Home Club Running Correr hasta la extenuación
Club Running - lunes, 22-01-2018

Correr hasta la extenuación

A todos nos gusta exigirnos mucho y más aún cuando llevamos un dorsal pegado al pecho. No seré yo quien te diga que te tomes las competiciones “sólo” al 90% pero sí que es necesario saber qué puede pasar cuando llegamos a la extenuación.

Un grupo de científicos de la universidad de Lovaina encabezados por Ellen Maas analizó la técnica de carrera de varios corredores mientras corrían a su velocidad máxima teórica (respecto a su marca en 3200 metros). Los atletas estaban clasificados en dos grupos: los novatos, aquellos que casi nunca corrían pero podían aguantar más de 3 kilómetros sin caminar, y los competitivos, aquellos que sí eran atletas habituales con un mínimo de 70 kilómetros a la semana de volumen.

Cuando la fatiga empezaba a llegar, los corredores novatos cambiaban su técnica de carrera visiblemente. Lo más sobresaliente era la inclinación anterior del tronco, que aumentaba hasta en 3 grados. Y también el movimiento de la pierna libre, que entre los novatos aumentaba la abducción (se balanceaba más hacia fuera) mientras que en los competitivos disminuía (posiblemente exigiendo un menor momento de fuerza).

Modificaciones en la técnica de carrera debidas a la fatiga están claramente relacionadas con la aparición de lesiones así que todos aquellos corredores que acaban de empezar o no son corredores habituales deberían evitar correr hasta la extenuación (también por razones de salud). A medida que ganas experiencia, puedes incluir sesiones de alta intensidad y poca recuperación pero no abuses de ellas: tu técnica te lo agradecerá y podrás mantener las lesiones a ralla con mayor facilidad.