan al extremo opuesto y llevan varias capas, culminando el atuendo invernal con un cortavientos, braga, gorro y guantes. Creo que más que por el termómetro, hay quien se rige por la hora; piensan seguramente que a esas horas intempestivas y recién salidos del abrigo de la cama, con las calles aún vacías y la ciudad aún dormida, hace mucho frío. Aunque a mi me da la sensación que la temperatura a primera hora de la mañana es mucho más agradable que por la tarde.

También pienso en el sueño que persiguen: imagino que todos comparten el objetivo de ser finishers, por supuesto, pero cada uno tiene su historia: un reto deportivo, una promesa, una carrera con carácter solidario, mejorar la marca…

Los hay que afrontarán los 42,195 km en solitario, otros que irán en grupo. A los más afortunados, algún amigo les acompañará los últimos kilómetros para regalarle esa carga de energía fresca que a esas alturas irá ya escaseando. Y mucho.

Y sigo pensando… ¿será su primera vez? ¿cómo habrán afrontado el entreno estos meses? ¿estarán bien preparados? ¿alguno irá con alguna lesión a medio curar? … me surgen mil preguntas en el segundo en que nuestras zancadas se cruzan. Y siento un sentimiento desdoblado: por un lado, me muero de envidia porque yo este año no la puedo correr. Pero por otro lado, lo reconozco, siento un alivio increíble por evitarme esos nervios y ese miedo previo, que se evade con el pistoletazo de salida o quizás algo más allá.

En cualquier caso, me encanta ver mis calles, mis rutas, llenas de color en un escaparate de camisetas de mil cursas diferentes, oir las zancadas de mis “congéneres” y desearles, mentalmente, una feliz maratón.