Cómo mejorar rendimiento y alimentación

Consejos
Cómo mejorar rendimiento y alimentación-21295
Crear buenos hábitos te ayudará a mejorar tu salud y resultados

Cómo mejorar rendimiento y alimentación

Más sobre: 

Por el Miércoles, 27-11-2013 en

Las personas que corren deben tener una serie de hábitos que les ayuden a obtener el máximo rendimiento de su actividad; además  practicar deporte es una excusa perfecta para alimentarse correctamente. Te ofrecemos varios consejos para conseguir un perfecto equilibrio entre correr y comer:

Crea una cadena de ayuda:

¿Qué quiere decir esto? Haz amigos para quedar con ellos para entrenar. Serán compañeros con quienes puedas compartir tus victorias y a quienes recurrirás para hallar y dar consuelo cuando haya un traspié o una mala carrera. Un grupo que comparte los mismos pensamientos es una fuerza motivacional muy poderosa.

Haz que tu pareja, hijos y amigos se sumen a tus esfuerzos por correr y cuidarte la alimentación. De esta manera, ellos te ayudarán en tus esfuerzos por mantener una dieta saludable a la hora de alimentarte.

Rodéate de gente que persiga metas similares a las tuyas. Trata de buscar un compañero de entrenamiento. De esta forma es más sencillo entrenar y, sabiendo que hay alguien esperando que tu vayas con él, podrás vencer las ganas de quedarte en casa.

Fíjate metas:

Sé especifico acerca de tus objetivos: las carreras que deseas correr, en el tiempo en que las quieres realizar y la cantidad de kilómetros que deseas correr en todo el año.  Fíjate metas que sean reales y establece un marco temporal, acorde para que puedan ser cumplidas con éxito.

Lleva un control:

Mantén un diario detallando lo que comes y cuanto corres. Puedes realizarlo en un cuaderno, en tu computadora, móvil, o en cualquier lugar que te resulte cómodo y accesible. Escribe no sólo sobre tus entrenamientos sino como te has sentido durante los mismos, así como también cuando no los has realizado. Esto te ayudará en momentos donde estés cansado o con falta de motivación para recordar cuál es tu propósito y volver a retomar motivado.

Con respecto al registro de comida, no significa que lo tengas que hacer de por vida.

Con tan sólo hacerlo una semana entera, en diferentes momentos del año podrá ayudarte a mantener una alimentación saludable.

Realiza un plan estratégico:

Planifica tus entrenamientos como un compromiso inamovible.

Planea tus comidas con mucha anticipación, de esta manera evitarás comer comida basura, alta en grasa y azúcares por falta de tiempo para cocinar y mucho hambre acumulado. Nunca vayas al supermercado sin haber comido antes y siempre lleva una lista. Evita comprar todo aquello que pueda sabotear tus esfuerzos por comer saludable: si no lo tienes en la despensa, no estarás tentado de comerlos.

Fíjate expectativas razonables:

Los corredores experimentados saben que no todos los entrenamientos salen perfectos. Habrá algunas semanas en las que estarás enfermo, no podrás entrenar por exceso de trabajo o, simplemente, no tendrás ganas de ir a correr. Durante estos periodos trata de planificar una estrategia: si tienes que correr cuatro días a la semana y no tienes ganas, corre al menos dos, y busca que la próxima semana entrenes más duro… no abandones por completo.

Lo mismo ocurre con la comida. Si comiste algo que tenía más calorías que lo que deberías comer no significa que tengas que dejar todo. Simplemente intenta controlar tus ingestas en lo que resta del día y al día siguiente vuelve a engancharte al plan.

  Sé constante:

Para poder mejorar en el running debes acumular kilómetros semana tras semana.

Ir de periodos de alta intensidad, seguidos de periodos de lesiones o descanso no te harán ni más atlético ni más rápido. Tienes que tener un plan de entrenamiento y de alimentación para seguir. Los ejercicios radicales, sumado a dietas muy restrictivas, no son duraderos ni eficientes. En cambio, busca realizar pequeños cambios que puedan ser sostenidos a lo largo del tiempo.

Valora el esfuerzo

Correr regularmente y comer de manera correcta no debería ser un sufrimiento ni una privación. Ambas tienen que proveerte de una buena sensación y bienestar. Mereces el tiempo para entrenar y comer bien. Te estarás cuidando a ti mismo si te permites considerar el correr y comer saludable como una prioridad.

Relacionados: