Home Noticias Las siete magníficas
Noticias - Reportajes - lunes, 16-03-2020

Las siete magníficas

Conoce a las siete mejores atletas de la historia

Hemos escogido siete, pero podrían ser muchas más. En muchas ocasiones les ha faltado el reconocimiento que han tenido los hombres en sus mismas disciplinas. Muchas tuvieron que luchar contra las adversidades o lo tuvieron más difícil por el mero hecho de ser mujeres. Conoce a las siete mejores atletas de la historia, según nuestro criterio. Las siete magníficas.

Fanny Blankers-Koen. La holandesa voladora


«Todo esto, por correr unos pocos metros». Es una frase que ha pasado a la historia del atletismo. La pronunció Fanny Blankers-Koen cuando le regalaron una bicicleta tras ganar cuatro oros en los Juegos Olímpicos de Londres (1948). La única atleta hasta la fecha que ha ganado cuatro oros en unos mismos Juegos Olímpicos.
Elegida mejor atleta femenina del siglo XX por la Federación Internacional de Atletas en 1999, su actuación en Londres ha quedado para los anales de la historia. Ganó los 100 metros lisos, 200 metros lisos, 80 metros vallas y 4×100 relevos. O lo que es lo mismo: ganó cuatro de las nueve pruebas que tenía entonces el programa atlético femenino olímpico.

La apodaron la ‘ama de casa voladora’. Y es que algunos la criticaron -hay que situarse en el contexto de la época- por acudir al evento en vez de cuidar a sus hijos, pero por suerte su marido le animó a participar. Durante su vida carrera batió 20 récords mundiales en pruebas de velocidad, vallas, salto de altura y longitud y en pentatlón.

Wilma Rudolph. La inspiración más veloz


La primer mujer estadounidense que ganó tres oros en unos mismos Juegos Olímpicos. Fue en Roma ’60, donde alzó los brazos en los 100 metros lisos, 200 y 4×100. En 1961 batió el récord universal de 100 metros, ganándose el apelativo de ‘La Gacela Negra’.
Se retiró con solo 22 años pero ya convertida en toda una inspiración para posteriores generaciones de atletas. Utilizó su fama para conseguir logros sociales, luchando por los derechos civiles de los afroamericanos.

Vigésima de 22 hermanos de una familia humilde, su éxito aún tiene más mérito si tenemos en cuenta que tuvo dificultades para caminar de pequeña por culpa de la poliomielitis, una enfermedad que paralizó su pierna izquierda. A los seis años pudo caminar gracias a un aparato ortopédico. A los 9 se lo quitaron, empezó a correr y a los 16 ganó su primera medalla olímpica.

Betty Cuthbert. The Golden Girl

La única campeona olímpica en la historia en 100, 200 y 400 metros. Su talento explotó de forma muy precoz porque con solo 18 años, en los Juegos de Melbourne ’56’, se colgó el oro en la prueba del hectómetro, el doble hectómetro y el 4×100. De ahí que fuera conocida como ‘La Chica de Oro’.

Su cuarto oro olímpico lo firmó en Tokio ’64. Curiosamente ‘solo’ ganó cuatro medallas en los Juegos, pero las cuatro del metal más preciado. También batió 16 récords mundiales a lo largo de su carrera. Solo cinco años después de Tokio de le diagnosticó esclerosis múltiple y el resto de su vida (murió en 2017 y recibió honores de estado) fue una lucha contra las adversidades, postrada en silla de ruedas. Pese a ello, siempre se mostró activa, siendo un ejemplo a seguir. Sigue siendo la australiana más laureada en la historia de los Juegos, tras el nadador Ian Thorpe.

