fbpx
PUBLICIDAD Billboard

¿Cómo elegir mi mochila de trail running?

La mochila o el chaleco de trail running es un complemento habitual para los corredores de montaña, e incluso imprescindible en función de la distancia y de la época del año en la que estemos. Nos permite ser autónomos y autosuficientes, algo esencial en el mundo del trail. Pero no solo nos referimos a nivel de hidratación y alimentación, sino que os permitirá llevar de manera cómoda elementos que nos permiten adaptarnos al entorno con seguridad (por ejemplo, un cortavientos o una manta térmica.). 

PUBLICIDAD Content_1

Tipos de mochila de trail running

Existen diferentes tipos de mochila en función de la capacidad de almacenaje que tienen. En función del tiempo o la distancia que vayamos a correr elegiremos una de mayor o de menor capacidad:

  • 2 litros: ideal para hacer salidas cortas, de menos de 1h aproximadamente.
  • Entre 2 y 7 litros: son las más utilizadas para hacer medias distancias, incluso hasta maratones.
  • De 7 a 12 litros: Ofrecen mayor espacio para llevar, además de hidratación y alimentación, el material obligatorio que exigen las carreras de ultra trail.
  • Más de 12 litros: recomendadas para carreras de autosuficiencia

¿Qué debo tener en cuenta?

No todas las mochilas de trail running son para todo, ni para todos. Para elegir bien la que mejor se adapta a tus necesidades hay que tener en cuenta varios aspectos:

  • Clima:  Si solemos entrenar o vamos a competir en una zona en la que llueve de manera habitual, deberíamos elegir una mochila que nos permita guardar un impermeable por si durante el recorrido necesitamos protegernos. Si hacemos salidas cortas en zonas o en épocas de altas temperaturas un cinturón que nos permita guardar un soft flask, el gel y llevar las llaves o el móvil, es más que suficiente. El cinturón Salomon Sense Pro es una opción muy interesante.

mochila de trail running

  • Pruébatela bien: Es imprescindible que la pruebes antes de comprarla. No es fácil acertar con la talla, cada corredor tiene su propia morfología. Si es posible, cuando vayas a comprarla llénala con algo de material y haz pequeños saltos o trota un poco para ver cómo se ajusta a tu cuerpo, comprueba que te sea cómoda y que lo que hayas metido dentro no se mueva.
  • ¿Con bolsa de hidratación o con soft flasks? Aquí la cosa ya va a gustos. Existen mochilas que incorporan en el interior un compartimento para transportar una bolsa de hidratación y otras que permiten transportar los soft flasks en los tirantes de la mochila. Algunos de estos bidones los podemos llevar en la mano como el SFlasx XA de Salomon.

    Soft Flask Salomon

  • Mochilas-chaleco: Este tipo de mochilas con forma de chaleco son las que mejor se adaptan al cuerpo y se mueven menos al correr. Una buena opción sería la Adv Skin 8 de Salomon. Este chaleco incorpora bolsillos para guardar bien los geles y 2 compartimentos para los flask en los tirantes.

mochila de trail running

PUBLICIDAD Content_2
  • Tipo de ajuste: Existen mochilas (o chalecos) que se ajustan con cremallera y otros que lo hacen con gomas elásticas. Los chalecos con cremallera quedan completamente ceñidos al cuerpo, pero acertar con la talla, a veces, no resulta tarea fácil. Las mochilas con gomas elásticas permiten un ajuste más fácil y personalizado. Por ejemplo los elásticos del chaleco Sense Pro 10 de Salomon permiten modificar fácilmente el ajuste y adaptarlo a cada situación.

mochila de trail running

  • Bolsillos y sistemas de transporte: Fijarse únicamente en la capacidad del compartimento más grande es un error. Debemos tener en cuenta también cuántos bolsillos tiene, dónde están ubicados y su tamaño. Los bolsillos que tienen un acceso más fácil los podemos utilizar para guardar los geles. Si somos usuarios de bastones, deberemos elegir una mochila que nos permita transportarlos de manera cómoda y segura. Normalmente, en la parte inferior de la mochila hay unas sujeciones elásticas para transportarlos o incluso cruzarlos en la parte posterior. Otra manera de transportar los bastones es en un lateral de la mochila como en el caso del modelo PATH8 de Altus.
  • Bolsillo de hidratación: Si nos decantamos por una mochila con bolsillos elásticos en los tirantes, como la Nike trail Kiger Vest 4.0, debemos saber cuál es el tamaño (en ml) de soft flask que cabe.

mochila de trail running

  • Elementos reflectantes: Hacernos visibles es imprescindible. Algunas mochilas, como la Adv Skin 5 de Salomon, incorporan elementos reflectantes, si la que te va bien a ti no los lleva puedes incorporar una pequeña luz o coser unas tiras reflectantes.

 

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8