fbpx
PUBLICIDAD Billboard

¿Cómo afrontar la vuelta de las vacaciones?

A todo el mundo le vienen bien unas vacaciones, ya sea para desconectar del trabajo, para cargar pilas, para hacer planes con la familia o, simplemente, para descansar un tiempo de obligaciones. Las vacaciones, bien merecidas. Aunque para disfrutar de las vacaciones no significa estar un mes entero de parranda o irse durante unos días fuera, no. Simplemente puede significar dejar de hacer la rutina diaria (levantarse, ducharse, desayunar, coger el transporte, trabajar/estudiar, comer, seguir trabajando/estudiando, entrenar, cenar, ver la tele y dormir) para adaptarla a otros niveles de carga, dejando algunas tareas de lado. Incluso los entrenamientos.

PUBLICIDAD Content_1

¿A quién no le ha apetecido dejar de entrenar durante el mes de agosto? Pues las vacaciones también pueden ser una buena época para recargar las pilas para afrontar el final de temporada en condiciones o, tal vez si ya habéis hecho el cupo de competición, empezar al 100% con los entrenamientos de septiembre para la temporada que viene (aquellos que hacen temporada “escolar” y terminan competiciones en junio).
Así, de esta forma podemos diferenciar dos tipos de runners. Los que han seguido entrenando durante las vacaciones y los que han preferido hacer unas vacaciones a lo grande sin entrenamiento. Seas cual seas, debes tener en cuenta ciertos aspectos de cara a cuando vuelvas a la rutina diaria.

El descanso

En vacaciones, nuestros niveles de estrés están bajos. Hemos tenido poca carga psicológica, más allá de decidir en qué restaurante ir a comer, escoger un lugar de vacaciones u otros dilemas que surgen cuando estamos de vacaciones. Por ese motivo tu cabeza se ha puesto en standby e incluso cuesta volver a plantearse la nueva temporada. Aunque también habrá ido bien para plantearse nuevos retos y objetivos. Pero no te lo tomes con prisa, la vuelta debe ser un proceso paulatino y continuo, hasta retomar el estado óptimo.

vacaciones-descanso

Distintos horarios

Te levantas, desayunar, entrenas, almuerzas, echas la siesta, cenas y te vas a dormir en un horario distinto al que sueles llevar durante todo el año. Seguramente hayas entrenado por la mañana, bien pronto o al anochecer, incluso haciendo algún entrenamiento nocturno. Pero cuando vuelves con los horarios ya no los puedes mantener y debes adaptar tu entrenamiento a tu trabajo o a las clases. Contra esto no se le puede hacer nada, pero en lugar de resignarte debes retomar los horarios habituales y seguir entrenando en el momento del día en el que lo solías hacer o cambiarlo, ahora que toca encarar la vuelta de las vacaciones.

PUBLICIDAD Content_2

vacaciones-horario

Altibajos en nuestra dieta

Si has estado de vacaciones en algún hotel, seguramente ya hayas empezado pasándote con la primera comida del día: el desayuno. Y más si es el típico desayuno buffet libre que cada evz hay en más hoteles. Luego seguramente también te hayas pasado con el almuerzo. Por la tarde habrás estado en la playa con la neverita al lado y habrá caído algún helado… y por la noche, más de lo mismo. Una cena contundente y alguna copa para finalizar el día. Entre los horarios y la dieta… Pero debemos volver a la vida real y volver a la dieta. Al principio costará, pero cómo termina pasando siempre, tu propio cuando ves que no rindes correctamente, te lo pedirá.

vacaciones-dieta

Sobreentrenamiento

¿Has dejado de entrenar o por el contrario no has parado ni un solo día? Si no has pausado tus entrenamientos tal vez hayas acumulado demasiada carga y hayas pasado al sobreentrenamiento… si es así, notarás fatiga, somnolencia, cansancio e incluso alguna lesión o pequeño dolor.

PUBLICIDAD Content_3

vacaciones-fatiga

Si tus vacaciones han sido de relax total y no has entrenado nada debes tener en cuenta algunas cosas a la hora de volver a tu rutina deportiva habitual:

  • Tómatelo con calma: realiza entrenamientos más cortos y de menor intensidad. A medida que vayas «cogiendo forma» aumenta la duración y la intensidad.
  • Calentar y estirar bien: calienta y estira a consciencia. Tus músculos recuperarán elasticidad y evitarás lesiones.
  • Entrena la fuerza: aunque el trabajo de fuerza debemos hacerlo durante toda la temporada, cuando volvemos de un parón cobra mayor importancia. Al recuperar el tono muscular, mejoraremos nuestra resistencia y nuestro rendimiento en carrera.
  • Practica otros deportes: el entrenamiento cruzado nos ayuda tanto a nivel físico como psicológico la vuelta a la rutina. Nos ayudará a trabajar la fuerza y a recuperar la capacidad aérobica.

 

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8