Correr mola, por Raúl Gómez