Home Entrenamiento Consejos Correr con zapatillas de clavos
Consejos - Entrenamiento - viernes, 04-04-2014

Correr con zapatillas de clavos

Las zapatillas de clavos llevan ya muchas décadas dentro del mundo del atletismo, pero quizá no te hayas fijado mucho en ellas porque están casi exclusivamente dirigidas a los atletas de élite. Son, por decirlo de alguna manera, el tipo de zapatilla en el que se han inspirado las marcas de calzado minimalista.

Las zapatillas de clavos pesan poco más de 100 gramos y se caracterizan por no tener ningún tipo de amortiguación. Están diseñadas para no usar el talón mientras se corre y tener el mejor grip posible (esta es la función de los clavos: agarrarse perfectamente al tartán o a la superficie por la que se corra; NUNCA en asfalto). Esto implica que la técnica de carrera tiene que ser eficiente y rápida. Por lo tanto, tanto tu tendón de Aquiles como los músculos de tus pantorrillas se van a quejar muchísimo. Y con razón.

No existen estudios que demuestren que el uso de zapatillas de clavos aumenta la incidencia de lesiones (como sí ocurre con las zapatillas minimalistas si no se usan bien). Pero eso no significa que no haya que adaptarse a ellas. De hecho, te propongo que te animes a correr y entrenar con clavos. ¿Te atreves? Aquí te doy unos consejos:

·         Empieza con poco volumen y sólo distancias que puedas correr sin pisar con el talón (200, 300, 400m).

·         Haz varias series y con el descanso necesario (1, 2 o 3 minutos).

·         Utiliza una pista de atletismo para saber que la distancia que corres es la que crees.

·         Cuando tu pisada ya no sea efectiva (entras de talón), acaba el entrenamiento.

·         No uses los clavos más de dos días a la semana y nunca para trotar, sólo para las series o para competir.

·         Aumenta progresivamente la distancia de las series hasta que puedas completar 3, 4 o 5 de mil.

·         Llegados a este punto, intenta participar en una competición de pista (800, 1500, 3000 o 5000m) y disfruta del otro atletismo: menos gente y más barato.