Entrena con el demonio de Tasmania #sofast

Consejos
Entrena con el demonio de Tasmania #sofast-69992
Sexta semana del reto Nike #sofast

Entrena con el demonio de Tasmania #sofast

Más sobre: 

Por el Viernes, 07-08-2015 en

Para la sexta semana tenemos al Diablo de Tasmania como instructor. Él te invita a combinar la velocidad que has adquirido en las últimas semanas con la fuerza. ¡Prepárate para entrenar más duro que nunca!

Día 1. Carrera de Recuperación (2-5 millas*)

Día 2. Carrera de Velocidad (entrenamiento de series)

Corre, en este orden, 200 metros, 800, 200, 600, 200, 400 y 200. Los intervalos de 200 hay que realizarlos a ritmo de milla, mientras que los otros se deben completar a ritmo de cinco kilómetros. Tienes dos minutos de descanso para recuperarte después las series de 200 metros y un minuto para tomarte un respiro tras el resto de distancias.

Día 3. Descanso

Día 4. Carrera de velocidad

Es el momento idóneo para conocer tus límites. Haz 3,5 millas a ritmo (mantener un ritmo constante durante toda la carrera). Así enseñas a tu cuerpo a mantenerse cómodo a velocidades incómodas. Para ello, es primordial no perder la concentración.

Día 5. Carrera de Recuperación (2-5 millas)

Día 6. Rodaje largo (5-10 millas)

Día 7. Descanso

*Una milla son 1.609 metros

Las ocho semanas de entrenamiento se pueden descargar siguiendo el enlace:

http://www.nike.com/es/es_es/c/running/nike-run-club/training-plans/fastest-mile

Valoración de la Semana 5:

El Pato Lucas me invitaba a volar y, gracias al trabajo en las semanas precedentes, empecé a notarme rápido. Es cierto que el entrenamiento de intervalos se me hizo largo y tuve que tirar de 'coco' para completar las 20 series de 200 metros. Pero también es verdad que me noté con chispa en todo el entreno. Al día siguiente, en vez de quedarme en casa como en las semanas anteriores, salí a trotar 4 kilómetros para soltar piernas simplemente, pensando en lo que me tocaba la siguiente sesión. Así, en los fartleks, combinando un minuto rápido y otro lento durante 32 minutos, pude mantener cierta frescura. No sé si la pista echaba chispas como sugería Lucas. Lo que tengo claro es que ahora, por fin, después de cinco semanas de entrenos, ya tengo chispa. Ahora toca escuchar al Diablo de Tasmania. Gracias y...¡Hasta Luego Lucas!

Relacionados: