Cómo llevar la hidratación y/o el sólido

Consejos
Cómo llevar la hidratación y/o el sólido-800
El mercado ofrece varias soluciones para transportar comida y/o bebida

Cómo llevar la hidratación y/o el sólido

Estudia las posibilidades que dispone y valora realmente qué necesitas. En función de ello, opta por un sistema u otro

Más sobre: 

Por el Viernes, 12-04-2013 en

Seguro que en más de una ocasión nos hemos preguntado qué accesorios existen exactamente para facilitar el llevar hidratación o sólido con nosotros mientras corremos. La mayoría hablamos de mochilas, pero a veces las descartamos porque nos resultan molestas o muy grandes. La realidad es que hay muchas otras opciones, cómodas, ligeras y adaptadas totalmente a las necesidades del running y a cada objetivo o momento. No es lo mismo una tirada larga que una corta; una carrera con avituallamiento que una sin, etc. Vamos a echarle un vistazo a los accesorios que tenemos en el mercado. 

Mochilas

Las mochilitas de hidratación son el sistema más clásico y conocido. Las hay de diferente tipología aunque la más popular es la Camel-Back, la cual dispone de un depósito interno de 1,5 o 2litros que se rellena fácilmente al estilo cantimplora y que mediante un adaptador en tubo nos permite beber fácilmente como si de una pipeta se tratara. Hay modelos muy diferentes pero todas ellas se adaptan perfectamente a la espalda, son muy ligeras y a la par, nos permiten llevar sólido y otras prendas. Un buen ejemplo sería la clásica CamelBack Hydroback. Las existen que hasta incluyen dos vías de suministro líquido por si queremos separar tipos de bebida. Por ejemplo, isotónica por una vía e hipertónica por otra; agua y coca-cola, etc. En cualquier caso, la opción del depósito la contemplaremos para tiradas, principalmente largas. Si no, es un sobrepeso absurdo.

Al margen de la “Camel-Back” encontramos mochilas de trail, más grandes o más pequeñas, que tienen compartimentos en los laterales para llevar bidones o botellines; pueden prescindir o no de llevar también un depósito atrás. Sería una forma más sencilla y práctica de llevar hidratación, dado que si llega un momento en que no vamos a beber más y queremos vaciar la botella, es muy fácil hacerlo, sin necesidad de tener que desabrocharnos la mochila y vaciar el tanque. Del mismo modo, a nivel de comodidad, siempre será más sencillo llevarse un botellín de bebida isotónica e incorporarlo en estos compartimentos que no tener que rellenar una Camel-Back. Y en competición, esto toma especial relevancia ya que en un avituallamiento (si hay botellines) siempre será más sencillo acoplar la bebida a un lateral de la mochila. Ejemplo: The North Face Enduro 13.

Chalecos

Si no eres muy partidario de mochilas porque te hacen sentir incómodo, te rozan o simplemente no te gustan porque tienes la hidratación detrás o a un lateral, existen chalecos que lo que hacen es incorporar depósitos a la espalda y compartimentos para bidones en la parte frontal, generalmente, uno a la izquierda y otro a la derecha. La mayoría tan sólo tienen compartimentos, obviando el depósito trasero, aunque los hay con ambas funcionalidades. En ambos casos, los chalecos son todavía más cómodos de usar que las mochilas, ya que son más ligeros y permiten tener a mano en todo momento la hidratación o sólido. Por supuesto, en un chaleco no puedes guardar todas aquellas cosas que podrías en una mochila, pero su uso irá en función de las necesidades que tengas.

Un buen ejemplo de chaleco podría ser el UltrAspire Alpha 2 con tanque para líquido o, sin depósito trasero, el UltrAspire Kinetic, con compartimentos laterales para bidones o botellas.

Cinturones

Son la manera más ligera de asegurarte una buena hidratación. Sin embargo, son sólo para eso, para llevar la justa hidratación y algún gel o barrita. Decimos la justa hidratación porque en ellos no encaja ni un bidón de 33cl, si no pequeños bidoncitos que nos servirán para salir del paso. En función del modelo, serán dos o los hay de hasta cuatro compartimentos. Al ir en la cintura muchos lo prefieren porque liberan la espalda, se evitan vibraciones o botes, pero siempre si no se necesita de otros materiales como pueda ser una chaquetilla, mapa, buff, etc. donde entonces tendrás que complementar con una mochilita.

Suelen poseer elásticos exteriores para llevar geles o barritas energéticas para que todo esté a mano. En competición, donde ya hay avituallamientos, y en entrenamientos de distancia corta (no más de 21k) son la joya de la corona, pero si asumes distancias más largas, no vas a tener suficiente con ellos. Todas las marcas de trail ya tienen cinturones pero uno interesante podría ser el Lafuma X Bottle Belt con 4 compartimentos para hidratación.

Si por el contrario, prefieres llevar una mochila o chaleco con sistema Camel-Back o simplemente vas a hacer una tirada larga donde necesitas asegurar la jugada, puedes complementar tu salida con un cinturón que sea tan sólo para suplementación como serían los que incluyen soporte de malla elástica para llevar geles u otros envases pequeños, además de algunos, incorporar bolsillos impermeables para pastillas o sales minerales. De esta manera te aseguras ir hidratado y entero durante toda la carrera. Un ejemplo de cinturón sólo de geles sería el ZipVit con 10 aros elásticos.

Riñoneras

Serían el intermedio entre los cinturones y las mochilas o chalecos. Son un poco más amplias, pesan también un poco más que los sencillos cinturones, pero lo mejor es que la mayoría adaptan bidones o botellines y tienen bolsillos más amplios donde llevar alimentación o prendas ligeras como podría ser un cortavientos, un mapa, llaves o similares. Esto es ideal cuando quieres ir hidratado y con lo básico.

En el universo de las riñoneras adaptadas para correr, encontramos de muchos tipos: las hay muy similares a los cinturones con espacio para pequeños bidoncitos; otras más anchas y que incluyen  compartimentos para dos bidones normales de medio litro o más en la parte frontal; y otras con  botellines en los laterales o incluso un único bidón en la parte lumbar. Aquí ya irá en función de tu preferencia y del volumen de carrera que vayas a hacer: es decir, si primas el llevar más hidratación o menos; bolsillos más grandes o más pequeños para otros materiales (llaves, móvil, etc); o si te incomoda más llevar los complementos a un lateral, la parte frontal o la dorsal.  Hasta podemos encontrar riñoneras al estilo “pistolera” donde todo queda acoplado a un lado. Es el caso de la UltrAspire Synapse. El peso aquí, también queda compensado.

Sostén bidones

Igual que a alguien se le ocurrió hacer una funda para llevar el móvil mientras corres, en trail existen sostén bidones que funcionan como un guante que se adapta a la mano y que sujeta la hidratación, sin que esto resulte molesto. Con ellos, lo que se consigue es que nuestro bidón quede totalmente fijado a la palma y podamos beber de él de una manera más instantánea. ¿El problema? Que no llevarás bidones a ambas manos, que además imposibilitas tu capacidad de reacción y las limitaciones que tienen estas opciones a nivel de peso/litros. Sin embargo, para aquellos que acostumbran a correr con una botellita es ideal ya que de esta manera se relaja mucho más el balanceo de brazos y dejas de hacer tensión palmar.

Este prototipo suele incorporar una pequeña malla donde dejar también algún gel o a veces hasta tienen algún pequeño compartimento con cremallera. Al margen de la opción más grande, también hay lo que se denomina “palm holders” que funcionan igual, pero lo que hacen es sostener los pequeños bidoncitos que llevaríamos en un cinturón (menos de 33cl). Por lo tanto, aquí no hablamos de botellas ni bidones, si no de mínima hidratación y que se convierte en muy cómoda ya que puedes prescindir totalmente de cinturones, riñoneras o mochilas. Obviamente, esto sólo sería válido para distancias que no fueran de gran distancia o sesiones con gran calor. Un ejemplo, el Raid Light porta bidón o el Sprint 0,29l. de FuelBelt.

Bidones

Finalmente, para ir directamente al grano, prescindiendo de accesorios concretos, así como para aquellos que no les molesta llevar algo en la mano, existen botellitas en forma 3D que se adaptan a la forma del agarre de los dedos y que son muy fáciles de llevar. Sería el caso de por ejemplo, la “3D bottle” de Salomon  o de todos aquellos pequeños bidoncitos que llevaríamos en un cinturón y que por comodidad, uno puede llevar en la mano sin más, dado que pesan poco y pueden salvarte del apuro (la mayoría están moldeados para las cavidades de los dedos).

Otras opciones que existen son los nuevos botellines flexibles que se comprimen al beber para eliminar que el agua rebote. Esto reduce esfuerzos para sorber y son muy fáciles de llevar a mano al no ser duros, de igual modo que podrían acoplarse en cualquier sistema previamente comentado. Es el caso de los “Soft flask” de Salomon, apto para compartimentos de mochila, chaleco o riñoneras.

Por último, dentro de la tipología de bidones, tendríamos los de pipeta larga, los cuales tienen el mismo mecanismo que el conducto de las “Camel-back” que permiten absorber el agua, evitando así salpicones y beber sin tener que apretar ni perder la atención corriendo, al tener que volcarlo boca abajo y tirar la cabeza hacia atrás como sucede con cualquier bidón convencional. Estos bidones también se pueden adaptar perfectamente a una riñonera o a un sostenedor palmar. Ejemplo: Raid Light con Pipeta de 750cl.

Bolsitos - adaptadores

Si aun sabiendo todos esta variedad de accesorios, tienes dudas sobre qué sistema llevar o para ti es más cómodo hacer uso de pequeños complementos que vas a ir adaptando en función de tus necesidades, tienes pequeños bolsitos que se adaptan a las mochilas, riñoneras y cinturones que van muy bien para complementar tus necesidades en carrera. En estos bolsitos puedes llevar nutrición, pastillas de sales, sobres de hidratación, accesorios de todo tipo (si son pequeños) o incluso hay portabidones que permiten ajustar bidoncitos, bidones o botellines, en lugar de una sola medida de botella. Esto va genial para acabar de rematar tu salida o carrera, sin tener la preocupación de pensar que vas a hacer corto. Ejemplo: Bolsillo ventral Raid Light.

Sin duda, no hay un accesorio estrella o uno mejor que otro. Lo importante es valorar qué necesitas y en función de ello, optar por un sistema u otro. Hacer uso de una combinación de accesorios, también, a veces es la mejor opción. Sabiendo esto… ¡toca salir a correr y disfrutar!

 

 

Relacionados: