5 claves para hacer una buena carrera

Competición
5 claves para hacer una buena carrera-121996
Recomendaciones para que nada falle el día de la competición

5 claves para hacer una buena carrera

Si quieres mejorar tu marca personal pero no las tienes todas porque no sabes cómo afrontar los últimos preparativos, aquí tienes unos consejos para el mismo día de competición

Más sobre: 

Por el Miércoles, 23-08-2017 en

Has ido cumpliendo con tus entrenamientos. Desde hace varios meses te estás preparando para la competición y para el día “D”. Mucho sacrifico y constancia es lo que has necesitado cada día a lo largo de este período de preparación. Y llega el día. Y no sin él los nervios y el miedo de si todo lo que has sacrificado habrá sido en balde, sobre todo si no tienes un ritual previo a la carrera, es decir, des del día anterior. Para ello te damos cinco secretos que podrás aplicar para ahuyentar tus miedos y salir concentrado.

1 Carga de hidratos

La famosa carga de hidratos de carbono que se realiza, en el caso de un maratón, a tres días vista o incluso a cuatro, con el objetivo de tener los depósitos de glucógeno musculares y hepáticos llenos para obtener la energía tan necesaria para afrontar la carrera. Y es que según diversos estudios, una correcta ingesta de carbohidratos sin olvidarnos de la hidratación durante los días previos a una carrera, puede aumentar tu rendimiento. Y lo más importante, la carga de hidratos durante el día previo a la competición. ¡De este no te olvides!

2 Levántate pronto

Si lo que no quieres son nervios, empieza levantándote pronto. De esta forma irás sin prisas y tendrás tiempo de preparártelo todo con calma antes de dirigirte hacia la zona de salida. Y no sólo para ir con más calma hacia la carrera sino también para desayunar pronto, hacer bien la digestión y, no nos cortamos en decirlo, tener tiempo para una paradita en el baño.

Y levantarse pronto también significa acostarse antes, con lo que estarás más descansado y habrás podido dormir más horas.

3 Visualiza tu carrera

Un método que muchas veces utilizan los corredores de élite, corredores populares y que aconsejan los coachs deportivos, es el de visualizar la carrera. Este método no es más que visualizar o tratar de imaginarse cómo irá la carrera y lo que harás durante competición. Desde que te colocas en el cajón, dan la salida, avanzas, giras la esquina, te hidratas en el avituallamiento y/o paras, pasan los kilómetros, hasta llegar a meta. Visualizar la carrera es hacerse un tipo de “esquema mental” de todo. Hoy en día, con la información que facilitan los organizadores, es más sencillo hacerlo: desde info para acceder a los cajones, el recorrido, el perfil, los avituallamientos, la composición, etc.

4 Calienta

Si lo que buscas en una carrera es mejorar tu marca personal, un calentamiento es básico y esencial para activar tu cuerpo. Porque, aunque sea verano y haga calor durante la salida, el cuerpo necesita despertarse y activarse. Y ya ni digamos con el frío, condición en el que los músculos tardan en calentarse… si vas con antelación suficiente a la carrera podrás realizar un calentamiento adecuado para decirle a tu cuerpo que en breve tocará estar a pleno rendimiento. Un trote suave, seguido de unos estiramientos estáticos o unos estiramientos dinámicos –levantar las rodillas, talones al culo, etc-, para tener ya encaminado el día.

5 Bebe aunque no tengas sed

La hidratación es un aspecto fundamental en el rendimiento, al igual que lo es la alimentación. Para mantenerte hidratado, bebe aunque no tengas sed, porque la sed aparece cuando ya estás un 3% deshidratado y entonces ya es demasiado tarde. Rampas, calambres, pérdida de rendimiento, insolación –en verano- e incluso lesiones es lo que te puede suceder si no estás bien hidratado durante un esfuerzo prolongado. Para evitar estos síntomas, bebe unos 200ml –medida de un vaso estándar- de agua cada 15 o 20 minutos, el tiempo que puedes tardar en llegar a los avituallamientos. También puedes alternar agua con bebida isotónica en los distintos avituallamientos, para recuperar sales minerales perdidas por el sudor.

Y aunque en invierno no tengas ganas de beber tal y como si fuese en verano, no te olvides de hacerlo, pues el cuerpo necesita líquido para funcionar correctamente y lo pierdes solamente con la evaporación.

 

Relacionados: