Correr en cinta

Consejos
Correr en cinta-140035
¿Peligros/Ventajas?

Correr en cinta

Aunque siempre es mejor salir a correr por la calle, correr en cinta no es tan malo como mucha gente piensa.

Más sobre: 

Por el Jueves, 09-08-2018 en

En verano es complicado entrenar, es la época perfecta para darte un pequeño descanso, pero si por el contrario tu idea es seguir entrenando, existen alternativas. Buscar las horas de menos calor, realizar otro tipo de deportes (bici, natación, …), aprovechar para fortalecer músculos o meterte en un gimnasio a correr en cinta (o si la tienes en casa, más sencillo aún).

Existe el mito de que correr en cinta es muy lesivo y malo para las articulaciones, pero no es cierto ni ha sido demostrados. Es cierto que se trata de un terreno mucho más amortiguado que para algunos puede ser beneficioso y para otros no, pero no es más dañino que correr por asfalto o montaña.

Los beneficios de correr en una cinta ergonométrica son múltiples como veras a continuación y es un método empleado por muchos atletas para aquellas situaciones en las que por condiciones meteorológicas (como estos meses de intenso calor) o por facilidad.

La cinta puede ayudarte a desarrollar tu concentración y resistencia mental, no lo veas como un ejercicio monótono, sino que aprovecha ese rato para pensar y aprovechar ese rato exclusivo para ti.

Tiene el mismo valor aeróbico correr por la calle que en interior siempre que lleves un ritmo cardíaco constante sin pasarte de tu umbral ni que sufra tu respiración.

Es cierto que puede llegar a ser muy aburrido, pero hay maneras de que no lo sea. Correr en cinta te permite también a realizar entrenos diferentes, modificando la resistencia (subiendo la inclinación de la cinta), aumentando/disminuyendo la velocidad de la máquina y de parar siempre que lo necesites. Puedes traerte bebidas, toalla y otras cosas que necesites sin tener que cargar con ellas. Es una ocasión perfecta para probar los geles u otras bebidas antes de la prueba importante, cosa que también puedes hacer en la calle, pero como te caiga mal al estómago puedes tener un problema.

Al tener un ritmo marcado y constante, te podrás olvidar de ir a la velocidad que tenías pautada o que querías, y puedes aprovechar para concentrarte en tu técnica de correr y corregir posturas o manías malas que tenemos al correr. Corregir tu postura, el movimiento de los brazos o brazadas, la manera de pisar, la posición de la cabeza, etc. Es un buen momento para mejorar y eliminar fallos.

Que el calor no sea una excusa para no correr ni entrenar, aprovecha la alternativa de la cinta para aquellos días que no puedas salir fuera. Siempre que puedas aprovecha para correr fuera disfrutando de la naturaleza o de tu ciudad, en compañía o solo viendo el paisaje, pero en caso necesario piensa que la cinta ergonométrica tiene muchas facetas positivas.

 

Relacionados: