Home Salud Medicina deportiva Con diabetes sí se puede
Medicina deportiva - Salud - jueves, 08-08-2013

Con diabetes sí se puede

Para los que lo desconozcan, la diabetes es una enfermedad que afecta al modo en que el cuerpo humano utiliza la glucosa, la forma principal de azúcar en sangre. La glucosa proviene de los alimentos que consumimos y es la mayor fuente de energía necesaria para estimular las funciones del cuerpo humano. Pero en las personas con diabetes, el cuerpo está impedido de producir o reaccionar a la insulina adecuadamente. La insulina trabaja como una llave que abre las puertas de las células y permite el ingreso de la glucosa.

Nunca había sido deportista, ni practicado ningún deporte de resistencia. Se puede decir que practico deporte gracias a la enfermedad que me acompaña cada día, gracias a la actividad física mis valor de glucosa son mas estables. Esto me permite mantener a raya a mi “amiga” y evitar complicaciones derivadas de un mal control.

Empecé corriendo 30 minutos, veía como extraterrestres esas personas que eran capaces de terminar una maratón. Actualmente puedo decir que soy finisher de 2 maratones y con la mirada en la distancia medio Ironman.

En mi nuevo reto al me acompaña Serafín Murillo nutricionista me ayuda a ser más “eficiente”. Buscamos acercarnos a ser un deportista “sin” diabetes, esto significa que la alimentación durante la prueba sea similar a cualquier otro participante.

Antes de empezar cualquier actividad física sea cual sea, lo primero que habría que hacer es visitar a tu endocrino y explicarle lo que tienes en mente. El que conoce el estado de tu enfermedad , si puedes realizar lo  sin ningún problema y te asesorará de como hacerlo correctamente.

 

¿Por dónde empezar?

La planificación ha sido mi gran aliado durante todos mis retos, nunca he dejado paso a la improvisación. Cada gel, paso medición estaba hecha porque la había practicado antes.

Cada entrenamiento es una nueva oportunidad de aprender hacia el día de la carrera, tienes que escuchar a tu cuerpo en todo momento, entender cómo se comporta y así llegarás al final de tu reto sin ningún sorpresa.

Antes de realizar la actividad física

Debes controlar tus niveles de glucosa, a partir de los valores obtenidos actuaremos de una manera o otra.

  • Inferior a 100 mg/dl: tomar un suplemento de unos 15g de hidratos de carbono y retrasar el ejercicio 10-15 minutos.
  • Entre 100 y 250mg/dl: iniciar el ejercicio con normalidad
  • Superior a 250mg/dl: comprobar niveles de cetona en sangre u orina. Si son positivos, retrasar el ejercicio hasta que estén normalizados.

En función de la intensidad y tiempo de la actividad del ejercicio que vayamos a realizar deberemos modificar nuestra pauta de insulina. Esto nos ayudará a estar dentro de esos valores estables que buscamos, y evitar las temidas “pájaras” hipoglucemias que nos hagan detenernos.

Es muy importante la alimentación de un deportista durante la actividad física, pues en el caso de las personas diabéticas ésta permitirá mantener la glucemia estable. En función de la duración y la intensidad nuestra ingesta de hidratos, ya sea en forma sólida o liquida variará también.

Es una recomendación estándar, cada persona es un mundo y puede variar muchísimo respecto a la tabla.

Después del ejercicio

Para evitar la hipoglucemia posterior debemos

  • Reducir las dosis de insulina en las horas siguientes.
  • Incrementar el consumo de hidratos de carbono
  • Incrementar la frecuencia de auto análisis de glucemia