Irena Szewinska. La reina del sprint


La única atleta, hombre o mujer, que ha logrado ser plusmarquista mundial de 100m, 200m y 400m. Alta (1,76m), esbelta (60 kilos) y de zancada elegante. Su verdadera distancia fueron los 200, aunque también se convirtió en la primera mujer que rompía la barrera de los 50 segundos en 400 metros. Ganó siete medallas olímpicas-tres de oro- en cinco pruebas diferentes entre los Juegos Olímpicos de Tokio (1964) y Montreal (1976). También reconocida por su deportividad, fue miembro del COI desde 1998 hasta su muerte (2018).

Hija de una familia de judíos de Varsovia desplazados por la guerra, nació en Leningrado (URSS). Años después, y huérfana de padre, regresó con su madre a Polonia, donde vivió una infancia muy difícil. Sin embargo, pronto la descubrieron para el atletismo. Y su talento y capacidad de superación asombraron a sus primeros entrenadores, que pensaron que los cronómetros fallaban cuando siendo una joven promesa batía sus registros sin parar.

Jackie Joyner. La saltarina todoterreno


Se colgó seis medallas olímpicas -tres de ellas de oro- repartidas entre heptatlón y salto de longitud. Posee uno de los récords mundiales más antiguos: el de heptatlón con 7.291 puntos desde los Juegos de Seúl ’88. Fue la primera atleta que superó los 7.000 puntos en heptatlón, prueba que combina 100 metros vallas, 200 y 800 metros lisos, salto de altura, lanzamiento de peso, salto de longitud y jabalina. Un auténtica todoterreno del deporte. También poseyó el de salto de longitud durante un año con una marca de 7,45 m (su mejor marca en salto fue de 7,49 m).

Formó el clan familiar más famoso del atletismo. Su hermano Al Joyner fue campeón olímpico en triple salto. Posteriormente, éste se casó con la también mítica atleta estadounidense Florence Griffith. Después, la misma Jackie Joyner se casó con su entrenador Bob Kersee que también era entrenador de Griffith. La revista especializada Sports Illustrated la escogió como la mejor atleta del siglo XX.

Paula Raddclife, Mrs. Marathon


Los 16 años que duró su récord mundial de maratón la convierten en un mito de la distancia de Filípides. Además, la británica ganó siete ‘majors’: Nueva York (2004, 2007, 2008), Londres (2002, 2003, 2005) y Chicago (2002).

La fondista británica había destacado en la pista (plata en los 10.000 metros de los Mundiales de Sevilla de 1999), pero fue en los 42k donde logró la excelencia, como demuestra el hecho que en su primera maratón firmó 2h18’56» (Londres 2002), a solo 9 segundos del récord mundial en aquel momento. Unos meses más tarde lo batió en Chicago y en Londres 2003 volvió a pegarle una gran dentellada al crono, con unos espectaculares 2h15’25». Una marca de otra dimensión que duró más de tres lustros, hasta que la keniana Brigid Kosgei se lo arrebató en el último maratón de Chicago (2h14’04»).

Paula Raddclife también conquistó el Mundial de media maratón en tres ocasiones (2000, 2001 y 2003) y fue dos veces campeona mundial de cross country (2001 y 2002).

Allyson Felix. Más laureada que Usain Bolt


Pese a su apodo de ‘piernas de pollo’, por la delgadez de sus extremidades inferiores, es una de las mejores velocistas de la historia, sobre todo en su prueba fetiche (200 metros). Y además es la mujer más condecorada del atletismo olímpico, con un total de 9 premios, 6 de oro. A sus 34 años, la californiana sigue en activo, por lo que en Tokio podría aumentar su leyenda.

Otro gran récord son sus 13 oros en Mundiales, algo que tampoco ha logrado ningún atleta masculino, ni Usain Bolt. La imagen de Allyson Felix levantando a su hija de pocos meses tras sus últimos logros (4×400 femenino y 4×400 mixto) en el Mundial de Doha dio la vuelta al mundo, reivindicando de este modo su papel de madre y deportista. Y es que antes poco había logrado que Nike cambiara las cláusulas ‘anti-embarazo’ para sus atletas de élite.