Home Material Accesorios Consejos sobre material para correr la B/SS
Accesorios - Material - martes, 14-10-2014

Consejos sobre material para correr la B/SS

Un corredor se empieza a diseñar por los píes. Sí, los "neumáticos" que llevemos son parte fundamental para obtener nuestro mejor rendimiento. Para correr la Behobia, obviamente deberemos elegir zapatillas para asfalto. Pero, a la hora de elegir qué modelo sería el ideal, nos encontramos igualmente una gran variedad de opciones, tantas como tipos de corredores hay. Así que lo primero que hay que hacer es chequearnos a nosotros mismos y tener claras cuáles son nuestras características.

En mi caso, lo tengo claro, correré con las Skechers GoMeb Speed2, un modelo con el que el año pasado tuve la suerte de ganar la carrera. Aquí os paso algunas características para que tengáis en cuenta:

Peso: es tan fácil como subirse a una báscula y ver en qué franja estamos. Normalmente los ligeros suelen ser los que están por debajo de 65kg, medios los que están por debajo de 75- 80kg, por encima ya son considerados pesados. Las marcas suelen tener diversos modelos en función del peso del corredor, una mayor o menor amortiguación, que sea  más dura o más blanda, vendrá determinada por este aspecto.

Cómo atacamos el suelo: el peso sin embargo no es el único factor a tener en cuenta, ya que debe complementarse con saber si entramos de talón, de medio pié o de punta. Esto determinará también como debe estar distribuida esa amortiguación y sobretodo el drop (la diferencia entre el talón y la punta) que necesitaremos en nuestra zapa.

Ritmo: claro está que aquí todo va relacionado. Cuanto más rápido corramos, menos amortiguación necesitaremos y más de punta entraremos. La combinación de peso-entrada-velocidad, nos dará la solución a lo que necesitamos exactamente. Se puede ser un corredor pesado y correr muy rápido entrando de puntera, con lo que no necesitaremos tanta amortiguación como otro con similar peso pero con un ritmo de carrera más lento y que sea talonador.

Tipo de pisada: además también es importante saber si somos pronadores, supinadores o neutros, ya que hay muchos modelos que tienen una estructura de la zapatilla adaptada. Hay que tener cuidado con eso ya que una mala elección puede provocarnos molestias, por ejemplo, comprar unas zapatillas de superpronador siendo neutro podría desembocar en una lesión. También es cierto que todos tenemos tendencia a pronar un poco, sobre todo cuando vamos más lentos y cansados. Los plantilleros lo tienen fácil, lo suyo son las neutras. Para estar seguros de a qué grupo pertenecemos sólo hay que hacerse un análisis de la pisada y saldremos de dudas.

Hay que pensar también que las zapatillas tienen un máximo de kilómetros y también de duración. Aunque parezca que están bien, tienen una caducidad y van perdiendo propiedades con el paso del tiempo y el uso. Ir 3 años con las mismas zapas puede ser causa de lesión. Ojo con eso. Se recomienda cambiar de zapatillas antes de que éstas alcancen los 1.000 kilómetros de uso

Una vez estamos bien calzados, con unas zapatillas acorde a nuestras necesidades, podemos empezar a mirar qué tipo de ropa vamos a llevar. Obviamente eso lo determinará el clima. Pero siempre es bueno entrenar con ropa transpirable y cómoda. Se acerca el invierno y los días van siendo más cortos, así que recomendamos que llevar algo de reflectante en nuestra equipación, ya que ahora es posible que tengamos que hacer más de un kilómetro de noche. Depende de la zona donde estemos, si empieza a hacer frío es bueno llevar la cabeza y las manos calentitas con un gorro y unos guantes. La ropa si es técnica mucho mejor, que expulse el sudor. Chubasquero si llueve y calzado de gore-tex, los píes también son importantes y hay que prestarle atención a los calcetines, que sean también transpirables y que expulsen el sudor.

El día de la carrera procurar no estrenar nada y estar preparado por si hace frío o llueve con unos manguitos o una gorra impermeable. Tampoco hay que abrigarse mucho, ya que cuando empecemos a correr nos sobrará la mitad de la ropa. Si durante el calentamiento nos cae esa típica llovizna de la zona, podemos calentar en algún lugar a cubierto, al ir hacia la salida podemos cubrirnos con una de esas bolsas de plástico tan típicas de la que luego, cuando sea el momento de correr, nos podemos deshacer con cierta facilidad. Lo importante es no coger frío ni antes ni después de empezar a correr, mientras estamos en materia la temperatura corporal se auto regula y no tendremos frío. Al llegar a meta hay que procurar tener a mano una camiseta seca para cambiarnos y no enfriarnos.